Su perro cumplió 15 años y lo festejó con un asado: la emotiva historia detrás de la celebración

El agente de policía Fausto Valenzuela y Rocko se conocieron en una comisaría cuando el can tenía un año

Una emotiva historia de amistad y afecto entre una persona y su mascota empezó a dar vueltas por las redes sociales en las últimas horas. Los protagonistas son el efectivo de policía Fausto Valenzuela y su perro Rocko, quien cumplió 15 años y lo celebró degustando un asado, su comida favorita.

"Nunca comí sobras… pero hoy voy a comer las sobras de mi perro… 15 AÑOS cumple hoy… Más de un tercio de mi vida. Dirán sos un loco Facha!!! No importa… Él se merece más de lo que pide día a día", escribió Valenzuela en la publicación en su perfil de una red social que se viralizó.

Y continuó: "Anduviste en todos los patrulleros que anduve.. guardias, recargos y ospe… no te importaba.. tus ojos estrábicos cuando veía las balizas del techo de la patrulla… Allanamientos donde te sentabas en la puerta de la casa y no dejabas que ningún civil entrara.. Una vez un fotógrafo de grupo técnico se comió un mordiscón por no llevar uniforme… Así eras y sos vos siempre defendiendo borceguíes lustrados o no".

Valenzuela contó que el vínculo comenzó cuando el can tenía un año. Lo conoció en la comisaría de Arroyo, donde cumplía funciones, porque su dueño original lo había abandonado con la excusa de que era agresivo.

"Un día apareció un señor de Santo Tomé y dijo que no podía tenerlo. Se ofreció a dejar alimento balanceado. Ahí contó que el 18 de febrero cumplía un año. Por eso anoté la fecha. En la comisaría no le daban agua, la comida había desaparecido. Así fue que lo adopté", relató el agente.

Rocko ya tuvo otro momento de fama que llamó la atención de los medios. Fue en 2011, cuando interrumpió el clásico entre Colón y Unión, entrando a la cancha del Cementerio de los Elefantes. La escena es recordada porque el árbitro que dirigía el encuentro, Héctor Baldassi, se acercó y antes de sacarlo de la cancha, lo acarició.

En la ciudad santafesina, el perro es toda una celebridad, ya que el policía lo solía poner en un canasto y lo paseaba en moto, y la gente le pedía fotos. Andanzas que fueron mermando en el último tiempo por su estado de salud. Según palabras de Valenzuela, el veterinario le dijo que está en el último año de su vida por problemas renales. "Hermano, hoy te cuesta hasta tomar agua o levantarte a la mañana… pero estamos juntos", expresó en el mensaje viral.

Debido a esto, el dueño decidió hacerle un asado para festejar su cumpleaños. Una fecha particular que en otras ocasiones también celebraron, aunque con distinto plan: "En cumpleaños anteriores, si no trabajaba, lo llevaba a pasear toda la tarde a la Costanera. Llevaba mates y masitas Oreo, que son las que les gustan a él", dijo Fausto a Infobae.

Para esta ocasión le hizo además un pedido especial, que expresó al final de la carta: "… Tengo un solo pedido que hacerte, el último… Que conozcas a mi primer hijo, yo se que te pido mucho por tu salud.. pero falta poco".

El hijo de Valenzuela nació el 28 de febrero. Pesó un kilo y sigue en neonatología. "Esperamos unas dos semanas más para que salga. En el barrio están todos enloquecidos esperando que lleguemos en el auto con el nene para que Rocko lo vea", concluyó.

SEGUÍ LEYENDO:

Murió Capitán, el perro cordobés que vivió junto a la tumba de su dueño por más de 10 años

TE PUEDE INTERESAR