Niños y COVID-19: para un número raro, una respuesta severa

Es inusual que un virus sea menos grave en los niños que en los adultos. Pero cuando se trata de COVID-19, los niños representan solo un pequeño porcentaje de los casos graves. Comprender por qué parecen estar mejor protegidos que los adultos podría proporcionar pistas importantes sobre cómo se propaga el nuevo coronavirus, quién está en mayor riesgo y cómo tratarlo

Comprender por qué los niños parecen estar mejor protegidos de los casos graves que los adultos podría proporcionar pistas importantes sobre cómo se propaga el nuevo coronavirus, quién está en mayor riesgo y cómo tratarlo (Foto: Pexels)
Comprender por qué los niños parecen estar mejor protegidos de los casos graves que los adultos podría proporcionar pistas importantes sobre cómo se propaga el nuevo coronavirus, quién está en mayor riesgo y cómo tratarlo (Foto: Pexels)

Es inusual que un virus sea menos grave en los niños que en los adultos. Pero cuando se trata de COVID-19, los niños representan solo un pequeño porcentaje de los casos graves y los investigadores están trabajando para comprender por qué.

En un artículo publicado recientemente en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), la doctora Naftali Kaminski, profesora de Medicina Interna del gigante farmacéutico Boehringer-Ingelheim y jefa de Medicina Pulmonar, Cuidados Críticos y del Sueño, y sus colegas compartieron hallazgos relacionados con inmunidad al virus. Detallaron cómo factores como las alergias, el asma, el resfriado común y las vacunas existentes pueden tener un efecto protector.

Mientras tanto, Carrie Lucas, profesora asistente de inmunobiología en la Universidad de Yale, está examinando muestras de sangre del pequeño porcentaje de niños que desarrollan la rara condición conocida como síndrome multisistémico inflamatorio pediátrico o MIS-C, en respuesta al COVID-19. Su laboratorio está analizando muestras de sangre en busca de pistas genéticas y moleculares para descubrir por qué un determinado subconjunto de niños está en mayor riesgo.

Los hallazgos recién publicados en la revista Science Translational Medicine dirigida por Kevan Herold , profesor de Inmunología y Medicina Interna de CNH en Yale, revelaron que los niños diagnosticados con COVID-19 expresan niveles más altos de dos moléculas específicas del sistema inmunológico, un factor que podría estar liderando a mejores resultados de salud.

Comprender por qué los niños parecen estar mejor protegidos de los casos graves que los adultos podría proporcionar pistas importantes sobre cómo se propaga el nuevo coronavirus, quién está en mayor riesgo y cómo tratarlo. “Esto es diferente de otros virus que afectan más a los niños”, dijo Kaminski. “Es un acertijo interesante y podría tener implicaciones para la terapéutica”.

Los estudios han encontrado que los niños sintomáticos con COVID-19 pueden tener altas cargas virales en la nariz pero, debido a que tienen niveles más bajos de ACE2, sus pulmones tienen menos probabilidades de infectarse. En otras palabras, aún pueden transmitir el virus fácilmente, pero es menos probable que desarrollen síntomas graves (REUTERS)
Los estudios han encontrado que los niños sintomáticos con COVID-19 pueden tener altas cargas virales en la nariz pero, debido a que tienen niveles más bajos de ACE2, sus pulmones tienen menos probabilidades de infectarse. En otras palabras, aún pueden transmitir el virus fácilmente, pero es menos probable que desarrollen síntomas graves (REUTERS)

“El coronavirus necesita para afectar a las células -sobre todo a nivel respiratorio- de un receptor (lugar de anclaje del virus a la célula) que en los niños tiene menos expresión, este es uno de los fundamentos por los cuales se cree que los más chicos tienen menos posibilidades de hacer cuadros graves. Fue advertido desde el inicio de la pandemia en Wuhan donde se vio que el impacto en la población pediátrica era muchísimo menor”, sostuvo en diálogo con Infobae Elizabeth Patricia Bogdanowicz, médica infectóloga pediatra, miembro del Comité de Infectología Pediátrica de la Sociedad Argentina de Pediatría.

En el artículo de PNAS, los investigadores señalan la posibilidad de que las alergias y el asma en los niños tengan un efecto protector. Cuando el cuerpo responde a un desencadenante de alergia o asma, el sistema inmunológico libera células Th2, que a su vez aumentan un tipo de célula llamada eosinófilo en la sangre y los tejidos. Se ha demostrado que esta inflamación alérgica reduce drásticamente los niveles de un receptor clave de la molécula COVID-19, conocida como ACE2. Agregaron que un estudio de 85 adultos mayores que murieron de COVID-19 en China mostró que tenían niveles muy bajos de eosinófilos en sangre.

“Inicialmente, existía una preocupación por el impacto del COVID-19 en los niños con asma”, sostuvo Kaminski. Alrededor del 7,5% de los niños estadounidenses menores de 18 años, o 5,5 millones de niños, tienen asma, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. “Pero, de hecho, parece que en comparación con otras enfermedades pulmonares crónicas, las personas con asma se infectan menos y, cuando están infectadas, el asma no es un factor de riesgo”. En cambio, los factores de riesgo que se sabe que provocan peores resultados de COVID-19 incluyen la edad, la obesidad, la hipertensión y las enfermedades cardíacas.

La mayor exposición de los niños al resfriado común también puede ofrecer protección. Los coronavirus son una gran familia de virus llamados así por su forma de corona bajo un microscopio, de los cuales el resfriado común es uno. El SARS-CoV-2, que causa COVID-19, es otro.

Se cree que la exposición a los resfriados puede causar interferencia viral, cuando un virus interfiere con la replicación de un segundo virus. La exposición a resfriados comunes y enfermedades más graves como el crup, más común en los niños, están asociadas con una expresión disminuida del receptor ACE2 COVID-19. Los estudios han encontrado que los niños sintomáticos con COVID-19 pueden tener altas cargas virales en la nariz pero, debido a que tienen niveles más bajos de ACE2, sus pulmones tienen menos probabilidades de infectarse. En otras palabras, aún pueden transmitir el virus fácilmente, pero es menos probable que desarrollen síntomas graves.

Kaminski agregó que incluso hay evidencia de que las vacunas pueden brindar protección. Un estudio del personal del Departamento de Defensa de los Estados Unidos encontró que la vacuna contra la gripe estacional 2017-2018 produjo una cantidad “estadísticamente significativa” de personas que dieron positivo en las pruebas de coronavirus relacionados con el resfriado común. Si las futuras vacunas contra la influenza están diseñadas para aumentar los coronavirus comunes, dijo, este fenómeno en realidad podría brindar cierta protección al SARS-CoV-2 a través de la “inmunidad de reacción cruzada”.

Para un número raro de niños, una respuesta severa

Esta semana, un niño de 12 años fue trasladado del Hospital Arnau de Vilanova, de Lleida, al de Vall d’Hebron de Barcelona en estado grave, a causa de la COVID-19 (REUTERS)
Esta semana, un niño de 12 años fue trasladado del Hospital Arnau de Vilanova, de Lleida, al de Vall d’Hebron de Barcelona en estado grave, a causa de la COVID-19 (REUTERS)

Por supuesto, no todos los niños están protegidos de los peores efectos del COVID-19. Esta semana, un niño de 12 años fue trasladado del Hospital Arnau de Vilanova, de Lleida, al de Vall d’Hebron de Barcelona en estado grave, a causa de la COVID-19. Fuentes del hospital confirmaron este martes a EFE que el menor, que no tenía patologías previas a la enfermedad, permanece ingresado grave en este centro.

Sin embargo, este no sería el primer caso de un menor enfermo por coronavirus que ha debido ser trasladado a Barcelona al empeorar su estado de salud, desde el inicio de la pandemia en marzo pasado. La semana pasada, otra menor de 11 años con coronavirus fue trasladada de Palma de Mallorca al Hospitall Vall d’Hebron, donde ingresó en estado crítico. La niña llevaba varios días ingresada en el Hospital de Son Espases después de haber dado positivo por coronavirus y fue trasladada por la Unidad Médica de Aeroevacuación (UMAER), del Ejército del Aire, tras experimentar complicaciones por una infección en el miocardio.

“El número de episodios graves de COVID-19 en niños y adolescentes es bajísimo: dos por cada 100.000 casos”, explicaron el secretario de Salud Pública, José Maria Argimon, y el coordinador de la Unidad de Seguimiento del Coronavirus, Jacobo Mendioroz, en Cataluña. Los profesionales de la salud buscaron llevar tranquilidad a las familias, al tiempo que instaron a los padres a mantener las medidas sanitarias de protección y el distanciamiento social para tratar de evitar más contagios y no tener que llegar a este tipo de situaciones.

“El COVID-19 tiene algunas características en la población pediátrica y estas van desde cuadros de resfrío común y erupciones en la piel hasta cuadros gastrointestinales. Hoy hay alrededor de 20 y 25 chicos de segunda infancia en el país que desarrollaron una respuesta inmunológica exagerada y esto da lugar a lo que se llama el síndrome inflamatorio multisistémico. Estos chicos sí necesitan tratamientos más complejos y en algunos casos sostén en unidades de terapia intensiva. Sin embargo, la gran mayoría hacen cuadros leves de la enfermedad, aun niños con enfermedades oncológicas”, indicó Bogdanowicz. Por otro lado, aseguró que son más frecuentes las complicaciones en otros cuadros, como por ejemplo en el sarampión, la gripe y el virus sincitial respiratorio, que producen "consecuencias mucho más serias de las que genera este coronavirus”.

Si bien los niños parecen estar protegidos en gran medida de los efectos inmediatos del COVID-19, todavía existen preocupaciones a largo plazo (REUTERS)
Si bien los niños parecen estar protegidos en gran medida de los efectos inmediatos del COVID-19, todavía existen preocupaciones a largo plazo (REUTERS)

Por su parte, Lucas y su equipo de investigadores de enfermedades inmunológicas pediátricas en Yale están analizando los raros casos de niños que han sido seriamente afectados por el virus. Específicamente, observaron a niños que estaban asintomáticos durante la infección por SARS-CoV-2, pero semanas después desarrollaron fiebre alta, vómitos, dolor abdominal y, a veces, shock, una afección conocida como MIS-C.

El laboratorio de Lucas, que ha inscrito a 16 pacientes pediátricos MIS-C, está analizando las células inmunes en su sangre a nivel de una sola célula, así como miles de proteínas sanguíneas, para comprender qué está sucediendo. “Principalmente, en este momento, nuestros datos muestran lo que no es el síndrome”, dijo. “Por ejemplo, no hemos encontrado ningún signo de una infección viral o bacteriana activa durante la MIS-C aguda”.

También están recolectando muestras de saliva de los padres para compararlas con las de los niños, lo que podría revelar información sobre variantes genéticas. “Estamos buscando la aguja en el pajar que podría estar causando esta rara manifestación”, advirtió. “Hasta ahora, no hay evidencia de que esto sea algo que sea hereditario. No conozco ningún caso en el que dos niños de una familia hayan desarrollado MIS-C”.

Lo que sí saben, dijo, es que los marcadores inflamatorios son altos y la mayoría de los pacientes responden bien a las terapias inmunosupresoras como los esteroides. En las próximas semanas se publicarán hallazgos adicionales en MedRxiv, un servidor de preimpresión fundado por científicos de Yale que publica estudios antes de que hayan sido revisados por pares.

Si bien los niños parecen estar protegidos en gran medida de los efectos inmediatos del COVID-19, todavía existen preocupaciones a largo plazo, advierten Kaminski y los autores. La pandemia y el distanciamiento social, señalan, afectan la maduración del sistema inmunológico, la salud psicológica, la educación y la obesidad infantil. “Sabemos que la salud de los niños se ve fuertemente afectada por las recesiones socioeconómicas”, dijo Kaminski, “y este posible resultado adverso no debe pasarse por alto”.

SEGUÍ LEYENDO:

Niños y COVID-19: las efectos de una respuesta inmune acelerada en los más chicos

En la Argentina, la cantidad de casos registrados de COVID-19 en niños es mayor que en otros países

Según un estudio, la mayoría de los niños con COVID-19 cursan la enfermedad sin síntomas clásicos

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos