Alberto Fernández calentó la previa del discurso de Cristina Kirchner frente a la primera plana del peronismo en la CGT

El primer mandatario aprovechó la convocatoria en la central sindical por el homenaje a Perón para responderle a la Vicepresidenta con inusitada contundencia inédita. Aumentó la expectativa por el discurso de mañana de la líder de Unidad Ciudadana en Ensenada

Alberto Fernández le envió varios mensajes a Cristina Kirchner (Nicolas Stulberg)
Alberto Fernández le envió varios mensajes a Cristina Kirchner (Nicolas Stulberg)

En algunos despachos de la Casa Rosada y edificios afines se rumoreó, esta semana, que el discurso de Alberto Fernández esta tarde sería “duro”, pero había algunas dudas. En general, el Presidente decide sobre la hora e imprime cambios de rumbo a sus acciones de acuerdo a variables que sólo él conoce. Esta vez, a pesar de los cuestionamientos por el cimbronazo financiero y de las presiones del kirchnerismo en los últimos días, no defraudó a los propios a la hora de brindar definiciones en la interna, aunque insistió sobre la necesidad de unidad en el Frente de Todos.

Envalentonado por la voluminosa convocatoria que hubo en el salón Felipe Vallese de la CGT y que contrastó con la baja expectativa en los días previos, el Presidente se despachó con un mensaje cargado y muy directo en respuesta a Cristina Kirchner, que le había pedido “usar la lapicera”; lanzó datos económicos para defender su gestión; y hasta esbozó una comparación entre su persona y Juan Domingo Perón. El contenido encendido de sus palabras aumentó las expectativas en torno al acto que encabezará mañana la vicepresidenta en Ensenada -también- por el 48 aniversario de la muerte del General, donde se espera una nueva lluvia de críticas.

El acto se inició pasadas las 18.15, más de una hora tarde de lo previsto, como acostumbra el Presidente. Tuvo lugar en un salón musicalizado desde afuera por los estruendos de los bombos que golpeaban los escasos 200 militantes de la UOCRA, el Partido del Trabajo y la Equidad (Parte) y el gremio de Alimentación, que se habían concentrado en la esquina de Azopardo y Estados Unidos, a pesar de la lluvia, para sumar algo de marco litúrgico al acto que se realizó, puertas adentro, con unos 350 dirigentes.

Martín Guzmán, el principal apuntado por el kirchnerismo, estuvo en segunda fila con el resto de los ministros
Martín Guzmán, el principal apuntado por el kirchnerismo, estuvo en segunda fila con el resto de los ministros

En la previa, Alberto Fernández reunió durante menos de media hora, en un salón aparte, a 50 de ellos, los más importantes, afines y disidentes. Entre ellos, ministros, gobernadores, intendentes, líderes sindicales y de movimientos sociales. Aunque sin Sergio Massa, el presidente de la Cámara de Diputados, tercer miembro fundador del Frente de Todos, que viene presionando, junto a Cristina Kirchner, para hacerse cargo del área económica del Gobierno. En su entorno dijeron que tenía una actividad en Malvinas Argentinas, que había comenzado al mediodía.

El mensaje que les dio a la dirigencia, según pudo reconstruir Infobae, fue de agradecimiento, y no tuvo contenido político de peso. “Eramos muchos, no había espacio para la rosca”, justificó uno de ellos. El discurso que brindó el primer mandatario después fue más contundente, y sorprendió a varios que esperaban otro pedido de unidad. Tras cantar la marcha peronismo en conjunto, el Presidente se tomó varios minutos para realizar, en tono calmo, un raconto histórico sobre el recorrido político de Perón frente al único micrófono del escritorio que compartió sobre el escenario con Daer y Acuña. Después de unos minutos, tomó impulso y elevó la modulación, al referirse a la época “hervíbora” del General.

“(... en el 73) había que terminar con las divisiones. (Perón)‹ habló con radicales, y se abrazo con (Ricardo) Balbín. Era un mensaje claro de unidad (...) Nos dijo: `Bajen las armas’. Y convocó al pueblo para eso. Le pedían que no actúe de esa forma, le pedían confrontar. Y él les dijo que no, que había que persuadir. Y me quedo con esa frase, porque la política no es otra cosa que persuadir al otro”, dijo, con esforzado vigor en la voz, y recibió el primer aplauso de la noche.

Después se abocó al punto central de la alocución: la respuesta a Cristina Kirchner: “El poder no pasa por ver quién tiene la lapicera, sino quién tiene la posibilidad de convencer al otro de llevar a cabo una tarea. Perón nunca necesitó una lapicera. Tenemos que recordar esas enseñanzas, porque los valores de los que nos hablaba Perón son los que tenemos nosotros, más allá de las diferencias coyunturales. Lo mismo que dije el 10 de diciembre de 2019, primero los últimos, primero la gente, lo podría haber dicho Perón”, comparó.

Más adelante, volvió a la carga en la misma línea contestataria, al contrastar su estilo y el de la vicepresidenta. “No doy grandes actos, ni grandes discursos. Pero la Argentina creció más del 10 por ciento; generamos más de un millón doscientos mil empleos formales...”, dijo, y siguió con una lista detalladas de logros de gestión, en especial de índole económica.

El ministro kirchnerista por excelencia, Eduardo "Wado" De Pedro, presenció de cerca la beligerante respuesta del Presidente a su jefa política
El ministro kirchnerista por excelencia, Eduardo "Wado" De Pedro, presenció de cerca la beligerante respuesta del Presidente a su jefa política

Al finalizar el acto, muchos dirigentes se preguntaban cuál será la respuesta de Cristina Kirchner a la confrontación -quizá- más tajante del Presidente ante la primera plana de la conducción del peronismo. “Ella tiene la característica de sorprender, y de ir por lugares que no se esperan”, evitaba aventurar opciones, anoche, un ministro cercano al Presidente, con cierta inquietud.

La convocatoria de esta tarde fue la más amplia que tuvo un acto encabezado por Alberto Fernández desde diciembre de 2021. Si bien sus últimas presentaciones se caracterizaron por la escasa intervención de gobernadores, intendentes y sindicalistas, esta vez, el panorama mejoró. Aunque varios dirigentes de importancia cercanos al primer mandatario lo atribuyeron, mientras dejaban raudos el edificio, a la fecha y el lugar.

El acto se llevó a cabo en paz, si bien en la previa habían circulado, en las bocas de varios dirigentes, pronósticos desalentadores, basados en los serios ruidos que aparecieron entre la CGT y la Presidencia durante los últimos días. A pesar de que Alberto Fernández es el presidente del PJ, una parte de los líderes sindicales resistía, aunque por lo bajo, que les “copara” el acto. Aunque algunas versiones, provenientes del Gobierno, buscaban suavizar los inconvenientes, e indicaban que los cortocircuitos se iniciaron únicamente porque Héctor Daer, el principal aliado con el Presidente en la central sindical, lo había invitado sin consultar previamente con los otros dos miembros de la cúpula, Carlos Acuña y Pablo Moyano, quienes se habrían molestado al enterarse que desde la Presidencia estaban convocando sin su consentimiento.

Sea como fuere, finalmente, después de algunas charlas para poner paños fríos al malestar cegetista, Alberto Fernández pudo desembarcar en la sede histórica de Azopardo, y fue recibido por la primera plana del sindicalismo. Excepto por Pablo Moyano, que permaneció molesto y se ausentó con aviso, estuvieron su padre, Hugo -su presencia sorprendió a más de uno-; Daer (Sanidad), Acuña (estaciones de servicio), Andrés Rodríguez (UPCN), Gerardo Martínez (UOCRA), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Armando Cavalieri y Carlos Pérez (Comercio), Rodolfo Daer (Alimentación), Jorge Sola (Seguro), Sergio Romero (UDA), Antonio Caló (UOM), Mario Calegari (UTA), Argentino Geneiro (gastronómicos), Juan Pablo Brey (aeronavegantes), Juan Carlos Schmid (dragado y balizamiento), Carlos Sueiro (aduanas) y Alejandro Amor (municipales porteños), entre otros.

Gerardo Martínez y Hugo Moyano, en primera fila
Gerardo Martínez y Hugo Moyano, en primera fila

A pesar de la fecha histórica y del rol de la CGT, Alberto Fernández no pudo reunir, como esperaba, al grueso de los gobernadores, que en las últimas semanas profundizaron sus críticas contra el Gobierno -especialmente por la situación económica- a través de la recién conformada “liga” en la que se aglutinaron. Pero los cinco que estuvieron logró contentar a los “albertistas”, que están deseosos de sumar apoyos en la pelea con Cristina Kirchner. Después de todo, fueron cuatro más que en el acto de la UOCRA, hace dos meses, donde sólo estuvo el sanjuanino Sergio Uñac.

Se destacaron las presencias de dos jefes provinciales: los del bonaerense Axel Kicillof, últimamente crítico de Alberto Fernández, y el chaqueño Jorge Capitanich, porque asistieron a pesar de su alineamiento flagrante con la vicepresidenta. También estuvieron dos miembros del PJ puro en el Norte Grande, Raúl Jalil, de Catamarca, y Ricardo Quintela, de La Rioja, habitués de la Casa de Gobierno y de buen vínculo con el primer mandatario. Y el tucumano Osvaldo Jaldo, que compite internamente con el jefe de Gabinete, Juan Manzur. Se esperaba que estuvieran, también, el santafecino Omar Perotti, el fueguino Gustavo Melella y el misionero Oscar Herrera Ahuad, pero con ellos no hubo éxito.

También logró concentrar en las butacas a buena parte del Gabinete nacional, inclusive los representantes del kirchnerismo Eduardo “Wado” de Pedro (Interior) y Martín Soria (Justicia), que fueron con ánimos de defensa de la “institucionalidad” más allá de la pelea político-electoral que empuja con el Presidente Cristina Kirchner. Como era de esperarse, estuvieron los alfiles albertistas, Juan Zabaleta (Desarrollo Social) y Gabriel Katopodis (Obra Pública). Así como “líberos” como Matías Lammens (Turismo) y Juan Cabandie (Ambiente). También estuvo Martín Guzmán (Economía) el principal apuntado por Cristina Kirchner, a quien el Presidente volvió a defender esta semana de los empujones del kirchnerismo (a los que se sumó, recientemente, el massismo).

Jorge Capitanich, de los pocos gobernadores que dijeron presente
Jorge Capitanich, de los pocos gobernadores que dijeron presente

Era previsible que estuvieran los diputados más cercanos, como Victoria Tolosa Paz, y las cabezas de los movimientos sociales afines al Presidente. Así fue. La dirigente bonaerense se sentó en la segunda fila, al igual que Emilio Pérsico, del Movimiento Evita, y Daniel Menéndez, de Barrios de Pie. Aunque llamó la atención el faltazo de Fernando “Chino” Navarro, el único dirigente social con despacho en Casa Rosada, una de las principales espadas del Presidente frente a La Cámpora. En su entorno dijeron que tenía planeado ir, pero se le hizo tarde.

Todos los presentes evitaron hablar con la prensa a la salida, excepto unos pocos, como Daniel Menéndez, que recordó las diferencias de los últimos días a partir de la embestida de Cristina Kirchner contra la dirigencia de los movimientos sociales. Y el ex piquetero Luis D’Elía, que celebró la contundencia del discurso. “Me encantó”, dijo. El resto, fuera kirchnerista, albertista, sindicalista afín a uno y otro sector, funcionario, o diputado, eligió preservar sus opiniones. “Ya habló el Presidente”, dijo el titular de Trabajo, Claudio Moroni.

SEGUIR LEYENDO:



Últimas Noticias

La oscura historia de Juan Percowicz, el líder de 84 años de la millonaria secta del porno sado que operaba en Villa Crespo

Se hacía llamar “El Ángel” o “El Maestro”. Cuenta con causas similares desde 1993. Fue capturado en su casa en un country en la localidad de Benavidez rodeado de lujos. Secuestraron una camioneta de alta gama, dólares y medallones de oro

Brentford le hizo cuatro goles en media hora al Manchester United: de los bloopers de De Gea al injusto castigo para Lisandro Martínez

Con Cristiano Ronaldo y el argentino Lisandro Martínez como titulares, los Diablos Rojos perdieron su segundo partido en la Premier League tras recibir cuatro goles en media hora. El defensor de la Selección fue reemplazado en el entretiempo

Festival Argerich en el Teatro Colón: entradas a precios populares para jóvenes

Para menores de 35 años a un valor de 200 pesos, se venden en el día de las funciones del domingo 14, miércoles 17 y jueves 18. La propuesta busca acercar nuevos públicos al arte de la extraordinaria concertista de piano

MLS estaría considerando desechar a la Liga MX para el All-Star Game de 2023

Fue en una entrevista con ‘ESPN’ donde el comisionado de la Major League Soccer, Don Garber resaltó que ya tiene muchas competencias con los equipos mexicanos por lo que buscan generar otro atractivo

La frágil paz que se pactó en Juntos por el Cambio luego del clima de guerra que desató Elisa Carrió

Entretelones de una de las peores semanas de la alianza opositora por las acusaciones de la fundadora de la Coalición Cívica. Qué pasó en el almuerzo del PRO. Sospechas y pases de factura. La desconcertante actitud de Mauricio Macri
MAS NOTICIAS
TE PUEDE INTERESAR