Federico Villegas Beltrán, el argentino que presidirá el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas

Diplomático de carrera, ha mantenido posturas críticas sobre los regímenes de Venezuela y Nicaragua

El embajador ante Naciones Unidas en Ginebra, Federico Villegas (EFE/Javier García Martín/Archivo)
El embajador ante Naciones Unidas en Ginebra, Federico Villegas (EFE/Javier García Martín/Archivo)

Argentina se quedó con la presidencia del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que será ejercida durante el 2022 por Federico Villegas Beltrán, diplomático de carrera que hasta ahora se desempeña como embajador argentino ante organismos internacionales.

Este lunes a las 11 de nuestro país se llevó a cabo en Ginebra, Suiza, la votación de la que participaron los 47 países miembros del Consejo. Este organismo intergubernamental está comandado por un presidente y cuatro vicepresidentes; cinco personas que representan los cincos grupos regionales con un período anual de mandato. En 2022 es el turno de América Latina para ocupar la presidencia y si bien era un hecho que nuestro país iba a ser designado al frente de la Mesa del Consejo, en Cancillería se mostraron cautos hasta la confirmación oficial que se hizo efectiva esta mañana.

Federico Villegas Beltrán será el encargado de presidir el Consejo de Derechos Humanos a partir del año próximo. Diplomático de carrera, trabajó en la Dirección de Derechos Humanos de Cancillería cuando Jorge Taiana ejerció como ministro de Relaciones Exteriores de Cristina Kirchner, en 2016 fue nombrado embajador en Mozambique durante el Gobierno de Mauricio Macri y actualmente ante organismos internacionales. Con su designación reemplazará a la fijiana Nazhat Shameem Khan.

El Consejo de Derechos Humanos tiene la capacidad de debatir las diversas cuestiones temáticas relativas a los derechos humanos y situaciones que requieren su atención durante todo el año. Situaciones como las de Venezuela, Nicaragua y Cuba son parte de la agenda del organismo. Pese la postura ambigua que ha mostrado el Gobierno de Alberto Fernández con respecto a estos países, Villegas Beltrán ha mostrado no solo mayor firmeza sino una postura crítica contra el comportamiento de los regímenes.

En 2020, tras ser nombrado embajador en Ginebra, fue uno de los miembros del Consejo que emitió un voto crítico hacia Nicaragua, exigiendo a la dictadura de Daniel Ortega, que ha negado el ingreso de representantes de la ONU y de la Organización de Estados Americanos (OEA), que rinda cuentas sobre las violaciones a los derechos humanos y que garantice elecciones libres, transparentes y creíbles, con la presencia de observadores electorales nacionales e internacionales independientes.

El pasado 22 de junio, en el marco del 47° período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos, en el que se trató la actualización del informe de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, Villegas Beltrán manifestó en nombre de Argentina su “preocupación” por la “situación de los derechos humanos en Nicaragua”, en particular por “las detenciones de figuras políticas de la oposición”, medida que solicitó “sea reconsiderada por las autoridades nicaragüenses”.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández (en las pantallas), en la 76 Asamblea General de las Naciones Unidas, en Nueva York (EFE/Spencer Platt/Pool)
El presidente de Argentina, Alberto Fernández (en las pantallas), en la 76 Asamblea General de las Naciones Unidas, en Nueva York (EFE/Spencer Platt/Pool)

Pese a la postura expuesta, Argentina consiguió el apoyo del régimen de Ortega. Un gesto que resalta más aún si se tiene en cuenta que en octubre el gobierno sandinista se opuso a que Alberto Fernández llegase a la presidencia de la CELAC. ¿Qué cambió? La diplomacia argentina salió en busca de apoyo político que logró, en parte, gracias a la donación de vacunas contra el COVID-19 para varios países de Centroamérica y el Caribe. En los últimos días se enviaron para que sean distribuidas por la Organización de los Estados del Caribe Oriental, 2.000 dosis a Dominica, 18.000 a Santa Lucía, 30.000 a Barbados, 11.000 a Granada y otras 11.000 a San Vicente y las Granadinas. Nicaragua, próximamente se sumará a esa lista.

Antes Naciones Unidas, Villegas Beltrán fue también el responsable de votar una resolución de Bachelet que condena las violaciones de los derechos humanos cometidas por la dictadura de Nicolás Maduro. No obstante, pese a mostrarse a favor de la instalación de una misión permanente de la ONU en Caracas y de investigar las denuncias sobre el régimen chavista, manifestó su rechazo a los “bloqueos y sanciones” contra Venezuela.

Meses atrás Villegas Beltrán fue el encargado de votar contra Israel en el Consejo y pedir la investigación de los crímenes de guerra contra Palestina. Se trató de una resolución que fue rechazada por Joseph Biden (EE.UU), Ángela Merkel (Alemania), Emmanuel Macron (Francia) y Marido Draghi (Italia) pero que sumó los votos de China, Rusia, Cuba, México y Venezuela. En aquella oportunidad, el embajador argentino explicó que el gobierno de Alberto Fernández condenó “todos los ataques contra civiles palestinos e israelíes que se produjeron en los días del conflicto”. Sin embargo, el texto no condenó el accionar terrorista de Hamas.

Para Argentina acceder a este lugar significa un triunfo político de Alberto Fernández, quien fracasó recientemente en su intento de liderar la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) tras el desplazamiento de Felipe Solá como ministro de Relaciones Exteriores.

TE PUEDE INTERESAR