El gobierno porteño proyecta volver a clases de forma presencial a partir del 7 de septiembre

La Ciudad de Buenos Aires identificó a 5.134 alumnos que abandonaron el sistema educativo durante la cuarentena. El esquema priorizará a los chicos que tuvieron poco o nulo contacto a distancia con la escuela desde marzo

Las clases presenciales están suspendidas desde el 16 de marzo (Télam)
Las clases presenciales están suspendidas desde el 16 de marzo (Télam)

El gobierno porteño proyecta el regreso a las clases presenciales a partir del 7 de septiembre, según confirmaron fuentes oficiales a Infobae. En principio, el esquema de retorno incluirá a los chicos que tuvieron poco o nulo contacto a distancia con la escuela desde marzo, cuando se interrumpió el ciclo lectivo. En una segunda etapa, en la segunda mitad de septiembre, se sumarían también los alumnos de los cursos considerados prioritarios, aquellos de los últimos años de cada nivel: tanto séptimo grado como quinto año.

El jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta también pretende reabrir los establecimientos para que funcionen como gabinetes tecnológicos. Es decir, para que los chicos que no cuentan con dispositivos o conectividad puedan conectarse con sus docentes desde allí.

Ayer, en la reunión que mantuvo con el presidente Alberto Fernández, Larreta le planteó la necesidad de empezar a reanudar el ciclo lectivo presencial. No solo por una cuestión de aprendizajes, sino por los indicadores preocupantes que recibió en los últimos días respecto al estado de ánimo de los chicos después de cinco meses de confinamiento. Si bien todavía no está defininida la fecha, el jefe de gobierno pretende reabrir desde el 7 de septiembre y el Ministerio de Educación porteño ya inició conversaciones con Nación para avanzar en esa línea.

La primera etapa de reapertura será con aquellos alumnos que se perdieron en la primera mitad del año. “No todas las escuelas volverán a tener clases presenciales de entrada. Solo los establecimientos que hayan indicado que algunos de sus alumnos perdieron contacto con los maestros”, explicaron desde el gobierno porteño. El retorno escolar se producirá siguiendo un protocolo estricto: tapabocas obligatorio para chicos y adultos, distanciamiento de al menos 1,5 metros y medidas de higiene como alcohol en gel en los distintos espacios de los establecimientos.

La suspensión extendida de las clases presenciales, se presume, dejará como corolario un desgranamiento fuerte de la matrícula cuando se puedan reabrir las escuelas del país. La Ciudad de Buenos Aires, en ese contexto, avanzó en la identificación de los chicos que se cayeron del sistema durante la cuarentena para ir a buscarlos antes del regreso a las aulas. Según supo Infobae, son en total 5.134 estudiantes los que no tuvieron ningún contacto con sus docentes desde marzo.

En el último mes, el Ministerio de Educación porteño realizó un relevamiento en todas las escuelas de la Ciudad con el objetivo de conocer la frecuencia de los vínculos entre docentes y alumnos. Si bien los resultados fueron auspiciosos –el 88% de los alumnos tienen más de dos contactos por semana con la escuela– un porcentaje de los chicos se cayeron del sistema educativo desde la suspensión de las clases, el 16 de marzo.

En primaria encontraron que 1.609 estudiantes, es decir el 1,37% de la matrícula total, perdieron vínculo con la escuela. En secundaria, como se esperaba, el problema es mayor: alcanza al 3,81% de la matrícula, un total de 3.525 chicos. Son alumnos en el nivel socioeconómico más bajo, que no respondieron por medios virtuales porque no disponen de Internet o dispositivos ni les pudieron acercar los cuadernillos oficiales.

La estadística es alarmante si se la contrasta con un año lectivo normal en CABA. Los últimos datos oficiales dan cuenta de un abandono interanual de 0,09% en primaria y 1,2% en secundaria. De corroborarse las cifras actuales en 2021, en primaria el desgranamiento se multiplicaría por quince y en secundaria por tres.

5.134 chicos no tuvieron ningún contacto con la escuela
5.134 chicos no tuvieron ningún contacto con la escuela

A partir del relevamiento con los directores escolares, el gobierno porteño pudo nominalizar a cada uno de ellos. En un trabajo articulado con otros ministerios, irán a buscar a cada chico. “Vamos a tocarles la puerta a cada uno para que vuelva”, remarcaron.

La Ciudad es el primer distrito que les pone nombre y apellido a los chicos que se cayeron del sistema. Al tratarse de la jurisdicción más rica del país, es esperable que otras provincias muestren indicadores de abandono más altos.

Con ese escenario ya descontado, el ministro de Educación Nicolás Trotta adelantó que desplegarán un plan nacional, articulado con provincias y municipios, para identificar a los chicos que se hayan caído del sistema y traerlos de vuelta a la escuela cuando se retome la actividad presencial.

Seguí leyendo: