Día Mundial de la Leucemia: 10 mitos y verdades para tratarla a tiempo

Las respuestas a las principales dudas sobre estas afecciones según la Asociación Leucemia Mieloide Argentina. Todo lo que hay que saber para desterrar falsas creencias

En el país se diagnostican 3 mil nuevos casos de leucemia por año y su detección temprana puede impactar favorablemente en su evolución
En el país se diagnostican 3 mil nuevos casos de leucemia por año y su detección temprana puede impactar favorablemente en su evolución

El 4 de septiembre se conmemora el Día Mundial de la Leucemia y la Asociación Leucemia Mieloide Argentina (ALMA) se sumó a la campaña global que este año tiene como lema “Reconocé los síntomas”, orientada detectar pequeños síntomas: la fiebre que no baja, un sudor profuso por las noches, hematomas o sangrados sin razón y dolores corporales intensos pueden ser algo más y requerir una consulta médica sin postergación.

Al respecto, Fernando Piotrowski, paciente con leucemia crónica y director ejecutivo de ALMA, sostuvo que “el objetivo no es alarmar a la sociedad para que cada vez que un familiar tenga unos grados de fiebre piensen en leucemia, pero algunos síntomas sí tienen que llamar más la atención. Además, los controles habituales de salud ayudan porque es frecuente que se llegue al diagnóstico -por ejemplo- de leucemia linfocítica crónica, en forma incidental, en un chequeo de rutina”.

Las leucemias son enfermedades que no pueden prevenirse, pero es importante detectarlas en tiempo y forma, porque en muchos casos es necesario iniciar un tratamiento inmediatamente”, explicó el doctor Nicolás Cazap, médico hematólogo de CEMIC y de la Clínica Olivos/SMG.

Con el objetivo de concientizar a la comunidad sobre lo que son y lo que no son las leucemias, ALMA compartió 10 mitos alrededor de estas enfermedades, con todas las aclaraciones necesarias para contribuir a desterrarlos:

“Las leucemias son enfermedades que no pueden prevenirse, pero de todos modos es importante detectarlas en tiempo y forma, porque en muchos casos es necesario iniciar un tratamiento inmediatamente”, explicó el doctor Nicolás Cazap, médico hematólogo de CEMIC y de la Clínica Olivos/SMG (Getty Images)
“Las leucemias son enfermedades que no pueden prevenirse, pero de todos modos es importante detectarlas en tiempo y forma, porque en muchos casos es necesario iniciar un tratamiento inmediatamente”, explicó el doctor Nicolás Cazap, médico hematólogo de CEMIC y de la Clínica Olivos/SMG (Getty Images)

1. La leucemia no es un cáncer / FALSO

La leucemia, aclaró el doctor Cazap, “consiste en una producción descontrolada de células anormales, ‘malignas’, en la médula ósea. Aunque no haya un tumor sólido, como en otros tipos de cáncer, se la considera una enfermedad oncohematológica”.

2. El término “leucemia” designa a una sola enfermedad / FALSO

Se trata de una denominación general usada para designar a todos los tipos de cáncer que afectan los glóbulos blancos. Son varias diferentes y, en líneas generales, se dividen entre crónicas y agudas (según la velocidad de su avance) y en mieloides o linfocíticas, según el tipo de glóbulo blanco que se reproduce anormal y descontroladamente. “Cuando surgió ALMA, acompañábamos únicamente a las personas con leucemia mieloide crónica, pero con los años, recibimos a pacientes con otros tipos de leucemia, que tienen necesidades y particularidades diferentes”, agregó Piotrowski.

3. La leucemia es una enfermedad que solo afecta a los niños / FALSO

Aunque explica 1 de cada 3 casos de cáncer en pediatría, los niños representan una proporción muy pequeña de la población total de personas con leucemia. Dos tercios de los pacientes tienen más de 65 años, ese es el grupo etario en el que son más comunes las dos leucemias más frecuentes, que son la linfocítica crónica y la mieloide aguda.

4. Los síntomas del cáncer son muy específicos / FALSO

Los síntomas de la leucemia son indeterminados, lo que hace que la mayoría de las personas (83%) no sospeche que tiene cáncer antes del diagnóstico y piense que los síntomas respondían a una infección común, a un estilo de vida acelerado o al envejecimiento.

La leucemia mieloide aguda representa el 36% de los casos, la linfocítica crónica representa el 30% y  la mieloide crónica, un 11,5%. La linfoblástica aguda es la más común en menores de 8 años , el 11% del total (REUTERS)
La leucemia mieloide aguda representa el 36% de los casos, la linfocítica crónica representa el 30% y la mieloide crónica, un 11,5%. La linfoblástica aguda es la más común en menores de 8 años , el 11% del total (REUTERS)

5. Alcanza con tomar el medicamento y sentirme bien / FALSO

Además de tomar la medicación, hay que hacerse controles médicos periódicos. “Es muy importante que los pacientes retomen los controles habituales, con la frecuencia indicada por el médico, para continuar el seguimiento estricto que estas enfermedades necesitan. Algunos los abandonaron por la pandemia, pero otros también por sentirse bien. La clave está en continuar con los controles médicos”, subrayó Cazap.

6. Todos los pacientes con leucemia tienen que tratarse inmediatamente / DEPENDE

“Los pacientes con leucemias agudas comienzan el tratamiento inmediatamente tras el diagnóstico, ya que es un cáncer de rápida progresión. En la leucemia mieloide crónica también comienzan su tratamiento cuanto antes. En cambio, solo 1 de cada 3 pacientes con leucemia linfocítica crónica necesitará iniciar el tratamiento de inmediato. En otros casos es posible ‘controlar y esperar’, haciendo un seguimiento periódico de la enfermedad y tratarla solo cuando sea necesario o tal vez nunca”, explicó Cazap.

7. Los pacientes con leucemia pierden el pelo por el tratamiento / DEPENDE

Para algunos tipos de leucemia, reconoció el especialista, la quimioterapia sigue siendo el principal esquema de tratamiento y con frecuencia hace que los pacientes pierdan transitoriamente el pelo. Pero cada vez más leucemias se tratan con esquemas libres de quimioterapia, como en el caso de la linfocítica crónica o en los pacientes con la mieloide aguda que tienen contraindicada la quimioterapia por edad, fragilidad o estado general de salud”.

Dos tercios de los pacientes tienen más de 65 años, grupo en el que son más comunes las dos leucemias más frecuentes, que son la linfocítica crónica y la mieloide aguda (REUTERS)
Dos tercios de los pacientes tienen más de 65 años, grupo en el que son más comunes las dos leucemias más frecuentes, que son la linfocítica crónica y la mieloide aguda (REUTERS)

8. La leucemia es incurable / FALSO

El tratamiento de la leucemia aguda puede ser muy exitoso en pacientes capaces de tolerar un tratamiento intensivo. Los niños menores de 14 años, por ejemplo, tienen tasas de sobrevida y curación cercanas al 90%. El trasplante de células madre alogénicas implica la transferencia de células madre sanas de plasma de un donante y demostró ser curativo para algunos pacientes con leucemia. No es lo mismo que la cura, pero en la leucemia linfocítica crónica, por ejemplo, muchos pacientes logran que la enfermedad no regrese luego de dejar de recibir medicación, lo que se conoce como “tratamiento finito”.

9. Si estoy en tratamiento, no puedo vacunarme contra el COVID-19 / FALSO

“Respecto de la vacunación contra el COVID-19, las personas con leucemia están incluidas entre los grupos prioritarios de acceso a las vacunas y en líneas generales tienen indicación, salvo en algunas etapas de los tratamientos que impactan en el sistema inmunológico. Por eso es importante hablar con el médico en cada caso y actuar en consecuencia”, aclaró Fernando Piotrowski.

10. No podemos hacer nada para mejorar el pronóstico del paciente / FALSO

Justamente, la campaña de este año promueve la detección de la leucemia, incrementando el conocimiento que se tiene sobre la enfermedad y sobre sus signos y síntomas, tanto en el público general como en los profesionales de la salud. El diagnóstico precoz salva vidas.

En otros países, aclaró Piotrowski, “sabemos que el 38% de los pacientes con leucemia llega al diagnóstico tras una manifestación de emergencia, mucho más elevado que en el promedio de diagnósticos de cáncer (22%). Lamentablemente, no tenemos elementos para pensar que nuestro contexto sea mejor”.

SEGUIR LEYENDO: