Una mandarina contaminada con un agrotóxico fue la causa de muerte de una niña de 12 años en un campo de la localidad correntina de Mburucuyá, informaron fuentes judiciales.

Así lo confirmó el fiscal de la causa, Osvaldo Ojeda, quien precisó que la autopsia realizada en el cuerpo de la nena, de nombre Rocío, reveló rastros del pesticida Furadán, un agrotóxico que está prohibido en el país por su "grado de toxicidad".

"La autopsia nos reveló eso, en el análisis de laboratorio puntualmente", detalló el fiscal, al tiempo que precisó que "se está analizando si la mandarina se cayó de un vehículo mientras era trasladada de una quinta a otra".

Según consignó el sitio Corrientes Hoy, por la muerte de la niña, ocurrida la semana pasada, "no hay imputados" y "por el momento solo declararon trabajadores como testigos".

El agrotóxico encontrado en la fruta se utiliza mediante la inyección y no por fumigación, por lo que el fiscal investiga "si fue utilizado con el objetivo de ser un ahuyentador de aves".

"Tengo que determinar quién es el que dio la orden de aplicar este agrotóxico. Ya se tomaron testimonios, y vamos seguir con más", manifestó.

En este sentido, aseguró que se realizaron allanamientos en el predio donde la nena encontró la mandarina y afirmó que en la zona "hallaron un canasto con unas 15 frutas más".

"Todas fueron enviadas al laboratorio de la Policía, del INTA, y del cuerpo médico forense del poder judicial, pero todavía no están los resultados", indicó, y precisó que el propietario de las tierras, cuya identidad no trascendió, "no está en el país pero sería citado a declarar".

El hecho ocurrió el pasado 9 de septiembre, cuando la pequeña de 12 años caminaba junto a  su sobrinito, de 11, hacia una capilla para una clase de catecismo. A unos 900 metros de su casa, al pasar por el portón de ingreso a un campo, en la citada localidad correntina, encontraron mandarinas en el suelo.

Según Francisco Pisarello, abogado de la familia, la niña comió la fruta y le convidó la mitad a su sobrino. Casi al instante, la menor se descompuso. "Quedó mareada, con muchos dolores estomacales. El nene también estaba mareado, pero pudo llevar a la nena hasta la casa", contó.

Pocos minutos después de haber consumido la fruta, "quedó paralizada, temblando", dijo Pisarello al canal A24. Y agregó que la nena murió camino al hospital de la zona, ubicado a unos siete kilómetros.

En tanto, el otro menor "fue dado de alta, pero quedó con secuelas psíquicas con esta tragedia", señaló el abogado.

Una de las hipótesis del fiscal es que las mandarinas en cuestión se podrían haber "caído de un vehículo mientras eran trasladadas de un campo a otro", luego de ser inyectadas con el producto con el objetivo de "espantar a las aves". El furadán es un producto altamente tóxico para humanos, utilizado para control de plagas y pájaros. Solo 1 ml puede matar a una persona y su uso está prohibido en el país.

LEA MÁS