Coronavirus en Argentina: ¿la llegada de una vacuna garantiza la vuelta a la normalidad?

Si bien muchos están poniendo sus esperanzas en la llegada de una vacuna, los expertos advierten que se necesitarán más medidas para vencer el coronavirus

“Incluso una vez descubierta, fabricada y distribuida, una vacuna no eliminará el virus de inmediato”, dice el profesor David Salisbury del Imperial College de Londres, ex director de inmunización del Departamento de Salud (REUTERS)
“Incluso una vez descubierta, fabricada y distribuida, una vacuna no eliminará el virus de inmediato”, dice el profesor David Salisbury del Imperial College de Londres, ex director de inmunización del Departamento de Salud (REUTERS)

El coronavirus está lejos de terminar. Evitar que se produzca una segunda ola de coronavirus, como la que está sucediendo en Europa, “es ahora el tema más relevante” en términos de estrategias sanitarias en nuestro país. Así lo planteó Fernán Quirós, ministro de Salud de la ciudad de Buenos Aires. Por su parte, el presidente Alberto Fernández, manifestó en virtud a la comparación inevitable con varios países de Europa y el rebrote que está obligando a recomponer las restricciones y a retroceder las fases de apertura: “Tengo la impresión que Argentina está en un punto donde podemos ver un horizonte de salida. La vacuna está cerca y con la vacuna vamos a poder evitar lo que está viviendo Europa: la segunda ola del coronavirus”, dijo el mandatario.

La brutal verdad es que la promesa del Presidente es demasiado ilusoria. Pero sabemos que los lugares que actuaron lo suficientemente rápido y con la fuerza suficiente para reducir la infección a niveles bajos desde el principio, y luego la mantuvieron allí, con cierto distanciamiento, pero también testeos, rastreo y cuarentena efectivos, han podido volver a un grado de normalidad. La vida es en gran parte normal en Nueva Zelanda; la respuesta de testeo y rastreo de Corea del Sur se considera ampliamente como el punto de referencia; Taiwán celebró recientemente 200 días sin un caso; Vietnam no se ha sumado a su recuento de muertos de 35 desde el 5 de septiembre, y China, fuente del virus, hasta ahora ha evitado una segunda ola.

Pero dado que el sistema de testeo y rastreo de nuestro país es tan caótico, parece que dependemos de una vacuna para salvarnos. Lamentablemente, es más complicado que eso. “Incluso una vez descubierta, fabricada y distribuida, una vacuna no eliminará el virus de inmediato”, dice el profesor David Salisbury del Imperial College de Londres, ex director de inmunización del Departamento de Salud.

“La llegada de la vacuna no significa un regreso a la normalidad. Hay que analizar cuántas vacunas se van a disponer, a qué grupos irá dirigida, cuál es la eficacia de esa o esas vacunas, la duración de la protección, si protege contra la infección o eventos mas graves, etc. Son un grupo de factores que hay que considerar, pero es seguro que disponer por ejemplo en una fecha determinada de la vacuna, no va a significar el inmediato regreso a la normalidad”, manifestó consultado por este medio Pablo Bonvehí, médico infectólogo (MN: 62.648), jefe de la Sección Infectología y Control de Infecciones del CEMIC.

Los expertos consultados por este medio advirtieron que se necesitarán más medidas para vencer el coronavirus (REUTERS)
Los expertos consultados por este medio advirtieron que se necesitarán más medidas para vencer el coronavirus (REUTERS)

Una de las vacunas más prometedoras y avanzadas en la lucha contra el COVID-19, que están desarrollando la farmacéutica estadounidense Pfizer y la compañía alemana de biotecnología BioNTech, arrojó datos positivos este lunes, según lo publicado por las compañías, que afirmaron que su vacuna contra el COVID-19 es “eficaz en un 90%”, según el primer análisis intermedio de su ensayo de Fase 3, la última etapa antes de pedir formalmente su homologación.

Esta eficacia de protección frente al virus SARS-CoV-2 se logró siete días después de la segunda dosis de vacuna y 28 días después de la primera, indicó la farmacéutica estadounidense en un comunicado conjunto con la firma alemana BioNTech. Debido al reciente comienzo de los estudios, no es posible saber cuánto tiempo dura la inmunidad.

Tal como adelantó Infobae, la vacuna está basada en la tecnología del ARN mensajero, que lleva instrucciones de ADN para que las células del cuerpo humano generen ciertas proteínas protectoras. La misma comenzó sus ensayos en Alemania a fines de abril y en EEUU a principios de mayo.

El primer estudio de Pfizer y BioNTech incluyó a 45 adultos de entre 18 y 55 años, y en él se probaron distintas dosis de la vacuna que, según las empresas, produjeron anticuerpos superiores a los de pacientes que se han recuperado de la COVID-19. En un comunicado, la jefa de investigación y desarrollo de vacunas de Pfizer, Kathrin Jansen, dijo que los datos clínicos son positivos y que los trabajos se están llevando a cabo con la máxima urgencia.

En julio, Argentina fue seleccionada para formar parte del ensayo de la vacuna en fase III. Ante la aparición del coronavirus se iniciaron conversaciones para que fuera la Argentina el país que acompañe a Estados Unidos en la prueba de la vacuna de la compañía farmacéutica. Cuando esto comenzó -a mediados de mayo- había muchos países interesados. Fernando Polack, el investigador principal a cargo del ensayo clínico, señaló que “Muchas veces, si tenés el privilegio científico de participar en la evaluación de una vacuna, se contribuye a posicionar potencialmente mejor a tu país en la fila de espera de la distribución. De otro modo hay que aguardar que -en caso de que la vacuna sea eficaz- la fabricación escale y esperar detrás de países con más fuerza comercial o estratégica”.

¿Cuáles son los pasos a seguir? El laboratorio planea solicitar a la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) una autorización de emergencia este mismo mes, luego de dos meses de recolección de información, plazo mínimo recomendado por las autoridades. Basándose en proyecciones, ambas empresas afirmaron que prevén suministrar 50 millones de dosis en el mundo en 2020 y hasta 1.300 millones en 2021.

“Estamos un importante paso más cerca para proporcionar a las personas de todo el mundo un avance muy necesario para ayudar a poner fin a esta crisis sanitaria mundial. Estamos alcanzando este hito crítico en nuestro programa de desarrollo de vacunas en un momento en el que el mundo más lo necesita”, indicó Albert Bourla, CEO de Pfizer. Sin embargo, los expertos consultados por este medio advirtieron que se necesitarán más medidas para vencer el coronavirus.

Vacunas

El ministro de Salud, Ginés González García, garantizó que las vacunas contra el coronavirus que se traerán al país habrán pasado “todas las pruebas de eficiencia y seguridad” (REUTERS)
El ministro de Salud, Ginés González García, garantizó que las vacunas contra el coronavirus que se traerán al país habrán pasado “todas las pruebas de eficiencia y seguridad” (REUTERS)

Es posible que una vacuna no sea suficiente por sí sola, pero es necesaria. Es la única forma probada de alcanzar la “inmunidad colectiva”. “La inmunidad colectiva es el resultado de la inmunidad natural y la generada a partir de la vacuna. Con la llegada de una vacuna se va a apuntar a eso, hasta el punto de reducir la transmisión la mínimo posible”, explicó el doctor Edgardo Bottaro, médico infectólogo y coordinador médico de Helios Salud.

Antes de fin de año sabremos si algunas de las 11 vacunas que se encuentran actualmente en ensayos a gran escala realmente funcionan. La firma estadounidense Pfizer y sus socios se encuentran entre los más avanzados en este sentido, en parte porque su vacuna está hecha de ARNm que codifica una proteína viral, que se produce rápidamente.

El ministro de Salud, Ginés González García, garantizó que las vacunas contra el coronavirus que se traerán al país habrán pasado “todas las pruebas de eficiencia y seguridad”, ratificó que “no será obligatoria” su aplicación y dijo que para llevar adelante proceso de vacunación masiva se evalúa utilizar el padrón electoral.

Si bien reconoció que “es muy difícil hablar de tiempos, más allá de las ganas que tenemos”, consideró que en diciembre próximo "es posible que podamos empezar a vacunar a los grupos de riesgo, en la medida que las distintas vacunas pasen con éxito la Fase 3″. En esa línea, destacó que Rusia y Pfizer adelantaron que podrán entregar dosis a la Argentina para el mes que viene. Y con respecto a la vacuna de AstraZeneca, informó que “llegaría una primera tanda en febrero, y otra en marzo”.

En cuanto al operativo de aplicación masiva, el titular de la cartera sanitaria subrayó que “ya estamos trabajando en ello, porque se trata de algo inédito por su magnitud, ya que la premisa es vacunar en el menor tiempo posible a la mayor cantidad de gente”. Sin embargo, puede ser difícil vacunar a tantos, si los efectos secundarios como la fatiga, por leve o temporal que sean, aparecen después del primer pinchazo y algunos rechazan el segundo.

En cuanto a la seguridad y efectividad de las dosis compradas por el Gobierno, dijo: “Vamos a garantizar que las vacunas que apliquemos a los argentinos hayan pasado todas las pruebas de eficiencia y seguridad, en eso hay que estar tranquilos”.

En relación a la estrategia sanitaria que traerá la vacuna, apuntó que “primero, se trata de bajar bruscamente la mortalidad, y en segundo lugar que se detenga la circulación del virus y se vaya diluyendo la epidemia y la pandemia”. De ese modo, advirtió que se necesita evitar aquí “los importantes rebrotes que están ocurriendo en Europa, y en eso la vacuna será de vital importancia”.

“Los primeras vacunas seguramente estarán dirigidas a los grupos de riesgo de complicaciones (adultos mayores por ejemplo) y personal con alta exposición como el personal de salud, de seguridad, etc. Cuando se conozcan datos de eficacia de las vacunas que se encuentran en fases avanzadas de desarrollo, sabremos mejor que es lo que previenen pero, en primer lugar, seguramente la enfermedad de COVID-19 con sus manifestaciones clínicas habituales”, indicó Bonvehí.

Drogas

Un fármaco antiinflamatorio de uso prolongado, la dexametasona, demostró ser de ayuda cuando la mayor parte del daño se debe a una inflamación descontrolada, una reacción del sistema inmunológico (REUTERS)
Un fármaco antiinflamatorio de uso prolongado, la dexametasona, demostró ser de ayuda cuando la mayor parte del daño se debe a una inflamación descontrolada, una reacción del sistema inmunológico (REUTERS)

En cualquier caso, el efecto inmediato de la vacuna debería ser que mueran menos personas, pero el virus aún circula en algún nivel. Esto podría ser más fácil de afrontar con algunos fármacos eficaces para controlar los casos esporádicos.

Los anticuerpos monoclonales son proteínas elaboradas artificialmente, similares a las que fabrica nuestro propio sistema inmunológico, pero que normalmente es demasiado tarde para salvarnos. Varios están en desarrollo, y el monoclonal fabricado por la firma estadounidense Eli Lilly se usó para tratar al presidente Trump. Los resultados han sido mixtos. Los ensayos del fármaco en pacientes hospitalizados con COVID-19 finalizaron a finales de octubre, cuando no se observaron mejoras. Todavía se está probando en casos menos graves. También se ha detenido un ensayo de caso severo de un cóctel de dos monoclonales fabricado por la empresa estadounidense Regeneron.

Hasta ahora, la recuperación ha probado en su mayoría medicamentos “reutilizados” ya aprobados para tratar otras afecciones. Como estos han pasado las pruebas de seguridad, son una forma rápida de tratar una nueva enfermedad si resulta que también funcionan para eso. Hasta ahora, Recovery ha descubierto que dos de esos aspirantes no funcionan para tratar el coronavirus: la hidroxicloroquina defendida por la Casa Blanca y una mezcla llamada lopinavir/ritonavir, al menos en casos de enfermedad grave.

Un fármaco antiinflamatorio de uso prolongado, la dexametasona, demostró ser de ayuda cuando la mayor parte del daño se debe a una inflamación descontrolada, una reacción del sistema inmunológico. Recovery también planea probar tocilizumab, un monoclonal que bloquea la inflamación. El University College de Londres está probando de manera similar los medicamentos antivirales favipiravir y lopinavir/ritonavir existentes en las primeras etapas de la enfermedad.

De la misma manera, se está analizando el uso suero sanguíneo que contiene anticuerpos contra la enfermedad de personas que se han recuperado. Paul Morgan, de la Universidad de Cardiff, tiene grandes esperanzas en los medicamentos que bloquean la sobreactivación de un sistema inmunológico llamado complemento, una característica del COVID-19 grave. Ensayos preliminares a pequeña escala de los fármacos anticomplementarios existentes en los Países Bajos han sido prometedores.

Había varios medicamentos específicos contra el coronavirus en proceso después del primer virus Sars en 2003 que bloquea partes de la maquinaria viral. Pero el Sars fue erradicado con rastreo y cuarentena; se extendió de manera más torpe que el nuevo coronavirus. Sin mercado para los medicamentos contra el coronavirus, la financiación de la investigación se detuvo a pesar de las advertencias de los científicos de que los virus seguían siendo una amenaza. Algunos investigadores están tratando de reactivar estos esfuerzos. “Necesitamos desarrollar contramedidas que puedan evitar que las personas se enfermen gravemente”, dice Amesh Adalja de la Universidad Johns Hopkins. “No creo que las cosas vuelvan completamente a la normalidad, si eso significa un nivel prepandémico”, agrega. “Habrá algún distanciamiento social que tendrá que continuar”, al menos hasta que llegue una segunda generación de vacunas que prevenga toda transmisión.

Testeos

Días atrás, Our World in Data, una página en tiempo real sobre los números de la pandemia, con base en la Universidad de Oxford, informó que Argentina dejará de formar parte de su mapa de datos porque las cifras oficiales agregadas por el Gobierno no reúnen la calidad suficiente para reflejar el alcance de las pruebas (REUTERS)
Días atrás, Our World in Data, una página en tiempo real sobre los números de la pandemia, con base en la Universidad de Oxford, informó que Argentina dejará de formar parte de su mapa de datos porque las cifras oficiales agregadas por el Gobierno no reúnen la calidad suficiente para reflejar el alcance de las pruebas (REUTERS)

También necesitamos mejores diagnósticos. Algunos países, especialmente Corea del Sur, utilizaron pruebas generalizadas al comienzo de la pandemia para contener el virus y mantener el número de casos bajo. Se necesitan números de casos bajos para rastrear y poner en cuarentena a todos los infectados, y los números de nuestro país son actualmente demasiado altos. Pero la vacunación debería reducir el número de casos hasta donde sea posible la contención. “Necesitamos convertirnos todos en Corea del Sur lo más rápido posible”, advierte Joshua Gans de la Universidad de Toronto, autor de Economics in the Age of Covid-19.

La cuarentena causa daños económicos, pero el experto insiste en que no hay comparación entre eso y las muertes. “No hay ningún punto en el que podamos mantener la economía funcionando mientras la gente se enferma en grandes cantidades”. Cuanto más rápido detengamos eso, menos costoso será, y las pruebas pueden ayudar a contener el virus y permitirnos hacer cosas como reanudar el trabajo.

“Las pruebas rápidas deberían haberse introducido hace meses”, concuerda el epidemiólogo Tim Sly de la Universidad Ryerson en Toronto. Las pruebas de PCR (reacción en cadena de la polimerasa) que utilizamos actualmente son extremadamente precisas pero lentas. Las pruebas rápidas son menos precisas pero dan resultados casi instantáneos.

Eslovaquia y las ciudades chinas, incluida Wuhan, ya han demostrado que es posible realizar tales pruebas masivas. Sin embargo, tendrá poco impacto en la propagación del virus si los que dan positivo no se aíslan.

La sensibilidad de las pruebas rápidas podría ser menor que las pruebas de laboratorio lentas que se utilizan ahora, pero las pruebas rápidas detectan a las personas que realmente están transmitiendo el virus, dice Michael Mina de la Universidad de Harvard. “Las pruebas rápidas frecuentes de antígenos pueden ayudar a detener el COVID-19 mientras esperamos las vacunas”, tuiteó la semana pasada el especialista. “Esto ayudará a la sociedad a recuperar la normalidad”.

“Con una vacuna exitosa y la continuación de algún tipo de medidas de salud pública, a medida que avanzamos en los meses de 2021, acercándonos al tercer y cuarto trimestre, veremos un enfoque considerable hacia algunos forma de normalidad”, advirtió el principal epidemiólogo de la Casa Blanca, Anthony Fauci.

Sobre este punto, la médica infectóloga Cristina Freuler, jefa del Departamento de Medicina Interna del Hospital Alemán, reveló: “Si se consigue una vacuna efectiva y de la cual haya una cantidad suficiente como para poder vacunar a la gran mayoría de la población, el coronavirus quedaría como un virus como el de la gripe y afectaría a algunas personas pero no a una totalidad. Sin embargo, las vacunas habitualmente no son 100% efectivas. Y ahí es donde entran en juego las ya conocidas medidas de prevención. Este año gracias a que todos usamos barbijos la cantidad de gripes que tuvo la gente fue mucho menor. Las primeras vacunas podrían evitar que las personas vacunadas se enfermen, pero ¿evitarán que contraigan y transmitan el virus? No lo sabemos”.

Por su parte, Bottaro advirtió: “No podemos aventurar que el distanciamiento y las medidas ya conocidas vayan a dejar de ser útiles y necesarias. No creo que haya condiciones que nos permitan asegurar que la vacuna que va a echar por tierra la necesidad de otras medidas”.

Cepas e inmunidad

La decodificación de la respuesta inmune, el período de duración de los anticuerpos y la evolución del comportamiento del virus son las llaves más anheladas en el estudio para llegar a un desarrollo que proteja a la población mundial (REUTERS)
La decodificación de la respuesta inmune, el período de duración de los anticuerpos y la evolución del comportamiento del virus son las llaves más anheladas en el estudio para llegar a un desarrollo que proteja a la población mundial (REUTERS)

Una vacuna segura y eficaz representa el arma más poderosa contra el virus, tanto a nivel individual como de población, pero no será la única. El uso de mascarillas, el lavado de manos y el distanciamiento social deberán continuar durante algún tiempo.

Al comienzo de la pandemia de coronavirus, los investigadores no entendían cómo podría desarrollarse la inmunidad natural al SARS-CoV-2. Pero eso cambió rápidamente. En cuestión de meses, los estudios habían demostrado que las personas infectadas pueden producir anticuerpos que neutralizan el virus, así como células T que pueden reconocer y matar las células infectadas con el virus.

Investigaciones posteriores han revelado que incluso las personas que no han sido infectadas con el virus pueden tener anticuerpos 3 y células T 2 que reconocen el SARS-CoV-2. Esto podría ser el resultado de que los individuos hayan sido previamente infectados con otros coronavirus como los que causan el resfriado común. Sin embargo, aún no se sabe si estas respuestas preexistentes brindan alguna protección contra la infección por SARS-CoV-2.

La presencia de estos anticuerpos y las respuestas de las células T fue una noticia prometedora para el desarrollo de vacunas: si la infección natural puede provocar este tipo de respuestas, entonces la vacunación podría provocar respuestas protectoras similares o más potentes.

A medida que el esfuerzo por desarrollar vacunas se acelera, será necesario responder preguntas clave para garantizar que sean seguras y efectivas.

“Al día de hoy, el virus no esta mutando a una velocidad que hace que las vacunas puedan -en un futuro- dejar de servir, pero todavía no tenemos certezas”, remarcó Bottaro (REUTERS)
“Al día de hoy, el virus no esta mutando a una velocidad que hace que las vacunas puedan -en un futuro- dejar de servir, pero todavía no tenemos certezas”, remarcó Bottaro (REUTERS)

En el lado positivo, el virus no parece estar mutando rápidamente, a diferencia de, por ejemplo, el virus de la influenza. Esto significa que el SARS-CoV-2 probablemente no mutará rápidamente para evadir una respuesta inducida por la vacuna. Al mismo tiempo, todavía no se sabe si la inmunidad inducida por la vacuna será de corta o larga duración, ni qué tan efectiva será una vacuna en las personas mayores, cuyos sistemas inmunológicos a menudo responden menos a la vacunación. Si la inmunidad es de corta duración, las poblaciones vacunadas necesitarán refuerzos regulares.

“Al día de hoy, el virus no esta mutando a una velocidad que hace que las vacunas puedan -en un futuro- dejar de servir, pero todavía no tenemos certezas”, remarcó Bottaro.

También llevará tiempo resolver una gran cantidad de cuestiones logísticas y de la cadena de suministro. La administración de vacunas requiere equipos como viales y agujas. En algunos países, es posible que sea necesario conservar las existencias en cámaras frigoríficas y, en muchos lugares, será necesario contratar y capacitar a más trabajadores de la salud. Luego está la cuestión de qué países –y qué grupos dentro de los países– deberían tener acceso prioritario. Varias organizaciones están trabajando para resolver estas cuestiones.

Los expertos en enfermedades no creen que el nuevo coronavirus sea único, o que pasará mucho tiempo antes de que veamos otra pandemia. "Mientras tanto, lo que estamos aprendiendo mientras luchamos contra el COVID-19, -agrega Adalja de Johns Hopkins- podría hacernos mucho más resistentes a la próxima amenaza de pandemia que enfrentamos”.

Una pandemia de gripe es una amenaza constante y otros virus en animales salvajes preocupan a los investigadores. “Se tratará de una pelea para la que estaremos mucho más preparados si no olvidamos las lecciones que estamos aprendiendo ahora. Porque al fin y al cabo, los humanos somos muy adaptables y la normalidad es un festín movible”, concluyeron.

SEGUÍ LEYENDO:

Pfizer anunció que su vacuna previene el covid-19 en más del 90% de los casos

Cuáles son las vacunas contra el COVID-19 que llegarán a la Argentina

Cómo funciona la vacuna Pfizer que ya se probó en la Argentina


MAS NOTICIAS

Te Recomendamos