De acuerdo a las últimas cifras reportadas por la Dirección Nacional de Sida y ETS del Ministerio de Salud de la Nación, en nuestro país, unas 120.000 personas viven con VIH. Unas 36.000 personas, el 30% de esa población, desconoce su situación respecto al virus. Cabe destacar que desde hace más de 15 años, el VIH con el tratamiento adecuado, se puede tratar eficazmente y convertirse en una infección crónica. Por este motivo, los diferentes agentes de salud, del ámbito público y privado, preconizan la importancia de realizarse los estudios correspondientes para descartar la infección o iniciar su tratamiento.

En la actualidad existen distintas instituciones públicas, privadas, como los centros de Helios Salud y otras organizaciones no gubernamentales que realizan el test de VIH de forma rápida, confidencial y gratuita.

Test rápido: sensibilidad e interpretación de los resultados

Las pruebas rápidas, con una pequeña muestra de una gota de sangre, luego de unos minutos puede obtenerse una respuesta que ayude a despejar las dudas. "Ya hay bastante experiencia en el mundo con el empleo de los test rápidos que han demostrado tener muy buena especificidad y sensibilidad. No obstante, todos los resultados positivos deben ser confirmados y chequeados en el laboratorio a través de una técnica patrón que puede ser una prueba ELISA o la medición de la carga viral de HIV en el paciente", indicó a Infobae el doctor Edgardo Sturba, Bioquímico-Microbiologo, supervisor de la Unidad de Biología Molecular en Microbiología en STAMBOULIAN Laboratorio.

Los test rápidos son confidenciales, voluntarios y gratuitos (iStock)
Los test rápidos son confidenciales, voluntarios y gratuitos (iStock)

Esta última prueba, de acuerdo al experto, en un inicio fue creada para el seguimiento de los pacientes HIV positivo, pero hoy se lo utiliza también para diagnóstico. Consiste en la medición de la cantidad del genoma del virus en el plasma del paciente. Para esto, "se le toma una muestra de sangre, se separa el plasma y se mide la carga viral a través de técnicas moleculares", detalló. Según el experto, el promedio de demora de los resultados de este estudio es de dos a tres días, dependiendo del laboratorio que los realice.

Para los pacientes que ya fueron diagnosticados, este estudio se repite cada tres o cuatro meses para seguir la evolución del tratamiento.

Interpretar la carga viral

"En un principio, cuando no había suficiente conocimiento, se creía que los pacientes podían tener las cargas virales más altas o más bajas. Hoy se sabe que los resultados de carga viral detectable, sobre todo arriba de 5000 copias, son totalmente específicos y confirman la infección por el virus de HIV", indicó Sturba.

Una vez confirmada la situación serológica, el paciente puede iniciar su tratamiento y llegar a una instancia hito que es el de la "carga viral de menos de 20". "Ese es el origen de la técnica y el motivo inicial que es controlar el tratamiento, hacer el seguimiento del paciente que está tratado. Cuando se dice que el resultado es menor a 30, 20 o 15 -según la metodología- se trata del límite de detección que tiene el método. Por debajo de 15 uno no puede medir la cantidad de virus en el paciente y por eso se considera, hoy por hoy, que en esa situación no tiene viremia", expresó el experto.

En nuestro país, unas 120.000 personas viven con VIH
En nuestro país, unas 120.000 personas viven con VIH

Saber para tratar y prevenir

En la década de 1980, San Francisco fue una de las ciudades donde se concentraba el mayor número de casos de personas con VIH. En la actualidad, las autoridades sanitarias de esta localidad de los Estados Unidos, lanzaron un programa que se propone la meta de la erradicación del virus en la comunidad. Para ello, se busca que la mayor cantidad de personas acceda al test del HIV y se lo haga para que, de estar infectado reciba precozmente la medicación para que todos los pacientes puedan tener una carga viral y, según afirman los especialistas, no transmitir el virus. En concordancia, Sturba indicó que "por lo que demuestran los estudios realizados, cuando la carga viral es menor a 20 la probabilidad de pasar la infección a terceros es bajísima o nula. En el caso inverso, cuando más alta sea la carga viral, mayor es la probabilidad de transmitir el virus".

Es por este motivo que resulta tan importante que todos los pacientes conozcan su situación serológica y reciban tratamiento para que su carga viral sea indetectable.

Carga viral en otras infecciones

Este estudio no es exclusivo del VIH. Infecciones como la hepatitis B y C, entre otras situaciones especiales, pueden requerir el estudio de carga viral para el seguimiento del paciente.

En relación a la hepatitis C recientemente hubo un cambio muy importante gracias a la incorporación de nuevos tratamientos que, de acuerdo al microbiólogo "han revolucionado la biología del virus y cómo evoluciona la viremia de los pacientes. Las viremias, que en un inicio son muy altas, con los tratamientos tradicionales con interferón muy lentamente. Hoy, gracias a los nuevos antivirales de acción directa, que es un gran grupo de drogas, se elimina el virus rápidamente, de modo similar al caso de los tratamientos del HIV".

LEA MÁS