El lugar de los hechos. En este edificio fue asesinado el dueño de Manolo (Fotos: Christian Heit)
El lugar de los hechos. En este edificio fue asesinado el dueño de Manolo (Fotos: Christian Heit)

Juan Manuel Santurián, dueño de la popular cadena gastronómica Manolo, famosa por sus churros y sus comidas rápidas, fue asesinado a balazos por su suegro este martes por la mañana en Mar del Plata.

El conocido empresario de 60 años de edad fue acribillado en la cochera del lujoso edificio Boghoss II, ubicado en la intersección de Libertad y Salta en el barrio La Perla de la ciudad balnearia.  Lo ejecutó Miguel Ángel García, quien luego del crimen se suicidó.

Los disparos impactaron en el brazo y en el tórax de Santurián. El relevamiento de las cámaras de seguridad del edificio permitieron identificar a García, que tenía 80 años de edad, como el asesino.

Efectivos de Policía Científica encontraron una pistola calibre 40 con tres vainas servidas en el suelo de la escena. Santurián -que fue dueño de acuerdo a información del INPI del 100% de la marca Manolo- fue quien construyó el edificio donde apareció muerto y García habitaba uno de los departamentos.

El crimen es investigado por el fiscal Alejandro Pelegrinelli. "En la cochera del edificio nos encontramos con una escena de homicidio y aparente suicidio posterior. Hay algunas grabaciones que nos permitieron ver algunos tramos de lo que sucedió, pero no la secuencia entera", confirmó.

De acuerdo con la reconstrucción del hecho, García esperó a Santurián en la cochera con la puerta de su Peugeot Partner blanca abierta. Cuando el empresario llegó con la intención de abordar su Mercedes Benz, fue acribillado sin mediar palabra. El agresor se mató pocos segundos después.

La Justicia trabaja sobre la hipótesis de un conflicto familiar. Aparentemente, Santurián se había separado recientemente de la hija de García y se había desencadenado una fuerte disputa.

Juan Manuel Santurián, el empresario asesinado
Juan Manuel Santurián, el empresario asesinado

La cadena Manolo cuenta con tres locales en Mar del Plata y uno en Miami, ubicado sobre la glamorosa Collins Avenue. Era justamente Santurián quien estaba a cargo de la operación en los Estados Unidos, donde residía gran parte del año.

"Manolo es un punto de encuentro para las familias, los fines de semana vienen padres con sus hijos y en los televisores plasma de 50 pulgadas se entretienen viendo deportes", había descripto en una entrevista con una revista local.