Pablo Dip
Pablo Dip

La historia de Pablo Dip (50), el vicecomodoro tucumano que salvó a su vecino de un incendio en Ramos Mejía y después murió por las quemaduras, sigue conmoviendo. Tras conocerse la tragedia que enlutó a la Fuerza Aérea, ahora la esposa del oficial publicó una desgarradora carta dirigida al militar en la que le expresa su dolor y le da un último adiós.

Sos el amor de mi vida, mi gran amor, guardo hermosos momentos compartidos, fuimos el uno para el otro, nos reímos tanto, nos divertimos y también peleamos batallas juntos, te voy a extrañar horrores amor, en este momento no sé cómo seguir, pero sé que encontraré la forma, porque te lo prometí y sé que vos me abrazaras cada día", escribió Raquel Beale en su perfil de Facebook.

La esposa del efectivo especializado en las bases de la Antártida, utilizó así las redes sociales para recordar Dip, con quien tuvo tres hijos, de 15, 12 y 8 años. "Me darás esa fuerza única que te caracterizaba, ese valor de un comando de las fuerzas especiales… así viviste siempre, eres especial, un gran hombre, un amado esposo, un padre ejemplar y amoroso. Eres todo para mí y tus hijitos, que hoy están abatidos al igual que yo, pero que sacaremos fuerzas de tu fuerza, porque llevan la sangre de un comando!!", agregó.

El incendio ocurrió el pasado miércoles por la noche, en la localidad bonaerense de Ramos Mejía. Dip, que se preparaba para dormir, sintió olor a quemado y descubrió que se incendiaba la casa de un vecino mayor de edad, que vivía solo. Logró auxiliarlo, pero aparentemente el estallido de una garrafa le generó graves heridas.

Dip, egresado de la Escuela de Aviación Militar de la Promoción 57°, se desempeñaba en la actualidad como Jefe del Grupo de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea Argentina (GOE), con asiento en la VII Brigada Aérea de la localidad de Moreno.

"Buen vuelo mi vida, buen regreso a la casa de dios, me dijiste que no me abandonarías y sé con seguridad que jamás lo harás… nos amaremos de otra forma, te soñaré constantemente y cerraré los ojos y allí estarás, y mirare al cielo y allí estarás, en cada Hércules que pase por los cielos, allí estarás, en cada rincón, en cada amanecer, en cada noche, en cada paso….. sé que volveremos a encontrarnos, pero hoy me aterra el tiempo que debo esperar, dame fuerzas, abrázame y abraza a tus amados hijos que están devastados, no pueden entender lo que le paso a papá", expresó.

"Te llevaste mi corazón. Te amo y te amare siempre, jamás permitas que me desespere. Tus hijos y toda una gran familia y amigos y gente que nunca tuvo contacto directo, te ama y siente tu partida. Hasta siempre. Cuida a la Tere y al Manolo, la su, Ger y todos tus sobrinos, los que tienes desparramados por toda la Argentina. Todos tus amigos y nuestros amigos están aquí apoyándome y sé que no me dejarán sola….. pero ahora dejame que llore y que llore… y después si querés secame las lágrimas!", finalizó.