La prevención es imprescindible para evitar el envejecimiento precoz de los dientes (Getty)
La prevención es imprescindible para evitar el envejecimiento precoz de los dientes (Getty)

El estilo de vida actual puede causar el desgaste precoz de los dientes. Hábitos del día a día como consumir comida industrializada (chocolate, azúcar, carbohidratos) o ingerir bebidas energéticas, alcohol y café, el uso de medicamentos para la ansiedad que causan alteración del flujo salival y xerostomía, y el bruxismo son parte de la rutina de la mayoría de las personas que hoy habitan en un mundo moderno plagado de nervios y estrés.

Incluso prácticas saludables para el cuerpo en general pueden causar un gran impacto en la salud bucal, como los nuevos hábitos alimentarios que indican comer cada tres horas y tomar agua con limón, el consumo de alimentos saludables ácidos -yogurt, tomate, limón y vinagre, por ejemplo-, el bruxismo provocado durante ejercicios físicos específicos, y el consumo de bebidas isotónicas y suplementos.

"Todos los desafíos de la vida moderna causan un impacto en la salud bucal. Y nosotros antes no lo sabíamos. Hay pacientes de 35 años que tienen una boca de 55 años por estas cuestiones", explicó la odontóloga brasileña Patricia Bella Costa durante una conferencia en el Alvear Icon de Puerto Madero, en el marco del Mes de la Salud Bucal y el anuncio del desembarco en febrero del 2019 de la marca suiza elmex, especializada en la prevención del envejecimiento precoz de los dientes, en la Argentina.

El desgaste precoz de los dientes ocurre cada vez más temprano debido a los hábitos modernos de la población y la combinación de una serie de factores presentes en nuestro estilo de vida moderno que impactan en el esmalte del diente. Es que una rutina intensa lleva a las personas a aumentar el consumo de bebidas energéticas; el estrés hace que se aprieten los dientes desencadenando bruxismo; el reflujo y un cepillado rápido y con fuerza genera erosión, además de reducir el flujo salival, que es un aliado natural del esmalte del diente.

También hay momentos de indulgencia de la vida moderna que motivan el consumo de comidas industrializadas ricas en azúcar, carbohidratos y condimentos, bebidas alcohólicas y otros "placeres diarios" como chocolate y café. Además, la búsqueda de una vida más sana contribuye al equilibrio y el bienestar corporal, pero muchos alimentos que son saludables para el organismo eliminan el esmalte de los dientes, como el agua con limón, el té verde y las bebidas detox, tan populares hoy en día.

Adrián Cormillot, médico clínico con orientación en enfermedades crónicas relacionadas al estilo de vida, aseguró en este sentido que "uno siempre está a las corridas y eso afecta muchísimo la alimentación de todas las personas. El tema de estar ansioso y estresado sube el nivel de cortisol. El estrés hace que comamos mal a la noche cuando llegamos. Las personas con peso normal también quieren mejorar su salud, pero el estrés y el cansancio físico muchas veces no lo permiten. Y muchas veces esto también incide en la salud bucal".

La prevención como escalafón fundamental

"Reducir el estrés es muy difícil, seamos sinceros", reconoció Michael Schneider, bioquímico y Scientific Project Manager en Colgate-Palmolive, durante un recorrido que realizó Infobae por el laboratorio de la firma ubicado en la comuna de Therwil, del cantón de Basilea-Campiña, en Suiza. "Es algo que es parte de nosotros, pero en muchos tipos de terapia no se trata de eliminar sino de usarlo como una herramienta. Los psicólogos te tratan de esa manera, mientras que un dentista te da una placa para que uses cuando te vas a dormir, en el caso de que ese estrés se traduzca como bruxismo, y esto implica sólo tratar los síntomas, y en definitiva uno quiere hacer más que eso".

El mejor escudo protector para tener dientes sanos hasta la adultez es establecer buenos hábitos de higiene bucal desde una edad temprana, es decir, la prevención. Sin embargo, y a pesar de las campañas educativas a nivel nacional de los últimos años sobre la importancia del cuidado de la salud bucal, Argentina todavía está muy atrasada en este respecto.

Un estudio de mercado realizado por Colgate con datos consolidados del 2017 ubica a la Argentina en el octavo puesto en consumo de crema dental por persona en Latinoamérica, por lo que se encuentra entre las naciones latinoamericanas que menos productos consumen para la higiene dental diaria.

Se desprende de este informe que los argentinos utilizan en promedio anualmente 231 gramos de crema dental por persona, por debajo del consumo de Paraguay, con 262 gramos. Los países que lideran el ranking de higiene bucal son Costa Rica con 466 gramos, en segundo Brasil con 456 gramos y Chile en tercero, con 392 gramos.

Esto es especialmente preocupante si se tiene en cuenta que la caries dental continúa siendo un problema que afecta de manera considerable a la población infantil. Las enfermedades bucales constituyen uno de los problemas de salud pública que se presentan con mayor frecuencia en toda la población. Según datos epidemiológicos del año 2013, el CPOD (promedio de dientes permanentes cariados, perdidos y obturados) a los 12 años fue de 5,11, registrado en una población de 7.698 niños.

Por otro lado, el reporte anual 2014 del Programa Nacional de Salud Escolar (PROSANE) reveló que "los problemas de salud detectados en los niños y adolescentes se presentaron con distinta frecuencia. Los más prevalentes fueron los odontológicos. Más de la mitad de los niños evaluados presentaron patología de las piezas dentarias (caries, dientes obturados, extraídos y perdidos), tanto de las piezas dentarias temporales como permanentes. Este problema afecta a más de la mitad de la población y es la patología más frecuente en los niños en edad escolar".

"La caries se forma mucho antes de la cavidad. Y los pacientes no se dan cuenta, y aquí cuenta la prevención. Cuando aparece la cavidad ya es tarde, hay que rellenar. 2,4 mil millones de personas en el mundo tienen caries, es un verdadero problema", afirmó en diálogo con Infobae el profesor Adrian Lussi de la Universidad Bern, químico y médico odontólogo.

Es por eso que siempre es mejor prevenir que curar, más si se trata de higiene bucal. "No sólo es cuestión de tratamiento, sino que la prevención es fundamental. Con la longevidad vamos a vivir muchos años y tenemos que mantener nuestros dientes sanos en el tiempo. Entonces es un gran dilema", aseguró Bella Costa.

El mejor escudo protector para tener dientes sanos hasta la adultez es establecer buenos hábitos de higiene bucal (Getty)
El mejor escudo protector para tener dientes sanos hasta la adultez es establecer buenos hábitos de higiene bucal (Getty)

"La odontología trata síntomas, entonces usamos cremas dentales para el tratamiento, para las caries, enfermedades que están instaladas", prosiguió. "Pero nadie nos enseña a prevenir. A manejarnos bien para que nuestros dientes se fortalezcan antes de sufrir impactos. Por eso necesitamos productos que nos ayuden a fortalecer los dientes para no sufrir estos impactos".

En ese sentido, el fluoruro de amina que se encuentra en ciertos dentífricos es una herramienta más que valiosa. "En los '50 se sabía que el fluoruro era anti caries y diferentes marcas lo incorporaron en sus dentífricos. Sin embargo, la firma suiza GABA, con la colaboración de científicos del Instituto Odontológico de la Universidad de Zúrich, con base en Basilea, fue precursora en el descubrimiento y uso del fluoruro de amina (Olaflur), que contiene una estructura molecular única que combate las caries", explicó Schneider sobre el ingrediente activo único que utiliza elmex.

El fluoruro de amina ayuda a tener dientes sanos, protegidos y fuertes. "La fluoración como iniciativa de salud pública, aliada a la industria de cuidados orales, ha venido a combatir las enfermedades odontológicas bacterianas y placas, pero ahora estamos en otra etapa: el fluoruro de amina vino a 'proteger' contra esos nuevos impactos que la vida moderna trae a la salud de los dientes y a la que todos están expuestos. Esto es de extrema importancia cuando hablamos de los aumentos considerables de expectativa de vida de nuestra población y de calidad de vida en el futuro. Recordando que siempre es tiempo de prevenir los desgastes que aún están por venir y tener dientes más saludables", describió Bella Costa.

La importancia de la colaboración entre distintos campos de la medicina

La higiene de los dientes suele relacionarse con la prevención de caries y la estética bucal en general. Pero va más allá aún, ya que en la boca pueden verse algunas lesiones que pueden alertar sobre carencias vitamínicas, falta de minerales o estados nutricionales deficitarios que detectados a tiempos ayudarán a mantener una buena salud a nivel general, y no únicamente bucal.

La caries dental continúa siendo un problema que afecta de manera considerable a la población infantil (Getty)
La caries dental continúa siendo un problema que afecta de manera considerable a la población infantil (Getty)

Por eso es importante una colaboración entre profesionales de las diversas ramas de la ciencia médica. "Todavía se considera al dentista como alguien que está afuera del campo médico. Tiene sus propias facultades, sus propios departamentos dentro de las instituciones. Pero hay un movimiento para integrarlo", observó. "El dentista es el primero en muchos casos en identificar varios problemas subyacentes: con el bruxismo se detecta ansiedad, estrés, o si ve mucha erosión puede ser por bulimia. En este caso, el dentista es en general el primero en darse cuenta, si uno lo consulta unas dos o tres veces por año, porque nota los cambios en los dientes que se dan por distintas causas".

"Los médicos y los dentistas deberían trabajar en conjunto. Pero no ocurre, en especial entre las generaciones más grandes de profesionales, que no tuvieron una educación respecto a la colaboración entre áreas. Creo que hoy hay más conciencia al respecto. Putting the mouth back into the body (poniendo a la boca de vuelta en el cuerpo) es un movimiento que está creciendo cada vez más. La boca es tratada como si no tuviera nada que ver con la salud, pero cada vez más profesionales se dan cuenta de lo fundamental que es la colaboración entre campos médicos", concluyó Schneider.

SEGUÍ LEYENDO