La Legislatura porteña aprobó el protocolo para dar el último adiós a pacientes críticos con coronavirus

A partir de este jueves, un familiar podrá ingresar para acompañar a su ser querido y, si existe la posibilidad, comunicar el momento a otros allegados por medios electrónicos. Cómo es el protocolo y qué requisitos hay que cumplir

El último adiós de un familiar a un enfermo de coronavirus en un hospital chileno. Esta posibilidad ahora está permitida en la ciudad de Buenos Aires REUTERS/Iván Alvarado
El último adiós de un familiar a un enfermo de coronavirus en un hospital chileno. Esta posibilidad ahora está permitida en la ciudad de Buenos Aires REUTERS/Iván Alvarado

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó este jueves por unanimidad un protocolo para que los familiares puedan estar junto a aquellas personas internadas en estado crítico por COVID-19 y darles el último adiós. Bajo el nombre de “plan de acompañamiento a pacientes en situación de final de vida durante la emergencia sanitaria” por coronavirus, se permitirá a una persona del entorno afectivo despedirse de manera presencial y, a través de dispositivos, garantizar la comunicación con otros allegados.

La norma fue ratificada con 58 votos positivos, y el plan –dijeron– “deberá aplicarse en los efectores públicos de salud de la Ciudad”. Esto no obliga a los establecimientos privados y de seguridad social a implementarlo, pero los habilita a hacerlo.

El diputado Facundo del Gaiso del bloque Vamos Juntos (VJ), uno de los dos legisladores que impulsaron el plan, señaló: “El proyecto que aprobamos hoy es un reflejo del respeto que tenemos como sociedad por la vida. Esta ley es un homenaje a las familias que no pudieron despedirse y un homenaje a sus seres queridos, que murieron en soledad”.

La otra legisladora que llevó adelante la iniciativa, María Luisa González Estevarena, también de VJ, explicó durante la sesión (que se llevó adelante de manera mixta, con algunos legisladores en el recinto y otros online): “Buscamos acercar a los pacientes con sus seres queridos y brindar los medios necesarios para una despedida digna, sin poner en riesgo la vida”.

A partir de hoy, la ciudad cuenta con una herramienta de la que carecía. De esta manera, los centros de salud porteños, podran implementar el protocolo elaborado esta semana por el Ministerio de Salud local.

Quienes puedan ingresar deberán cumplir con una serie de requisitos, como “tener entre 18 y 60 años, gozar de buena salud, no presentar factores de riesgo y no estar embarazada”. Asimismo, la persona que realiza la visita deberá utilizar el Equipo de Protección Personal (EPP) “tal como lo hace el personal de salud en los sectores COVID-19 de los hospitales”.

En el ámbito porteño, las visitas a las personas internadas con otras patologías ya se encontraban permitidas, aunque de todas maneras también están contempladas dentro del nuevo protocolo.

La medida se tomó a partir del protocolo que implementó el Sanatorio Mater Dei, que dio a conocer Infobae. Explicaba el doctor Cristian García Roig, jefe de Terapia Intensiva Pediátrica del Mater Dei y uno de los que redactó el “Protocolo de Acompañamiento en el final de la vida” que aplica ese establecimiento. “Una medicina sin humanismo no merece ser ejercida. Permitir la despedida es un mínimo de humanidad que no podemos dejar de brindar. Es una cuestión de empatía”, señaló. Sostuvo además que, contra las creencias que se han instalado, ningún instituto de infectología de prestigio internacional prohibe la despedida a los pacientes.

Además, existe un petitorio a través de Change.org que se hizo a partir de una carta de la médica Fernanda Mariotti, que vió por última vez a su madre el día que la internaron, el 7 de julio pasado. La mujer falleció 13 días después, y que no la pudo despedir ni ver, siquiera, en el reconocimiento al cuerpo. Con dolor y enojo escribió una carta -”Crueldad por protocolo”, que inspiró el reclamo a través de dicha plataforma para que se “humanice el protocolo Covid 19 en pacientes con necesidades especiales”.

Pero lo que aceleró sin dudas la medida fue en la dolorosa polémica que planteó el caso Solange Musse, la chica que falleció en Córdoba sin que su padre, que viajó desde la provincia de Neuquén para verla, pudiera ingresar a esa provincia por los férreos controles que establecieron las autoridades sanitarias.

El protocolo porteño señala lo siguiente:

Los medios electrónicos podrán ser el nexo entre el familiar autorizado a ingresar y los otros allegados al enfermo
Los medios electrónicos podrán ser el nexo entre el familiar autorizado a ingresar y los otros allegados al enfermo

Pautas de la visita

La posibilidad de la visita será comunicada por parte del hospital a los familiares, quienes deberán seleccionar a una persona de su entorno con las características adecuadas para que se acerque a la institución.

Una vez allí, recibirá la explicación detallada del procedimiento y las circunstancias en las que se desarrollará el encuentro. Antes de ese momento, se informará sobre los tratamientos médicos y se anticipará el estado actual del paciente, para reducir el impacto emocional durante el acompañamiento. Podrá ingresar con algún objeto de valor sentimental como fotos, motivos religiosos, entre otros.

En pos de minimizar las posibilidades de contagio, cuando se trate de personas con coronavirus, se deberán cumplir con las normas de bioseguridad correspondientes. La visita deberá utilizar el Equipo de Protección Personal, tal como lo hace el personal de salud en los sectores COVID-19 de los hospitales. Los familiares que se dispongan a visitar a una persona internada serán informados sobre los procedimientos adecuados y deberán firmar un consentimiento informado que detalla las normas a cumplir y los potenciales riesgos que la situación supone.

El tiempo del acompañamiento se evaluará de acuerdo a las circunstancias propias de cada caso. Siempre que la condición del paciente lo permita, se deberá brindar al allegado la posibilidad de entablar una comunicación con el resto de la familia a través de dispositivos digitales.

Asimismo, se consultará sobre las medidas de disposición final. El cuidado del paciente y aquello que sea importante tanto para el mismo como para sus allegados es tenido en cuenta en todo momento, para asegurar el respeto de su voluntad, creencias y convicciones.

Durante el proceso, al familiar designado se le brindará apoyo y contención a cargo de especialistas en salud mental.

Indicaciones para los hospitales

Los centros de salud, por su parte, deberán disponer de un equipo interdisciplinario conformado por profesionales médicos y no médicos. Además, deberán establecer quiénes serán los interlocutores del equipo que se comunicarán con las familias y la logística de acompañamiento presencial.

Aquella institución que cuente con equipos de cuidados paliativos, de soporte espiritual y duelo, podrán ser convocados para dar apoyo en esta situación.

Cada centro de salud deberá implementar el nuevo protocolo teniendo en cuenta las distintas características que pueden presentar las instalaciones, el personal de salud disponible, entre otros puntos clave.

Seguí leyendo:

La muerte de Solange: su padre no pudo darle el último adiós y ella escribió una conmovedora carta antes de partir

Derecho a decir adiós: el Sanatorio que adoptó un protocolo para que las familias puedan despedirse del paciente con COVID-19