Preocupado por la áspera interna del PRO, el radicalismo porteño apuesta a una lista de consenso liderada por un moderado

El sector referenciado en el senador Martín Lousteau espera una definición de Rodríguez Larreta y mantiene la mira puesta en la jefatura de Gobierno en 2023. Su posición ante las candidaturas de Bullrich, Vidal y Santilli

Diego Santilli, Martín Lousteau y Horacio Rodríguez Larreta
Diego Santilli, Martín Lousteau y Horacio Rodríguez Larreta

“Tenemos que ganar para obligar al Gobierno a negociar durante los próximos dos años; y para ese objetivo necesitamos a los mejores candidatos, a los que amplíen la coalición y no tenga imagen negativa, reflexionó uno de los hombres fuertes del radicalismo porteño, horas antes de que el Frente de Todos y Juntos por el Cambio acordaran la postergación de las PASO y las elecciones generales.

La UCR de la ciudad de Buenos Aires tuvo internas en marzo y hace dos semanas renovó sus autoridades partidarias. Ahora, se mantiene expectante ante el tira y afloje entre los halcones y las palomas del PRO, que no logran llegar a un acuerdo y amenazan con dirimir todo en una primaria.

La posibilidad de que Patricia Bullrich encabece la lista y proponga una campaña con un discurso duro de grieta causa preocupación en las filas del partido centenario. Sin embargo, dentro del espacio no son pocos los que consideran que esa no es la peor opción.

Una de las alternativa que baraja el larretismo también podría tener efectos negativos en términos políticos para el radicalismo porteño: si el jefe de Gobierno no llega a un acuerdo con la ex ministra de Seguridad para presentar una lista de consenso jugaría su carta más fuerte para derrotarla en las PASO: María Eugenia Vidal. Y además, en caso de ganar la ex gobernadora bonaerense quedaría en una posición muy favorable para aspirar a comandar la Ciudad en 2023.

Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta
Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta

Pero las cosas no son tan simples. Esta jugada haría crujir el pacto que el larretismo selló con la UCR porteña en 2019: en las últimas elecciones, para sumar al espacio referenciado en Martín Lousteau, el jefe de Gobierno había aceptado llevar por segunda vez como vice a Diego Santilli, dejándolo sin posibilidad de presentarse para alcalde en 2023. Aunque cuatro años en la política argentina es una eternidad, en teoría el camino para que Lousteau sea el sucesor de Rodríguez Larreta había quedado allanado.

A su vez, desde un punto de vista táctico, cerca del senador también creen que la ex gobernadora los obligaría a discutir toda la campaña sobre su gestión en la provincia de Buenos Aires y sobre su posterior salto a la Ciudad.

Sin embargo, actualmente hay algo en lo que todos los sectores del radicalismo están de acuerdo. La mejor opción es llegar a un amplio acuerdo político que contenga a todos los espacios -dividir las listas en tercios- y que se plasme en una boleta liderada por un candidato o una candidata “moderado”.

María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta (Franco Fafasuli)
María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta (Franco Fafasuli)

El mejor escenario para nosotros es llegar a una lista de consenso y que Diego Santilli encabece. El segundo lugar puede ser para la Coalición Cívica o para el radicalismo. Pero es más importante el armado político que los lugares en la lista”, explicó a Infobae otro hombre del radicalismo que pertenece al sector de Daniel Angelici. También aclaró que -según su visión- el radicalismo podría acompañar más cómodo una candidatura del vicejefe en una disputa contra Patricia Bullrich.

“Santilli amplía porque es moderado y tiene un origen peronista, pero también puede ser otro o una mujer que proponga lo mismo”, coincidió un diputado nacional.

Pero ante una PASO entre Bullrich y Vidal, el radicalismo porteño optaría por presentar un candidato propio. Esto conlleva un problema para la ex gobernadora ya que un perfil moderado le restaría votos en su disputa contra el sector duro. También sería una complicación para los mismos radicales, que no cuentan en la Ciudad con un candidato con amplio conocimiento más allá de Martín Lousteau. La diputada Carla Carrizo, el actor Luis Brandoni o la flamante presidenta de la UCR Capital, Mariela Coletta, son algunos de los nombres en ronda, pero aún no hay nada definido.

Martín Lousteau junto a Mariela Coletta, la primera mujer elegida presidenta de la UCR Capital
Martín Lousteau junto a Mariela Coletta, la primera mujer elegida presidenta de la UCR Capital

Cerca del senador de Evolución descartan la posibilidad de que busque competir en este turno electoral: “No hay una razón fuerte que justifique que Lousteau juegue. Ni siquiera necesita competir para instalarse en la capital. Además, hoy en día tener un diputado más o menos, sumar o restar un legislador no nos cambia tanto. Lo que sí nos puede afectar es perder la identidad y desdibujarnos”.

Sea como fuere, tanto en el PRO como en la UCR reconocen que el cierre de listas será complicado. Los lugares son pocos en relación a la cantidad de fuerzas que forman parte del armado que supo tejer Rodríguez Larreta y que incluye al PRO, la Coalición Cívica, Evolución/UCR, Confianza Pública, el Socialismo y otra media docena de partidos menores. Algunos incluso se animan a especular con que Bullrich no quiere ir a una PASO: “Está usando la táctica de Carrió: gritar para tener más lugar en las listas, porque sabe que si pierde la interna al otro día tiene que entregar la presidencia del PRO”.

Va a ser un cierre muy difícil, pero hay expectativa de hacer una gran elección en la Ciudad, no solo por la gestión de la pandemia sino por el avance del Frente de Todos contra el distrito. La quita de fondos y la pelea por la educación va a tener un reflejo en la elección de medio término”, especuló un legislador de Evolución, y anticipó que la cuestión sanitaria y la autonomía serán los principales ejes de la campaña.

SEGUIR LEYENDO: