Expertos en materia internacional analizaron el presente del Mercosur y su impacto sobre la Argentina

El martes se realizó la segunda jornada de “Construyendo Puentes”, una iniciativa que desarrolla la Universidad Católica Argentina en el marco de facilitar diálogos y acuerdos entre los argentinos

El Mercosur cumple el viernes 26 de marzo sus primeras tres décadas de existencia y aprovechando este aniversario, en forma virtual, se realizó esta mañana la segunda jornada de “Construyendo Puentes”, una iniciativa que desarrolla la Universidad Católica Argentina en el marco de facilitar diálogos y acuerdos entre los argentinos con miras a lograr políticas de estado sustentables y sostenidas en el tiempo.

En esta ocasión el seminario se tituló “El MERCOSUR, una política de Estado para la Argentina”. El primero en exponer fue Jorge Neme, Secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería Argentina.

Como dos de los aspectos fundamentales del Mercosur en estos 30 años Neme destacó que “hemos construido un proceso de integración regional que marca a las generaciones actuales, un fuerte proceso político, cultural, económico y comercial junto con nuestro países hermanos. Nos ha servido para consolidar las democracias que es un patrimonio común. En segundo lugar hemos disuelto las hipótesis de conflicto. Y en tercer lugar generamos un proceso de conocimiento mutuo entre nuestros pueblos. Hemos crecido en nuestras economías y en nuestro comercio, sobre todo en bienes industriales, de bienes con valor agregado, de ingeniería, de tecnología”.

Luego, Neme señaló que “hay una agenda pendiente que tiene otros desafíos, las relaciones de poder no son las mismas, China se ha convertido en un socio comercial muy importante de toda la región por su interés sobre todo en alimentos. Y en el Mercosur tenemos que rediscutir cuál será nuestra agenda”.

Jorge Neme
Jorge Neme

“En ese sentido podemos decir que se ha cumplido con consolidar un fuerte bloque interno y un mercado interno importante para todas nuestras producciones para todas nuestras cadenas productivas, para todos nuestros servicios de calidad. Ahora debemos discutir que va a pasar, estamos viendo un nuevo escenario internacional, con la fabricación y distribución de las vacunas, en ese sentido el Mercosur pasa a ser un elemento muy importante. Discutir nuestra relación con el mundo, las relaciones políticas, económicas. Una cosa es hacerlo cada país por su lado y otra hacerlo en bloque. La unidad es un bien público absolutamente imprescindible. Para América de Sur es indispensable la integración, por eso es que somos partidarios de la incorporación de Bolivia y también de otros países” agregó.

Julieta de San Félix, Secretaria de Cooperación Internacional e Integración Regional de la provincia de Santa Fe, habló desde la perspectiva de las provincias argentinas. “En estos 30 años dos hechos muy destacables del Mercosur son la incorporación de la cláusula democrática y la defensa de los derechos humanos. También hay un avance en contar con legisladores supranacionales, más allá de que se pueda discutir como funciona el Parlamento del bloque, que puedan sostener su mirada y sus aportes desde los países miembro. Formularnos nuevos desafíos para los próximos 30 años. Uno tiene que ver con la sostenibilidad climática y el otro con la sostenibilidad de género”, sostuvo.

Resaltó que el actual gobierno nacional de Alberto Fernández “institucionalizó la consulta con las provincias desde Cancillería cada vez que se alcanza un acuerdo internacional, y también que se analice el impacto que puede tener en cada una de las provincias. Necesitamos mercados pero también socios”.

Por último calificó al acuerdo con la Unión Europea (que todavía necesita la ratificación de los parlamentos europeos) como “una oportunidad perdida” porque “en 20 años que tuvimos para negociar no escuchamos a nuestros sectores y no nos pusimos a la altura de las asimetrías”. Y pidió que “es la hora de las provincias, la hora de federalizar las fuerzas subnacionales”.

Jorge Castro
Jorge Castro

Jorge Castro, abogado y reconocido analista internacional, fue el tercer participante. “El Mercosur es la gran fuente de proteínas del mundo en el siglo XXI. Entre Brasil y Argentina están dos de los mayores exportadores de soja del mundo. China se lleva el 70 % de esa producción agroalimentaria. Se convirtió en el principal comprador porque la soja es un elemento fundamental de su seguridad alimentaria. Debe satisfacer la demanda de 1440 millones de personas”, describió.

Resaltó la “extraordinaria recuperación de la economía china que creció 18,4% en enero y febrero lo que ha desatado un nuevo super ciclo de los commodities en el mercado mundial, desde el cobre y la soja, pasando por el gas y el petróleo”.

Y en uno de sus conceptos más relevantes expuso que “el Mercosur es la alianza estratégica entre Brasil y Argentina. Para Argentina es más relevante el vínculo político con Brasil que el que pueda establecer con Estados Unidos o con China. No hay política internacional de nuestro país sino es a través de la acción conjunta con Brasil”.

Marisa Bircher
Marisa Bircher

Marisa Bircher, ex Secretaria de Comercio Exterior entre 2015 y 2019, por su parte recordó que “el bloque regional llegó a ser la octava economía del mundo y pese a que en estas tres décadas el comercio mundial sufrió grandes cambios el Mercosur sigue teniendo un rol relevante”. Señaló además que “hay una gran oportunidad de potenciar la relación entre Argentina y Brasil, todas las provincias tienen relación comercial con el bloque. El acuerdo con la Unión Europea se debe firmar. Las Pymes deben sumarse a las grandes cadenas de valor del mundo”. Solicitó “atender a las necesidades del sector privado, porque estamos en condiciones de mostrarle al mundo que tenemos las condiciones como para exportar”.

Beatriz Nofal, quien durante el gobierno de Raúl Alfonsín fue una de las principales negociadoras de los primeros acuerdos dentro del Mercosur, destacó que “el Mercosur es la principal política de Estado en la democracia de los países miembros. Y como política de Estado se debe discutir la flexibilidad del Mercosur y una agenda renovada”.

“El bloque se encuentra ante una encrucijada muy difícil además de las asignaturas pendientes. Visiones políticas divergentes relativas a su política de inserción en el mundo. Ha sido difícil hasta la coordinación para enfrentar la crisis sanitaria del Covid”, dijo.

Después, Nofal marcó las distintas etapas que atravesó el mercado común: “Hubo tres etapas diferenciadas. Una primera de regionalismo de gobierno desarrollista democrática en los primeros diez años. Una segunda de un regionalismo abierto, en la década del 90 y una tercera de un regionalismo de rasgo aislacionista en los años 2000”. También apuntó que una cuarta etapa puede ser “con Bolsonaro y la relación con la Unión Europea, y la necesaria modernización que apunta a la globalización. Hay que sincerar a qué tipo de integración los países se pueden comprometer”.

Beatriz Nofal
Beatriz Nofal

Nofal propuso “sincerar el rumbo estratégico. La flexibilización es un atajo y no una solución”. Y enumeró cinco puntos de una agenda común: “Primero, lanzar un plan de desarrollo e infraestructura sostenibles contando con el apoyo del BID (Banco Interamericano de Desarrollo). Segundo, modernizar el marco regulatorio de compras públicas. Tercero, encontrar espacios de política de desarrollo productivo. Cuarto, formular una política de movilidad sustentable que promueva la construcción de vehículos eléctricos en la Argentina y quinto, la organización multilateral para que se cumpla ante la OMC la reforma de la agricultura”.

Diego Guelar, ex embajador en la Unión Europea, en Brasil, en Estados Unidos y en China, sentenció que “la flexibilización del Mercosur es inevitable. No fue cómo cuando se creó la UE y unió a sus instituciones abriendo un debate. Aquí no se animaron a hacer una organización de libre comercio entonces incluyeron una palabra clave que es la integración. El hecho más grave es que a diferencia de lo que se hizo en Europa, no pudimos darle una seguridad jurídica. Un error que Brasil no haya incluido en su Constitución la integración regional”.

Recordó que “en 1995 firmé el primer acuerdo marco en diciembre en Madrid cuando se hizo el primer tratado entre la UE y el Mercosur. Tardamos demasiado pero el acuerdo alcanzado por el Mercosur y negocio también por la UE, tiene a esa negociación como la más importante realizada en su historia.

Luego, Guelar puntualizó que con la UE “hay acuerdo pero en la parte ejecutiva, falta la ratificación parlamentaria, esto puede ser aprobado o rechazado. Creo que no estamos trabajando en ese sentido ni hacia dentro ni hacia afuera y la crisis es muy profunda. Escuché al secretario Neme en eso de negociar todos juntos, por ejemplo en el tema vacunas. Y eso es exactamente lo que no hicimos. No entiendo como teniendo la presidencia del Mercosur en estos meses, no le ofrecimos a nuestros socios, hermanos, una negociación conjunta, Podíamos plantear una estrategia común con los demás países con casi 300 millones de personas que negocian por vacunas con las diferentes farmaceúticas para obtener un paquete suficiente de vacunas”.

Diego Guelar
Diego Guelar

Continuó con las críticas hacia la política del actual gobierno: “También dijo Neme que avanzábamos en negociaciones cuando él mismo en Asunción dijo que abandonábamos ese camino, por ejemplo con Canadá y Corea del Sur, donde habilitamos un sistema de dos tiempos que es lo mismo que abandonar el barco. Es decir nosotros estamos consintiendo fácticamente esta flexibilización que donde avance es mucho más que una palabra, es un atajo, como bien dijo Nofal, peligroso porque rompe la asociación estratégica y lo que nosotros necesitamos como tantas veces dijo Henrique Fernando Cardoso los problemas del Mercosur se resuelven con más Mercosur”.

Ricardo Carciofi, economista a cargo del CIPPEC, basó su presentación destacando la “centralidad de la relación con Brasil, el Mercosur como una zona de entendimiento y de paz, es un hito en la historia. También coincido en los problemas que enfrentamos. el tema de la seguridad jurídica es clave, no solo por el diseño institucional, clave para el desarrollo económico, sino para el mismo proceso de integración en la medida que no hay certidumbres, eso lesiona las perspectivas de inversión, achican los horizontes de decisiones”.

Se preguntó “cómo se puede conformar una agenda de Mercosur en las presentes circunstancias. Hay dos elementos que condicionan esta coyuntura. El primero es el contexto cambiante, a la cuestión geopolítica internacional la tensión Estados Unidos-China que precipita esto en la región. El segundo elemento es la pandemia, porque los efectos de la misma y como salimos de ella especialmente en la región, en América Latina y en el Mercosur, no está para nada claro. Tercer punto: el Mercosur, todo muy bien, pero es un barrio que crece poco. Si tomamos del año 2000 a 2020, la tasa promedio de crecimiento es 1,2, la de Brasil, 1,8. Las economías emergentes crecieron 5% por año. Este estancamiento del Mercosur se da desde 2011 en adelante, tiene que ver con distintos fenómenos políticos y macroeconómicos de cada una de las economías principales. Las restricciones que tenemos en el plano económico, van a convivir y las vamos a enfrentar. las vamos a tener por un buen tiempo, especialmente en Argentina”.

Planteó que “hay que elaborar una agenda ya tenemos un acuerdo con la UE y con el ESTA y no ha entrado en vigor. Hay dificultades por delante porque no va a ser sencillo responder a las objeciones que tienen los europeos. La agenda hay que enfocarla de una manera práctica, pragmática. No puede ser que atravesando la crisis económica y sanitaria que tenemos no podamos conformar una agenda práctica del Mercosur con un horizonte de relativo corto plazo. La centralidad que tiene avanzar es en el perfeccionamiento y en el funcionamiento del espacio intrazona. Hay que hacer funcionar mejor la dimensión comercial y económica de ese espacio. En el segundo semestre de 2019 hubo varios avances en ese sentido. Se avanzó en materia de regla de origen, en materia de facilitación de comercio, hubo negociaciones tendientes a potencial de nuestras negociaciones agroindustriales, no tenemos una región fitosanitaria común, somos grandes exportadores extrazona pero no hay cadenas regionales vinculadas a la agroindustria y esto es en parte porque no tenemos definido y no hemos negociado el tema fitosanitario. El otro tema es la cuestión de servicios, sabemos que se viene una revolución en materia de servicios. La exportación de servicios intra Mercosur no funciona bien. Tenemos que hacer modificaciones en materia tributaria, que tanto en Brasil como acá es lo que traba el comercio de servicios”.

Fue contundente para calificar al Mercosur como “un proceso de integración híbrido. Los expertos hablan de una unión aduanera imperfecta. Brasil, a la larga, va a terminar abriendo su economía. va a hacer fuerza para rebajar el arancel externo común, y esto lo va a hacer con sus socios o de manera unilateral. Hay que prepararse para eso”.

Miguel Angel Rodríguez, vicepresidente de la pequeña y mediana industria de la UIA y titular de Sinteplast, empresa con presencia en los 4 paíse s del Mercosur dio la visión empresaria. Expresó que el mercado común “es un tema estratégico para el desarrollo argentino. El intercambio comercial en un momento para Argentina significó el 25 por ciento de sus exportaciones y hoy disminuyó un 20 por ciento. El comercio interregional bajó un 35 por ciento. Hay que dotar a las instituciones de mecanismos adecuados para que crezca el intercambio”.

Y destacó que “entre los industriales de los distintos países nos hemos puesto de acuerdo en muchas oportunidades. El gran desafío es agrandar este mercado hacia afuera”.

Andrea Grobocopatel
Andrea Grobocopatel

Andrea Grobocopatel, productora agropecuaria y presidenta de la Fundación Liderazgos y Organizaciones Responsables, repasó su intervención en el G-20 realizado en 2018 en Buenos Aires donde pudo juntarse con “otras 1.000 mujeres de diferentes ámbitos para encontrar coincidencias”.

Se refirió a la importancia del crecimiento del comercio sobre todo con “las PyMEs. A través del CEMM (Convergencia de Mujeres del Mercosur) hallamos buenas prácticas para incrementar las exportaciones mediante diversos acuerdos”. Y reclamó “más espacios de poder para las mujeres en la discusión de las políticas públicas. Cuando más puntos de vista haya, mejor. Debe haber un compromiso firme en este sentido”.

Marcelo Elizondo
Marcelo Elizondo

Por último el economista Marcelo Elizondo rescató “la relevancia histórica del Mercosur porque le permitió a la Argentina el acceso al mundo, porque gracias a ese acuerdo muchos productos empezaron a llegar y se multiplicó el comercio con Brasil”. Advirtió que actualmente el Mercosur “está rigidizado” y que el bloque “necesita un ajuste”.

Luego insistió en la necesidad de “vincularse con la economía internacional” porque según su visión hay “dificultad de inserción mundial”. Abogó por hacer “una corrección sobre las instituciones del Mercosur” e instó a “resolver los problemas internos de Argentina. Si no tenemos competitividad interna todo será más complicado”.

Finalmente sostuvo que en el Mercosur se “requiere un ajuste para lograr mayor internacionalidad, nuevos acuerdos” porque se está en presencia de solo “un pacto arancelario. Más allá de lo coyuntural, debemos mejorar el vínculo político con Brasil”.

La coordinación del evento estuvo a cargo de Lourdes Puente, directora de la Escuela de Política y Gobierno de la Universidad Católica Argentina, y de Fernando Vilella, titular del Programa de Bioeconomía de la Facultad de Economía de la Universidad de Buenos Aires


SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS