El viernes pasado un hombre mayor, de boina y lentes, subió a una de las formaciones del tren Sarmiento con destino a la localidad bonaerense de Moreno y sin decir nada, comenzó a repartir a todos los pasajeros 200 pesos junto con una nota.

Los circunstanciales testigos contaron que lo primero que pensaron es que estaba "pidiendo una colaboración", pero que se llevaron una gran sorpresa al revisar lo que les había entregado.

El anciano en el momento en el que repartía el dinero y el mensaje
El anciano en el momento en el que repartía el dinero y el mensaje

"Qué Dios lo bendiga", fue lo único que dijo el anciano al momento de la entrega. En base a los relatos de quienes estuvieron en el lugar, se pudo saber que estaba acompañado de una mujer, que ante la sorpresa de muchos, respondía: "Él solo quiere ayudar".

Los que agarraron el papel, además de los 200 pesos, se encontraron con la nota que decía: "Señoras y señores pasajeros, los invito a compartir esta experiencia. Lo opuesto a la ambición desmedida y la indiferencia, que tanto daño hace a los seres que queremos ser humanos, es la práctica de dar sin esperar nada a cambio. Lo poco o mucho que damos sin esperar nada a cambio nos ayuda a vivir mejor. ¡Practíquenlo!".

"El hombre estaba con lágrimas en sus ojos", compartieron los testigos. Tras la secuencia el anciano se retiró, como escribió en su mensaje, "sin esperar nada a cambio". Si el hecho se conoció fue a partir de las diferentes publicaciones en redes sociales de los distintos pasajeros.

Todavía se desconoce la identidad del hombre, mientras un pasajero sumó que ante la consulta de una chica que se sorprendió con la actitud y le preguntó por qué le daba esa plata, este se limitó a responder "para que lo gastes en lo que vos quieras".

SEGUÍ LEYENDO