Las impresionantes imágenes de cómo la plaga de mosquitos ataca en el campo a los trabajadores

Estos insectos, que ahora están complicando la vida de porteños y bonaerenses, también afectan desde hace algunos días a los sectores rurales, como se puede observar en algunos videos que circularon en las redes sociales

infobae-image

La invasión de mosquitos no es un problema que afecte solamente a las grandes ciudades, como está ocurriendo ahora en Buenos Aires y sus alrededores, sino que también afecta a los trabajadores del campo, que desde hace unos días vienen sufriendo la presencia de este insecto.

No es extraño que este fenómeno ocurra en las zonas rurales, que por ser lugares al aire libre dejan más expuestas a las personas desprevenidas que pasan por allí y que, además, suelen ser objetivos fáciles para esta plaga.

Sucede que el trabajo físico que acostumbran hacer aquellos que viven en estas áreas es un factor que genera un especial interés en el mosquito, que se ve atraído por el dióxido de carbono que emite la respiración.

“Una persona que tiene mayor temperatura corporal, transpira más y jadea más, va a ser más picada que alguien con temperatura corporal más baja, o alguien que recién se bañó y tiene el cuerpo fresco”, explicó a Infobae el doctor Nicolás Schweigmann, científico de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) e investigador independiente del Conicet.


En uno de los videos que circularon por las redes sociales se puede ver a un hombre que está montando a su caballo en el campo y es perseguido por una oleada de hambrientos insectos que prácticamente le cubren toda la mano. La grabación fue hecha por uno de sus compañeros, que se ríe de esta situación.

Esto también tiene una explicación, y es que las personas más adultas suelen exhalar más de este gas que atrae a los mosquitos, por lo que es común que se vuelvan un “objetivo” mucho más deseable que alguien más joven.

En otra filmación que se viralizó en Twitter en los últimos días, se puede observar a un grupo de hombres en una región rural de Santa Fe que, de manera sarcástica, se burlan de la cantidad de estos insectos que hay en la zona.


Esta plaga está causando problemas desde comienzos de esta semana en la provincia. Llegaron, al igual que ocurrió en Buenos Aires, después de las lluvias abundantes que alcanzaron niveles de entre 80 y 150 milímetros.

“Con las altas temperaturas, precitaciones y mayor humedad, aumenta la cantidad de mosquitos. Se produce una eclosión mayor. Es como una oleada”, destacó el secretario de Ambiente Municipal de la ciudad de Santa Fe, Edgardo Seguro.

En diálogo con el diario Uno, el funcionario aclaró “que no se trata de nada extraordinario, sino que se conjugaron esos factores”, por lo que se decidió intensificar “la fumigación en espacios públicos”.

“Es importante la utilización de repelente y aclarar que la fumigación no tiene nada que ver con el combate del mosquito del dengue; el Aedes aegypti es un mosquito interno de las casas, no está en la vía publica, no es el que nos molesta. Son dos mosquitos diferentes”, agregó.

De acuerdo con los expertos, en el marco de su proceso de reproducción, estos insectos necesitan agua para su desarrollo. De ahí que estén presentes en todos los lugares donde hay agua estancada, humedad, zonas sombrías y vegetación, entre otros.

Lo que está pasando en la Ciudad de Buenos Aires y a una buena porción del Gran Buenos Aires es que tuvimos muchos días seguidos de lluvia y eso cataliza el nacimiento de nuevos mosquitos“, explicó a Infobae, el licenciado Alejandro Inti Bonomo, Director de la carrera de Gestión Ambiental en la Universidad Argentina de la Empresa (UADE).

Seguí leyendo: