Isabel Arce Vera tenía 44 años cuando la mató un colectivo de la línea 26
Isabel Arce Vera tenía 44 años cuando la mató un colectivo de la línea 26

El miércoles 10 de enero, minutos después de las 20, la vida de Diego Arce Vera cambió para siempre. También la de su madre, María del Rosario, y la de su hermano, José Miguel. "Estaba en el barrio de Once, yendo a una reunión de trabajo, cuando me llamó mi mamá. Me dijo que le habían comunicado de la comisaría que Isabel había tenido un accidente, que me encargue yo. Llamé y no me quisieron decir nada por teléfono. En el subte, yendo para me cuenten todo lo que había ocurrido, busqué en Twitter algún accidente de alguna mujer en bicicleta en Caballito. Decía que una mujer de 20 años había fallecido. Mi hermana tenía 44, así que respiré un poco y me quedé tranquilo".

Cuando Diego llegó a la comisaría le informaron lo peor: su hermana, Isabel Arce Vera, había sido atropellada por un colectivo de la línea 26. Murió al instante, golpeando contra un parabrisas estallado producto del golpe. Fue en el cruce de Avenida del Barco Centenera y Valle. Isabel transitaba por la bicisenda, tenía el paso y venía tranquila. El colectivero, segundos antes, discutía con un motociclista para que se corra. "Iba a más de 70 km/h., no quería perder la onda verde. Estaba apurado y le pedía al muchacho en la moto que se corra, que lo deje pasar. Cuando se movió, el colectivo se lo quedó mirando. Incluso los pasajeros le pedían que baje la velocidad, pero fue muy tarde. En la bocacalle, ni llegó a mirar si alguien cruzaba: Isa no tuvo la oportunidad de tirarse. La pasó por arriba", dice Diego a Infobae. 

Isabel era fotógrafa y vivía en el barrio de Boedo
Isabel era fotógrafa y vivía en el barrio de Boedo

Fotógrafa de profesión, no era de aquí ni allá. Había nacido en Chile, al igual que toda su familia, pero transcurrió sus últimos años recorriendo el mundo. Centroamérica y Europa eran su debilidad. Lo hacía sola o junto a Sergio Dima, su gran amor, periodista de Clarín, a quien perdió en julio de 2016 tras sufrir un fatídico ACV en el hogar que compartían. "Estuvo muy mal. Vivió casi un mes con mi mamá, no podía volver a Boedo, en donde vivía con él. Se amaban mucho, eran una pareja ideal", cuenta Diego, el más chico de los hermanos.

A Isabel le costó meses atravesar la tragedia. "Sus amigos me contaron que la empezaron a ver muy bien, había aceptado la partida de Sergio". Su hermano, 6 años menor que ella, recuerda que, durante su infancia, "Isabel no quería tener contacto conmigo. Ella entraba en la adolescencia y no nos prestaba atención. Sin embargo, cuando creció, nos transmitió el amor por la música, por el rock nacional. Tanto a mí como a José nos regalaba entradas para que vayamos a bailar. Fortalecimos la relación cuando vinimos a la Argentina", agrega.

Junto a Sergio Dima, su pareja, quien falleció en julio de 2016
Junto a Sergio Dima, su pareja, quien falleció en julio de 2016

Según la ONG "Luchemos por la Vida", durante 2016, murieron en el país -atropellados- 436 ciclistas. Desde Argentina en Bici, una red de organizaciones ciudadanas vinculadas al uso de la bicicleta, se contabilizaron al menos 90 personas que murieron en 2017 mientras se desplazaban en bicicleta, en todo el país.

"Estamos en una etapa preparatoria. Seguiremos como querellantes damnificados, pero la gran preocupación que tenemos -junto a la familia- es que no podemos conseguir testigos presenciales. Contamos con más de 10 testigos, pero no presenciales. Ellos no iban en el colectivo, no vieron la discusión de los pasajeros ni la actitud del chofer. Me cuesta entender cómo hay tan poco compromiso con la familia. La gente se bajó del colectivo, le contó a los vecinos detalles de lo sucedido y desapareció", sostiene a Infobae Romina Mattenella, abogada de la familia Vera Arce.

Varios de los que bajaron y se esfumaron lograron sembrar algunos datos contundentes: el chofer venía muy rápido y fue advertido por los pasajeros para que reduzca la velocidad. La pelea con el motociclista fue real. Al chofer no lo golpearon y el impacto contra la bici que llevaba Isabel causó un silencio sepulcral, quizá el mismo que escogieron las decenas de pasajeros que aún no se atreven a hablar.

El colectivo de la línea 26 que atropelló y mató a Isabel Arce Vera
El colectivo de la línea 26 que atropelló y mató a Isabel Arce Vera

"Que nadie sienta el dolor que estamos atravesando en este momento. Mi mamá, cuando está acompañada, está bien. Pero perdió a su nena, a su única hija. Queremos una sanción ejemplificadora, aunque no estamos ensañados con el chofer. Sí entendemos que es el máximo responsable, el amo y señor del colectivo. No pedimos venganza, no exigimos la muerte de nadie más. Justamente queremos que nadie más pierda la vida de esta forma. Les rogamos que se pongan en el lugar del más débil", suplica Diego.

"El chofer, R.A.B., se presentó ante la Justicia y quedó a disposición de la investigación. Si se declara inocente y ningún testigo cuenta lo que pasó, todo quedará en la nada. Pretendemos que no maneje por muchísimos años y que la causa sea caratulada como 'dolo eventual'", agrega Mattenella.

"La imagino escuchando reggae o en manifestaciones sociales, en Plaza de Mayo, sacando fotos. Era su pasión. Isabel era un bicho raro, pero en el buen sentido. Estaba rodeada de mucha gente que la quería. Era increíble la capacidad que tenía para interactuar con los demás. Mi hija, Micaela, tiene 15 años y cuando era chiquita me decía: 'Quiero ser como la tía, Isa'. Mi hermana no puede quedar en el olvido. Se fue y no pude darle un beso. No tuve la oportunidad de saludarla. Hacer justicia, por ella y por tantos familiares de ciclistas que murieron en condiciones similares, es una gran manera de poder despedirla".

Cualquier dato o información, comunicarse con Diego Arce Vera: 5411-3087-6399

LEA MÁS: