Los carteles antivacunas han aparecido en las protestas de Estados Unidos durante la pandemia (AP)
Los carteles antivacunas han aparecido en las protestas de Estados Unidos durante la pandemia (AP)

Mientras los científicos trabajan para crear una vacuna contra el COVID-19, un pequeño pero ferviente movimiento antivacunación se está organizando contra él. Según una investigación publicada en la prestigiosa revista científica Nature, los activistas están sembrando narraciones extravagantes: dicen falsamente que las vacunas contra el coronavirus se utilizarán para implantar microchips en las personas, por ejemplo, y afirman falsamente que una mujer que participó en un ensayo de vacunas en el Reino Unido murió. En abril, algunos portaban pancartas con lemas contra las vacunas en manifestaciones en California para protestar contra el cierre. La semana pasada, un video de YouTube ahora eliminado que promueve teorías conspirativas salvajes sobre la pandemia y afirma (sin evidencia) que las vacunas “matarían a millones” recibió más de 8 millones de visitas.

No se sabe cuántas personas realmente rechazarían una vacuna COVID-19, y el apoyo general para las vacunas sigue siendo alto. Pero algunos investigadores que estudian los movimientos de oposición a las vacunas dicen que les preocupa que los mensajes puedan socavar los esfuerzos para establecer la inmunidad colectiva al nuevo coronavirus. La oposición en línea a las vacunas ha cambiado rápidamente para hablar de la pandemia, dice Neil Johnson, físico de la Universidad George Washington en Washington DC, que está estudiando las tácticas de los activistas. “Para muchos de estos grupos, todo se trata de COVID ahora”, asegura.

Los grupos que se oponen a las vacunas son pequeños, pero su estrategia de comunicación en línea es preocupantemente efectiva y de gran alcance, sugiere un informe del equipo de Johnson. Antes de que surgiera el virus SARS-CoV-2, el equipo de Johnson comenzó a trazar una red de puntos de vista sobre la vacunación en Facebook. Investigaron más de 1.300 páginas, seguidas por unos 85 millones de personas.

Sus hallazgos, publicados el 13 de mayo, sugieren que las páginas contra la vacunación son más pequeñas pero más numerosas que las que están a favor de la vacunación, y con mayor frecuencia se vinculan en las discusiones en otras páginas de Facebook, como las asociaciones de padres en las escuelas, cuya postura sobre la vacunación está indecisa.

El trabajo muestra que “la comunidad pro-vacuna básicamente se apega a su narrativa y habla entre sí, y no se extiende y responde a las narrativas que existen entre los indecisos” (REUTERS)
El trabajo muestra que “la comunidad pro-vacuna básicamente se apega a su narrativa y habla entre sí, y no se extiende y responde a las narrativas que existen entre los indecisos” (REUTERS)

En contraste, las páginas que explican los beneficios y el caso científico de la vacunación están vinculadas en una red que está en gran parte desconectada de este “campo de batalla principal” para el sentimiento público, como lo expresa Johnson. Durante los brotes de sarampión en 2019, las páginas antivacunación tuvieron más enlaces que los pro-vacunación en Facebook, agrega el equipo de Johnson. Una extrapolación de las tendencias actuales utilizando simulaciones por computadora sugiere que las opiniones antivacunación podrían dominar la red en diez años, escriben.

El trabajo muestra que “la comunidad pro-vacuna básicamente se apega a su narrativa y habla entre sí, y no se extiende y responde a las narrativas que existen entre los indecisos”, dice Heidi Larson, quien dirige la Vaccine Confidence Project, un grupo que monitorea la confianza pública en las vacunas, en la London School of Hygiene and Tropical Medicine.

El problema no se limita a Facebook. El 1 de abril, el equipo de Johnson lanzó una preimpresión de un estudio separado sobre mensajes en línea sobre COVID-19. Ese informe, que aún no ha sido revisado por pares, sugiere que los vínculos están creciendo en diferentes plataformas de redes sociales entre los grupos antivacuna que debaten COVID-19 y otros grupos de interés, como los extremistas de extrema derecha.

Contrarrestar la propagación del sentimiento antivacunas implicará comprender no solo la forma del mapa en línea, sino también cómo se hizo de esa manera, dice Bruce Gellin, presidente de inmunización global en el Instituto de Vacunas Sabin en Washington DC. “Necesitamos entender de qué se trata la conversación y el contenido sobre la lucha contra la vacunación que obliga a las personas a escucharlo y compartirlo con los demás”, explica.

Mensajes variados y emotivos

Los activistas contra las vacunas tienden a ganar conversos con mensajes personalizados y emotivos (Shutterstock)
Los activistas contra las vacunas tienden a ganar conversos con mensajes personalizados y emotivos (Shutterstock)

Los grupos pro-vacunas tienen un mensaje simple: las vacunas funcionan y salvan vidas. Las narraciones contra las vacunas son numerosas: desde sembrar preocupaciones sobre la salud de los niños hasta abogar por medicamentos alternativos y vincular las vacunas con las teorías de la conspiración. Y los mensajes contra la vacunación se extienden a través de muchos más grupos de Facebook que los de los grupos pro-vacuna más grandes. Johnson dice que estas características hacen eco de las que su equipo encontró en estudios anteriores de redes de insurgencia en zonas de conflicto, donde los insurgentes a menudo podían integrarse profundamente en las redes sociales existentes.

Los activistas contra las vacunas tienden a ganar conversos con mensajes personalizados y emotivos, dice Larson; estos no se basan necesariamente en el miedo (“Las vacunas te matarán”), sino en apelaciones al corazón (“¿Amas a tus hijos?”). Mientras tanto, la comunidad de salud pública simplemente ha estado tratando de vacunar a más personas, dice, lo que podría llevar a la sensación de que solo están tratando de aumentar sus números. “El enfoque debe ser bastante diferente con las personas que están indecisas”, sostiene. Las organizaciones de defensa de vacunas “no escuchan las inquietudes y preguntas”.

En general, la mayoría de las personas apoyan las vacunas, señala Gellin, y es probable que lo hagan en esta pandemia. Aún así, las tasas mundiales de vacunación se han estancado en las últimas dos décadas, indica Larson. Tanto ella como Gellin temen que otra razón de sospecha pública sobre una vacuna COVID-19 sea la velocidad de su desarrollo. “Debemos ser muy claros y transparentes sobre el proceso de desarrollo”, dice Gellin. “De lo contrario, cuando aparezca, la gente preguntará ‘¿cómo podemos estar seguros de que no se tomaron atajos?’”

El mensaje sobre una vacuna también deberá pensarse cuidadosamente. Si ya hay menos infecciones por COVID-19 para entonces, será difícil de vender, dice Larson. “Lo que va a cambiar la opinión de las personas es si el gobierno dice que si tienes la vacuna, puedes ir a trabajar”, asegura.

SEGUÍ LEYENDO: