Andrea Vázquez, fundadora de la ONG Sumate Basta de Abusos, durante la entrevista en Infobae (Santiago Saferstein)
Andrea Vázquez, fundadora de la ONG Sumate Basta de Abusos, durante la entrevista en Infobae (Santiago Saferstein)

El 23 de junio de 2019 la periodista Gisela Marziotta entrevistó para Infobae a la médica cirujana Andrea Vázquez, quien denunció por abusos y violencia contra ella y sus tres hijos a su ex marido, el obstetra y ginecólogo Pablo Ghisoni.

Desde 2009, cuando se separaron, Vázquez realizó contra su ex pareja casi 40 denuncias. El obstetra, a su vez, la acusó en 2012 de "impedimento de contacto". El Tribunal N°3 de Lomas de Zamora ordenó, entonces, un operativo para que la policía se llevara a los tres chicos de la casa de la madre. Los jueces dictaron la medida bajo el fundamento del Sindrome de Alienación Parental (SAP), algo que fue rechazado por la Organización Mundial de la Salud. En 2013 Vázquez fue absuelta.

Su caso llegó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Hace siete años  fundó Sumate Basta de Abusos, una organización no gubernamental que agrupa madres víctimas de violencia de género cuyos hijos también son abusados.

A principio de junio de este año, por orden de la titular del Juzgado de Garantías N° 6 de Lomas de Zamora, Ghisoni fue procesado por abuso sexual gravemente ultrajante de sus tres hijos, y se ordenó su detención. Cuarenta y ocho horas más tarde, la Cámara de Apelaciones le concedió un hábeas corpus y lo liberó.

Francisco Ghisoni tiene 18 años y es el hijo mayor de Andrea Vázquez y Pablo Ghisoni. A diferencia de sus hermanos, él vive con su progenitor. Frenta a los dichos de su madre, pidió enviar una carta a Infobae para contar su versión de los hechos.

Este es el texto de la carta:

Francisco Ghisoni, tiene 18 años y es el hijo mayor de Andrea Vázquez y Pablo Ghisoni
Francisco Ghisoni, tiene 18 años y es el hijo mayor de Andrea Vázquez y Pablo Ghisoni

"Mi mamá, Andrea Vázquez, miente.

En el último tiempo, Andrea Vázquez dio declaraciones falsas en varios medios y hasta en los tribunales. Hoy escribo esta carta a Infobae pidiendo su publicación con la intención de que se escuche la otra cara de esta historia. Mi nombre es Francisco Ghisoni, tengo 18 años y soy el hijo mayor de Andrea Vázquez y Pablo Ghisoni.

El conflicto de mis papás comenzó hace muchos años. De hecho, crecer con mi mamá siempre fue complicado. Desde chicos nos llevó, a mis hermanos y a mí, a muchas consultas médicas porque quería probar que éramos superdotados. Finalmente, luego de mucha insistencia, logró probarlo con un certificado y nos llevó a un programa de televisión para mostrarlo. En ese momento, los tres empezamos a tener problemas en el colegio: perdimos días de clases por estos y otros motivos, nos ponían en aulas aparte, fuimos parte de las peleas de mi mamá con directores de los colegios y otros padres y hasta nos cambió siete veces de colegio.

Uno de mis hermanos, el del medio, fue el que se vio más afectado por esto y creo que fue lo que lo llevó a tener problemas de conducta: empezó a pelear con otros compañeros, fue expulsado y hasta denunciado por una madre en uno de los colegio. Lo mismo pasaba en casa: se peleaba conmigo y con nuestro hermano menor, rompía cosas, robaba plata… debido a estos problemas de conducta mi hermano fue medicado por un especialista, pero mi mamá empezó a mentir en declaraciones y decir que mi papá era el que lo medicaba.

Cuando comenzaron los conflictos legales todo se volvió más complicado. Mi mamá empezó a limitar las visitas con mi papá. Con el tiempo, empezó a obligarnos a mentir en declaraciones. Entre muchas cosas, teníamos que decir que no queríamos verlo. Ella nos decía exactamente qué decir y se aseguraba de controlar que lo dijéramos como ella quería. Nos mostraba cómo teníamos que dibujar a la familia en los exámenes psicológicos y cómo teníamos que dibujar a papá en esos dibujos. Así nacieron muchas declaraciones falsas: no es cierto que mi papá me empujó por las escaleras, ni que me pateó una botella en la cara, ni que tiró a uno de mis hermanos a la pileta, como se dice.

A partir de 2012 empezamos a vivir con papá y teníamos régimen de visitas con mamá. En marzo de ese año estábamos de visita en la casa de ella y, cansado de que me obligue a mentir, me quise volver. Más tarde mamá presentó la denuncia por abuso contra mi papá y le retiraron la tenencia de mis hermanos.

Una de las cosas que mi mamá menciona en una de las entrevistas es que sabe "lo que estoy padeciendo". Me cataloga como víctima y asegura que estoy con mi padre para "defender a mis hermanos". Esto no es cierto. Es decir: claro que quiero protegerlos y quiero lo mejor para ellos. Pero no quiero protegerlos de mi papá, sino de ella. Yo decido estar con mi papá porque sé que es inocente y la Justicia se equivoca.

En otra entrevista ella dice que jamás me acusaría de nada. "Es una barbaridad, mi hijo es una víctima más", dice. Pero eso también es falso: un día apareció en la puerta del Colegio y me gritó: "abusador", "por qué no te matas" y "cómo vivís así". Tengo conversaciones telefónicas grabadas y audios en los que me acusa falsamente de abusar de mis hermanos, me maltrata, me insulta, obliga a mi hermano menor a decirme mentiras y, al mismo tiempo, me dice que quiere que vuelva a vivir con ella.

A mí me preocupa mucho que mis hermanos tengan que convivir con ella. Me preocupa en cómo los va a afectar. Todas sus acusaciones y declaraciones son falsas. Miente hasta con las pericias judiciales (suyas y de mis hermanos). Hizo que sus amigos y conocidos le hicieran pericias a mis hermanos, logrando adulterar los resultados. Si le hubieran hecho una pericia real a ella sus desequilibrios mentales, su agresividad y su mitomanía hubieran salido a la luz rápidamente.

Quiero que todos sepan que no estoy en riesgo. No fui abusado ni amenazado por mi papá. No vivo "en un infierno" como ella dice. Soy libre y escribo esto por elección propia. Lo que sí me hace sufrir es saber que mis hermanos están con ella.

Sinceramente, hubiera preferido no tener que involucrarme en el tema, no pensé que iba a ser necesario. Confiaba en que la Justicia se encargaría de resolverlo, pero lamentablemente no fue así. Hoy mi papá está procesado por algo que no hizo y lo único que quiero es que la verdad sea escuchada. En esta carta busco probar la inocencia de mi papá. Sé que es un caso complejo y por eso pido respeto a todos los que lo lean. Y me pongo a disposición de la Justicia y de los medios para que se sepa la verdad.

Francisco Ghisoni
DNI 43.038.342"