Por tercer día consecutivo, los taxistas de la ciudad de Buenos Aires llevan adelante una movilización en el centro porteño contra Uber, la aplicación de transporte de pasajeros más usada del mundo. Sin embargo, a diferencia de los dos días previos, en esta oportunidad la Policía de la Ciudad les impidió avanzar durante varios minutos y hubo malestar entre los choferes.

El objetivo inicial de los manifestantes -la mayoría nucleados en la Asociación Taxistas Unidos- es realizar un "obeliscazo" para reclamarle a las autoridades de la Ciudad que incrementen los controles sobre la plataforma digital. Pasada la media mañana, distintas agrupaciones de taxistas se concentraron sobre la avenida 9 de Julio en su intersección con Córdoba, Independencia y Venezuela y en la esquina de Belgrano y Salta. Tras negociar con las autoridades, finalmente los taxis comenzaron su movilización hacia el Obelisco, donde se llevará el acto central.

"Soy un taxista trabajador, la manifestación es un derecho constitucional. En nuestro caso, es una lucha de Justicia y no nos dejan. Hacemos un discurso, protestamos y se termina", dijo Juan Carlos, uno de los choferes.

La protesta de ayer fue la más masiva (Franco Fafasuli)
La protesta de ayer fue la más masiva (Franco Fafasuli)

El nuevo plan de lucha de los taxistas comenzó el miércoles pasado con una movilización de la Federación Nacional de Conductores de Taxis por el bajo porteño y que terminó con una manifestación a la Secretaría de Transporte de la Ciudad, frente al Parque Lezama.

Ayer, desde las 11, cientos de manifestantes se concentraron con sus autos en dos puntos: Cerrito y Libertador y San Juan y Lima. Desde allí se movilizaron hacia la Plaza de Mayo. Esa protesta incluyó la presencia la participación del Sindicato de Peones de Taxis, liderado por Omar Viviani, la Asociación Taxistas de Capital, la Sociedad de Propietarios de Automóviles con Taxímetro, la Unión de Propietarios de Automóviles con Taxímetro y la Unión de Propietarios y Mandatarios de la República Argentina.

A través de un comunicado, la Federación Nacional de Peones de Taxis precisó que la movilización tiene como objetivo exigirle al Presidente Mauricio Macri y al jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, que "adopten las medidas urgentes que correspondan para terminar con la actividad" de UBER, y otras plataformas similares. Para los taxistas, estas empresas "tienen el claro objetivo de liquidar el servicio público de taxis y monopolizarlo en sus manos". Cerca del mediodía leerán en la plaza un documento en representación de los trabajadores.

Seguí leyendo