Un nene de 2 años de Rosario permanece internado con síntomas de coronavirus en una clínica porteña, a la espera del resultado del test que se daría a conocer durante la tarde.

La noticia fue confirmada este viernes por el doctor Ignacio Previgliano, director del Hospital Fernández, adonde el menor llegó esta mañana tras haber sido trasladado desde la provincia de Santa Fe.

Tras hacerle los chequeos de salud correspondientes y tomarle las muestras para analizar, el paciente fue derivado a la Clínica La Trinidad de Palermo para que su prepaga se hiciera cargo de la atención.

“Había llegado de Estados Unidos junto a su familia el 2 de marzo”, precisó Previgliano. Si bien sus padres sólo habían presentado “signos banales de gripe" fueron tratados sin mayores complicaciones.

Lo que sorprende de este caso es que el nene haya comenzado con los síntomas pasados los 14 días de haber arribado al país, por lo que el médico duda de que sea coronavirus.

“Ahora se lo derivó a un sanatorio por su prepaga. Se lo tuvo que intubar y ventilar mecánicamente”, detalló el profesional.

La muestra está siendo analizada en el Hospital de Niños.

Desde la prepaga Galeno le comunicaron a Infobae que por el momento la clínica no brindará mayores precisiones al respecto porque el paciente es menor de edad y requiere de la aprobación de sus padres para dar a conocer el parte médico.

De confirmarse este caso, sería el tercer niño en el país con coronavirus. Los dos primeros viven en la provincia de Chaco.

Uno de ellos es un nene de 4 años –considerado el primer menor infectado en toda Latinoamérica– que contrajo la enfermedad al estar en contacto con una mujer cuyos familiares habían regresado de Europa. Actualmente se encuentra en buen estado, en cuarentena domiciliaria y con síntomas leves.

El contagio se produjo porque dos mujeres, una de 71 y otra de 34 años, que habían arribado a la provincia tras haber hecho una travesía familiar por Rusia y España, no hicieron la cuarentena obligatoria. Al día siguiente, la hija de la mujer, una becaria de investigación de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional del Nordeste con servicio activo en el Departamento de Geografía de la Facultad de Humanidades, recibió en la casa que comparte con su pareja, un hombre de 38 años, a los hijos de él: uno de cinco y otro de cuatro, infectando a este último.

El otro caso es el de una nena de 7 años que fue internada en el Hospital Pediátrico chaqueño el día martes 3 de marzo. “Tenía síndrome de Dress y epilepsia. Una semana después de su ingreso, arrancó con convulsiones debido a un ajuste en su medicación. Pasó dos días en terapia intensiva y el viernes 13 de marzo la trasladaron a una sala común”, explicó Hugo Ramos, el director de la institución.

El martes 17 del mismo mes, la nena comenzó a levantar temperatura. En ese momento los médicos decidieron realizarle distintos análisis de rutina, entre los que incluyeron el COVID-19, aunque la niña no tenía síntomas respiratorios. Finalmente, anoche se confirmó lo inesperado: tenía coronavirus.

Lo que siguió después, contó Hugo Ramos a Infobae, implicó tomar medidas rápidas. “Además de aislar a la menor, tuvimos que aislar a los quince enfermeros y a los tres médicos que la atendieron”, explicó.

Seguí leyendo: