“Dentro de las tareas solidarias que realiza la asociación, entendimos que uno de los puntos centrales era la salud”, aseguró Graciela Fatala, presidenta de Abre tus Brazos, que posa en un sector de la plaza blanda del Hospital Piñero.
“Dentro de las tareas solidarias que realiza la asociación, entendimos que uno de los puntos centrales era la salud”, aseguró Graciela Fatala, presidenta de Abre tus Brazos, que posa en un sector de la plaza blanda del Hospital Piñero.

“Dentro de las tareas solidarias que realizamos, entendimos que uno de los puntos centrales era la salud”, asegura Graciela Fatala, presidenta de Abre tus Brazos, una asociación sin fines de lucro que nació como el legado que su hija Valeria le dejó luego de perder la batalla contra el cáncer, en 2006.

La joven tenía 21 años cuando le detectaron la enfermedad. Tras unos meses de tratamiento le ganó la primera pelea y, a modo de agradecimiento por la que tradujo como una nueva oportunidad, sintió que dar las gracias no era suficiente y que ese sentimiento debía convertirse en acción. Entonces puso su corazón y días al servicio de las niñas y niños que estaban creciendo sin tener las mismas posibilidades que ella había tenido durante su infancia. Casi sin notarlo daba los primeros pasos al primer proyecto solidario y a la futura asociación sin fines de lucro.

Ocho años después de detectada la enfermedad, el cáncer se quedó con la vida de Valeria y en ese duelo tan doloroso su madre no encontró mejor manera de mantener viva la memoria de su amorosa hija que continuando con su legado.

Así nació Abre tus brazos, que en la actualidad ayuda a familias vulnerables en todo el país: recolecta donaciones de útiles para distribuir antes del inicio del ciclo lectivo, semanas antes de la Nochebuena reparten cajas con alimentos para que ninguna mesa quede vacía y durante todo el año sigue brindando ayuda. Ayuda que, sintieron las voluntarias, quedó corta y desde 2017 sumaron la idea de darles un poco de alegría y contención a los menores en espacios sociales y a los internados en hospitales. Un gimnasio de Concordia fue el receptor de la primera plaza blanda, un espacio de juegos diseñado para chicos de 0 a 5 años armada juegos hechos con materiales anti golpes, bordes redondeados que se montan sobre un piso de goma eva.

Abre tus brazos (ATB) comenzó como un grupo de personas que se reunía para llevar donaciones y brindar su tiempo, compromiso y amor en algunos barrios carenciados. Luego llegaron a las escuelas rurales.
En 2006, Valeria Fernández Fatala murió a los 29 años. En su honor, su madre Graciela tomó el legado solidario de su hija y continuó con la obra que había empezado cuando le ganó la primera batalla al cáncer
En 2006, Valeria Fernández Fatala murió a los 29 años. En su honor, su madre Graciela tomó el legado solidario de su hija y continuó con la obra que había empezado cuando le ganó la primera batalla al cáncer

Las plazas blandas Valeria

En 2017 pudimos construir la primera plaza blanda en un gimnasio de Concordia para que los chiquitos estuvieran contenidos mientras sus papás y mamás hacen deportes o alguna actividad física”, recuerda Fatala a Infobae sobre esa “prueba piloto" y sigue: “Esa plaza blanda de Concordia (compuesta de inflables y muñecos grandes) lleva el nombre de Valeria, querida como un ángel solidario que llevó hasta esas personas la ayuda que necesitaban. Y aunque muchos no hayan llegado a conocerla personalmente, lo hacen a través de quienes sí lo hicieron porque cuentan cómo era y siempre destacan el deseo constante de brindar ayuda que tenía. También hablan de esa enfermedad y de su pronta partida”.

El deseo de extender los brazos llegó a los hospitales cuando el grupo de voluntarios que forma la asociación vio otras necesidades: “Dentro de las tareas solidarias que realiza la asociación, entendimos que uno de los puntos centrales era la salud y dentro de la salud buscamos empatizar con la realidad de los más vulnerables, en especial de las mamás con escasos recursos y de los niños que necesitan asistencia”.

“Dentro de las tareas solidarias que realiza la asociación, entendimos que uno de los puntos centrales era la salud y dentro de la salud buscamos empatizar con la realidad de los más vulnerables, en especial de las mamás con escasos recursos y de los niños que necesitan asistencia”, dijo a Infobae Graciela Fatala.
“Dentro de las tareas solidarias que realiza la asociación, entendimos que uno de los puntos centrales era la salud y dentro de la salud buscamos empatizar con la realidad de los más vulnerables, en especial de las mamás con escasos recursos y de los niños que necesitan asistencia”, dijo a Infobae Graciela Fatala.

Desde ese lugar, intentan visualizar cómo es la experiencia dentro de los hospitales públicos. “Queremos mostrar qué les sucede a esas mamás que concurren angustiadas por la salud de sus hijos y cómo transitan las distintas situaciones en las que cuentan con poca información y poca contención mientras van con sus hijos al hospital o los llevan para seguir con sus tratamientos”, reveló.

Hasta el momento en que la idea se materializó, el voluntariado había incursionado en campañas de salud en las que recibieron “la invaluable ayuda” de profesionales en ese campo. “Hubo odontólogos que nos proveyeron insumos para la salud dental y gracias a ellos logramos canalizar necesidades puntuales de prevención y asistencia a través de campañas de cepillado dental”, recordó.

Sin embargo, la motivación para la construcción de las plazas blandas fue “más integral”, dijo. “Fue una mezcla de contención y esparcimiento para los niños que reciben tratamientos, los que están internados o cuidados en el hospital de día. Esa pequeña felicidad en ellos colma a las madres que, dentro de lo inquietante que puede ser estar en el hospital en esa situación, en ese espacio ven que sus hijos entran corriendo para agarrar un juguete, para usar los juego más grandes... ¡Para jugar! En ese el espacio hecho para ellos”.

En la inauguración de la Plaza Blanda Valeria II en el Hospital Piñero. Fue una voluntaria la que propuso a la presidenta de la ONG Abre tus Brazos contactar a los hospitales públicos que no tuvieran un lugar de juego en su ala de pediatría para llevar el proyecto de una plaza blanda.
En la inauguración de la Plaza Blanda Valeria II en el Hospital Piñero. Fue una voluntaria la que propuso a la presidenta de la ONG Abre tus Brazos contactar a los hospitales públicos que no tuvieran un lugar de juego en su ala de pediatría para llevar el proyecto de una plaza blanda.

Desde hace tiempo, la asociación Abre tus Brazos recibe donaciones de juguetes infantiles y mientras trabajaban con ellos entendieron que tenían un destino marcado. “Llegan de particulares y, en muchos casos, estos juguetes son demasiado grandes o para compartir con otro niño. Para que te des una idea hablamos de cocinitas, lavarropas, sets de belleza, de carpintería, de medicina, pistas de autos, juegos de encastres, libros de cuentos, sillas, toboganes, teléfonos, pisos de goma eva, camiones, saltarines, cochecitos de muñecas, carritos de supermercado... Un día, mientras los organizábamos junto a una voluntaria, se nos ocurrió que sería maravilloso armar un espacio común con esos juguetes”, contó Fatala a Infobae.

Esa misma voluntaria le propuso contactar a los hospitales públicos que no tuvieran un lugar de juego en su ala de pediatría. “Logramos coordinar visitas a algunos hospitales para explorar los espacios físicos en los que pudiéramos armar estas ‘esquinitas de alegría’, como les llamamos”, dijo feliz.

Inauguración de la Plaza Blanda Valeria I en un gimnasio de Concordia.
Inauguración de la Plaza Blanda Valeria I en un gimnasio de Concordia.

Graciela dice que eligieron ese espacio porque considera que la actividad deportiva "dignifica a las personas, brinda salud y a través de ella se canalizan las energías en cosas positivas y constructivas”.

No se detuvieron allí y buscaron armar la segunda plaza blanda. “En octubre de 2018 inauguramos en el Hospital General de Agudos Parmenio Piñero la Plaza Blanda Valeria II, que cambió por completo la fisonomía del lugar y convirtió una experiencia angustiante en un mimo para quien espera cuidados”, confió la titular de la ONG solidaria y develó que “como toda linda idea, esto que comenzó de casualidad, con algo de ingenio y con mucha resolución siguió funcionando”.

Este sábado 9 de noviembre al mediodía, la ONG Abre tus Brazos inaugurará dos plazas blandas en el Hospital Ramos Mejía, una en el área de hospital de día y otra en internación. “Vamos a donar un televisor, un reproductor de DVD y películas infantiles para proyectar mientras los más pequeños aguardan ser atendidos. En este hospital circulan 300 niños por día. ¡Imaginate nuestra emoción!”.

Seguí leyendo