El 4 de marzo de 2005 Alberto Fernández, jefe de Gabinete de Néstor Kirchner, entró con más ímpetu que de costumbre a Casa de Gobierno. Esa tarde noche se presentaba en el Salón Blanco, frente a los ministros, Luis Alberto Spinetta, en el marco de un ciclo cultural que había organizado la Presidencia de la Nación. Fernández se las arregló para colarse en la prueba de sonido y más tarde, a mitad del recital, para subir al escenario.

Todavía se escuchaban los aplausos a la interpretación de “Pequeño Ángel" del Flaco, cuando los Albertos se fundieron en un abrazo. “Yo toco la viola y no he conseguido nunca que un tema del Flaco suene en mi viola como suena en la viola de él, porque es un músico impresionante y tiene un ángel que a uno nunca deja de sorprenderlo”, dijo Fernández, intentando encontrar palabras que le hicieran justicia al ex líder de Almendra y Pescado Rabioso.

Segundos más tarde Spinetta devolvía el gesto y hablaba de las habilidades con la guitarra del actual Presidente: “Alberto, que Dios no me ponga en la obligación de tener que tocar algunos de los temas que vos tocás. Y si me pone, canto”. El intercambio estuvo muy lejos de las formalidades de un acto político, de un jefe de Gabinete cumpliendo con la obligación de decir unas palabras.

Alberto Fernández, en el recital de Spinetta en Casa Rosada

Alberto Fernández se reparte entre dos pasiones: la política y la música. Era un adolescente cuando en casa de la familia López, donde vivía su amigo Carlos, empezó a coquetear con las primeras formaciones de acordes, las primeras canciones, los primeros versos. “Deberías tomar clases de guitarra”, le dijo un día su amigo y él buscó a Litto Nebbia, que lo tuvo como alumno un año y medio.

Entonces ninguno, ni profesor ni alumno, podían imaginar que más de 40 años después les sacarían una foto juntos, sonriendo, alrededor del sillón presidencial en Casa Rosada. Fernández de pie con el brazo apoyado en las ornamentaciones del respaldo, Nebbia sentado y de lentes oscuros. Ayer nomás dos hombres que soñaban con la música y sus ideales, hoy uno de los fundadores del rock nacional y un presidente.

Alberto Fernández junto a Litto Nebbia en el sillón presidencial (Presidencia)
Alberto Fernández junto a Litto Nebbia en el sillón presidencial (Presidencia)

El viernes de esta semana el trovador Daniel López se presentará junto al pianista Rubén Ferrero en La Boca, para homenajear al brasileño Antonio Carlos Jobim. El tema lo tiene nervioso porque nunca cantó en portugués y le cuenta a Infobae lo que siente frente al desafío. Pero el centro de la charla es ese amigo de la juventud con el que compartió discos, shows, grabaciones y que desde el martes pasado es presidente.

“Él empezó a ir a nuestra casa y las cosas de las que se hablaban eran política, fútbol, música, el amor por Litto Nebbia. Éramos unos pibes, pero teníamos el mismo espíritu de hoy”, resume entre risas López, y deja saber que fue por su hermano que conoció en aquellas primeras juntadas en su casa al joven Alberto Fernández.

“Lo que recuerdo es su gran pasión por la canción argentina, por la trova porteña. No solamente porque él es de la ciudad de Buenos Aires, sino porque la relación con Nebbia, con las canciones de todo ese movimiento, lo tenían como encantado", recuerda. Y revela cuáles eran las influencias del presidente: “Los Beatles eran su gran amor, pero en lo que es artistas argentinos él incursionó en la canción de autor”.

Alberto Fernández y Daniel López en Café Monserrat


“Un día Alberto viene y me dice, escuchá estos temas. A mí me pareció que tenían que ver con el disco que estábamos armando en ese momento, uno de los cuatro CD que hicimos en homenaje a las Abuelas de Plaza de Mayo”, contó Daniel, sobre “la aparición como compositor" de Alberto. Las canciones, editadas en 2006, fueron “El sueño del piano” y “Contracara”; la primera además le dio nombre al álbum.

“Fueron oro, los temas estaban muy bien hechos. Ahí un poco me animo a decir que empezó esta decisión de algún día hacer algo, de mostrar sus canciones”, sumó López, que reveló que la semana que viene comenzará a grabar nuevo material, que espera esté editado para febrero, será arreglado por Guillermo Marigliano, coproducido por Alberto Lucas y Manuel Wirtz, y contará con dos composiciones inéditas de Fernández.

Alberto Fernández este año junto a la cantante estadounidense Patti Smith
Alberto Fernández este año junto a la cantante estadounidense Patti Smith

En cuanto a las letras y las temáticas de las dos obras, López no quiso dar detalles. “Tienen que ver con la vieja reflexión que hace el hombre, con las circunstancias que le toca atravesar, son canciones intimistas, del género de la canción de autor y que espero cantar muy bien”, se limitó a adelantar el músico, sobre las nuevas composiciones de su amigo.

Sin embargo existe material a partir del que rastrear la faceta musical del Presidente, esa que lo hace salirse del protocolo junto a Spinetta, o que cuando en relación al acto del martes le preguntaron si subiría a tocar al escenario en Plaza de Mayo, responda “si Litto Nebbia me invita”. Cinco canciones que escribió y grabó.

Cinco canciones de Alberto Fernández

La semana pasada Ezequiel Varano, Licenciado en música popular y profesor, dedicó un video en You Tube a analizar las composiciones de Fernández. En su repaso, Varano comparte sus impresiones al tiempo que escucha las canciones.

“Esto es muy Litto Nebbia” dice por ejemplo en “Cuentan”, una pista que Alberto “escribió en 1983 con la vuelta de la democracia”. Varano se sorprende al encontrarse con la voz de “una persona grande cantando canciones de ideales de cuando era chico”.

Alberto Fernández - Cuentan

Cuentan

Cuentan que si te animas a mirar el horizonte

no habrá un monte que desvíe tu camino

Cuentan que si en la noche no reparas en lo oscuro

No habrá luces que encandilen al destino


Y cuentan que hay marionetas enredadas en sus hilos

Que se anudan a este mundo por sus hijos

Y cuentan que los poetas se olvidaron de las rimas

Cuando vieron que en las guerras no hay poesías


Cuentan que en las fronteras de un país que no conozco

Los periódicos no exhiben los despojos

Cuentan que en cada vida la alegría se despeja

Cuando el miedo a los temores no refleja


Cuentan que hay transeúntes que caminan por las calles

Convirtiendo atrocidades en detalles

Y cuentan que existen cuentos que jamás nadie ha contado

Que se esfuman en relatos de malvados


Cuentan que bajo el techo donde el cura oficia misa

Pecadores se ventilan su impudicia

Cuentan que existen sombras condenadas al olvido

Que demoran reclamando algún castigo


Y cuentan que hay marionetas enredadas en sus hilos

Que se anudan a este mundo por sus hijos

Y cuentan que los poetas se olvidaron de las rimas

Cuando vieron que en las guerras no hay poesías

Cuentan, todos cuentan

El segundo de los temas es “Los caminos hacia el cielo”, una canción que aunque Fernández grabó de grande, escribió cuando tenía solo 15 años.

Alberto Fernandez - Los caminos hacia el cielo

Los caminos hacia el cielo

Dejame estar contándote las cosas que me pasan

Quiero dejar escrito en un papel cómo es mi vida

Si no entendés lo que hoy te digo no te asustés

porque mañana te llevarás un poco de mi dicha, para gozarla


Dejame que te bese hoy porque te tengo

Quisiera no pensar cuando te alejas

Si el tiempo sigue regalando dichas inconclusas quién me ayuda

A descubrir la calma que las nubes hoy ocultan


Quién va a hacer algo por mí

Yo por vos intento hacerlo

Quién me va a mostrar cuando me muera

Los caminos hacia el cielo


Dejame que te bese hoy porque te tengo

Quisiera no pensar cuando te alejas

Si el tiempo sigue regalando dichas inconclusas quién me ayuda

A descubrir la calma que las nubes hoy ocultan


Quién va a hacer algo por mí

Yo por vos intento hacerlo

Quién me va a mostrar cuando me muera

Los caminos hacia el cielo


Quién me va a mostrar cuando me muera

Los caminos hacia el cielo

En “El blues de los sueños” se escucha a un Fernández que intercala una voz ronca con su registro natural. Como anticipa el título un blues clásico, que en su letra habla de debates internos, una composición sobre el mundo de los sueños, el presente, soltar el pasado.

Alberto Fernandez - Blues de los sueños


El blues de los sueños

Buscan la luz que anida adentro suyo y le da vida

Piensa que nadie afuera ve a los gorriones que en ella vuelan

Teme que en primavera no le regalen la flor que espera


Sabe por fin que el cuento que a veces hago puede estar cerca

Pero descubre que está viviendo entre alegrías y desconsuelos

Mientras lo hace, riega sus sueños


Nunca enfrentó esa brisa que nos despeina todos los miedos

Sola baila y sonríe mientras se busca frente al espejo

Pintada pasa el tiempo sin darse cuenta que marcha a prisa


Teme por fin que hay brisas que desvanecen en las cornisas

Pero descubre que se marchita entre el pasado y lo que se viene

Mientras lo hace, sueña en su dicha


Buscan la luz que anida adentro suyo y le da vida

Piensa que nadie afuera ve a los gorriones que en ella vuelan

Teme que en primavera no le regalen la flor que espera


Sabe por fin que el cuento que a veces hago puede estar cerca

Pero descubre que está viviendo entre alegrías y desconsuelos

Mientras lo hace, riega sus sueños

Mientras lo hace, riega sus sueños

“Contracara” es una de las dos canciones de Fernández que en 2006 figuraron en el disco de Daniel López, “El sueño del piano”. “Todo suena a canciones del rock argentino de los años 70, medio dylanesco, medio Sui Generis, medio León Gieco”, analiza Varano, sobre la balada en el video que dedicó a las composiciones.

Alberto Fernández - Contracara


Contracara

Aquí estoy y aunque no quieras

Voy marchando entre la nada

Voy en busca del refugio

Donde esconden mi esperanza


Y aquí estoy y si me miras,

Contracara de mi vida,

Vas a hacer más llevadera

Mi desdicha


Y aquí estoy aunque le pese a tu conciencia

Y aquí estoy marchando solo en el olvido

Y aquí estoy y aunque no veas

Soy los restos que desechas


Soy la brisa que en silencio

a menudo te despeina

Aquí estoy y si te animas a mirarte en un espejo

Vas a ver que hay otra forma en tu reflejo


Y aquí estoy y aunque no veas

Soy los restos que desechas

Soy la brisa que en silencio

A menudo te despeina


Y aquí estoy y si te animas

A mirarte en un espejo

Vas a ver que hay otra forma

En tu reflejo


Y aquí estoy aunque le pese a tu conciencia

Y aquí estoy marchando solo, contracara de tu vida; contracara.


La última, “Yo te busqué”, pareciera hablar de un amor esquivo. Muy al contrario de flechazos “a primera vista”, una de las protagonistas

Alberto Fernández - Yo te busqué


Yo te busqué

Yo te busqué a pesar de que tus ganas me frenaban

Y te encontré donde el sol deja el calor cada mañana

Yo te busqué con acordes y te escapaste en el viento

Yo te busqué con palabras y te perdiste en la nada


Yo te busqué a pesar de que los miedos te ganaban

Y te encontré cuando no pude explicar que calculaba

Yo te busqué con mis risas y te escondiste en tu cuento

Yo te busqué con la brisa y te esfumaste en tu cielo


Yo te busqué a pesar de que las formas castigaban

Y te encontré cuando el canto del querer ya se callaba

Yo te busqué con mi boca y te hundiste en otro sueño

Yo te busqué con mis manos y te encerraste en tu cuerpo

Oh, sí.

Seguí leyendo