Un bebé de un año que fue llevado por su padre a la guardia del Hospital Hospital Dr. Mario V. Larraín de Berriso debió quedar internado por un cuadro de intoxicación con cocaína.

El hombre dijo que su hijo estaba descompuesto y los análisis de orina que le realizaron de urgencia confirmaron que tenía rastros de esa sustancia en su cuerpo.

El hombre reveló que tanto él como la madre eran adictos, por lo que investigan si la sustancia fue transmitida a través de la leche materna o si la consumió de alguna otra manera accidentalmente.

Aunque el bebé está fuera de peligro, evalúan trasladarlo al hospital de Niños de La Plata donde realizarán un tratamiento específico para estabilizar su salud.

La causa quedó bajo la instrucción del fiscal de turno, Juan Cruz Condomí Alcorta, de la la UFI N° 16, quien solicitó un informe médico para conocer en qué circunstancias ingresó el niño y cuál es la evolución de su salud.

SEGUÍ LEYENDO: