Sólo el 1,6% de los argentinos recibió hasta ahora una dosis de la vacuna contra el coronavirus

En nuestro país se aplican en promedio 25.918 vacunas por día en todo el país, un tercio del ritmo de Chile, donde ya se vacunó una vez al 17% de la población. Todavía están pendientes de distribución a las provincias casi un millón de dosis

El Gobierno busca acelerar la inoculación contra el coronavirus para revertir el daño a la credibilidad de la campaña de vacunación que le ocasionó la salida a la luz del “vacunatorio VIP” en el Ministerio del Salud y la difusión de nombres de funcionarios, allegados, sindicalistas y empresarios que fueron inmunizados, pese a no ser personal de salud. Si bien ya llegaron al país 2.704.000 dosis -que incluyen además de la Sputnik V, la Covishield y la Sinopharm - los números están aún lejos de las necesidades políticas del oficialismo.

Apenas el 1,6% de los argentinos recibió al menos una dosis, y solo el 0,6% recibió, hasta ahora, tiene el esquema vacunatorio completo: son apenas 292.664 personas.

A un promedio de 25.918 vacunas aplicadas por día, desde que comenzó el operativo de inmunización contra el COVID-19 el 29 de diciembre, Argentina avanza aún a paso lento en su meta de reducir al mínimo el impacto de la llegada del invierno para evitar un rebrote de coronavirus. Esta cifra surge de analizar la progresión diaria de las nuevas vacunas aplicadas tanto de la primera como de la segunda dosis. En los últimos siete días, el ritmo de nuevas dosis aplicadas aumentó a 39.678 dosis diarias.

Chile, en tanto, triplica el ritmo de aplicación con 3.400 dosis diarias cada millón de habitantes, según los datos proporcionados por la plataforma OWID. Mientras que el país vecino lleva aplicadas un total de 3.345.027 de las vacunas Moderna y Pfizer/BioNTech, ambas de Estados Unidos, Argentina, aún no alcanzó la tercera parte de ese valor.

Según los datos del Monitor Público de Vacunación, al día de ayer, en nuestro país se usaron 1.005.665 dosis, el 58% del total de 1.738.410 distribuidas a las 24 jurisdicciones hasta ahora. Esto implica que el 42% (732.745) aún aguarda ser aplicadas. En algunos casos son segundas dosis, considerando que hay que esperar al menos 21 días entre la aplicación de la primera y la segunda en el caso de la vacuna rusa, y de al menos cuatro semanas en el caso de la de Astra/Zéneca.

Ese 43% de dosis que todavía no fueron aplicadas es inferior al registrado el miércoles pasado, cuando el 54% de las vacunas arribadas no habían sido aún utilizadas. Los datos surgen del Monitor Público de Vacunación que el Gobierno puso online para buscar transparentar –al menos parcialmente– la distribución de las vacunas a las provincias y el avance en su aplicación a nivel nacional y por distrito.

Desde el Gobierno explicaron que “las dosis aplicadas son más, pero hay una demora en la carga, debido a que por la excepcionalidad de la pandemia, se está vacunando también en escuelas, clubes y centros culturales, pero los únicos establecimientos habilitados hasta ahora para cargar los datos de aplicaciones al sistema son los vacunatorios, lo que genera un retraso porque esos centros deben informar a los vacunatorios cercanos”.

Del total de las dosis aplicadas, el 87% fueron de la Sputnik V fabricada en Rusia y el 13% de la Covishield de AstraZeneca/Oxford fabricada en India.

A nivel nacional, son 2.704.000 las dosis que el país importó en el marco de la pandemia. A las 1.800.000 dosis disponibles de la Sputnik V y la de Astra/Zéneca hasta el 24 de febrero, se sumaron las 904.000 de Sinopharm que llegaron el último jueves, procedentes de China. Estas últimas dosis aún no fueron distribuidas.

Con relación a esta última partida, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, anunció ayer que en una primera etapa se enviará a todas las jurisdicciones un total de 492.400 dosis de la vacuna china asignadas en base estrictamente a la población de cada distrito. Las partidas estarán llegando entre mañana y el martes. La entrega se adaptará a la unidad mínima de embalaje, que es de 400 ó 900 dosis por conservadora. El stock de dosis de Sinopharm que quedará pendiente de distribución es de 507.600, al que se sumarán 96.000 dosis llegarán hoy en un vuelo de línea de Air France KLM.

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, al recibir la vacunas provenientes de China en Ezeiza (REUTERS/Agustin Marcarian)
La ministra de Salud, Carla Vizzotti, al recibir la vacunas provenientes de China en Ezeiza (REUTERS/Agustin Marcarian)

A las provenientes de China se suman otras 61.590 dosis que no fueron enviadas aún a las jurisdicciones por cuestiones de logística. “Están en el depósito de Andreani, no se mandan directamente a las jurisdicciones porque depende de la disponibilidad de la cadena de frío en destino, y de cómo vaya el avance de la vacunación en cada lugar”, explicaron en el Gobierno para despejar sospechas de un posible desvío hacia futuros vacunados VIP.

O sea que, en total, a la fecha suman 965.590 dosis las que aún deben ser distribuidas por el Ministerio de Salud de la Nación a todo el país. Esta cartera es la que tiene el monopolio de la adquisición de vacunas contra el COVID-19. Ni los gobiernos locales ni los efectores de salud privados están autorizados a comprarlas en el mercado internacional.

Las 2.704.000 vacunas que arribaron son bastante menos que las anunciadas por el Gobierno antes de que cierre el 2020. Al día de hoy, Argentina debería disponer de 5.300.000 de dosis de la vacuna rusa, pero solo enviaron 1.220.000, es decir menos de la cuarta parte de lo acordado.

Rusia aún debe enviar las 4.080.000 pendientes y las 14.700.000 dosis que prometió antes de mayo. Si cumple, habrá completado las 20 millones que acordó con el gobierno de Alberto Fernández. El viernes a la noche salieron dos vuelos de Aerolíneas Argentinas hacia Moscú, en búsqueda de más vacunas Sputnik V, que llegarán este domingo.

Quienes la recibieron

De las 1.005.665 vacunas aplicadas hasta el momento (entre la primera y la segunda dosis), el 82% tuvo como destino el personal de salud (820.689 dosis), según los datos publicados ayer por el Monitor de Vacunación.

El resto se distribuye entre personas de más de 60 años de edad, el 15% (152.215 ). La Ciudad de Buenos Aires comenzó a aplicar la vacuna a mayores de 80 el lunes pasado y la provincia de Buenos Aires había empezado la semana anterior con la vacunación a mayores de 70. “Esta diferencia en la edad fijada para comenzar a vacunar no es menor, ya que la cantidad de población por arriba de 80 años es muy inferior. Hay que pensar que la expectativa de vida hoy en la Argentina es de alrededor de 75-77 años”, advirtió el médico infectólogo Eduardo López a Infobae.

Del total de dosis aplicadas en todo el país, 28.969 (3%) fueron para el “personal estratégico”, una categoría que hasta que se conociera el listado de los vacunados VIP no estaba claramente definida. En el Monitor Público de vacunación está definido como miembros de las fuerzas de seguridad y armadas, docentes y personal no docente de todos los niveles educativos, responsables del funcionamiento del Estado y personal del Servicio Penitenciario.

El Gobierno anunció que con las 904.000 dosis de la vacuna china Sinopharm empezará a vacunar al personal docente en todo el país. “Esto obedece a que la ANMAT no aprobó esta vacuna para mayores de 60, y los docentes en actividad tienen menos de esa edad. Pero también implica que un millón de dosis no se van a usar para los adultos mayores, que son 7.493.000, y son un sector clave, porque son los más se hospitalizan y los que registran mayor cantidad de fallecimientos”, señaló López.

A una semana de estallar el escándalo, recién el viernes el Gobierno reglamentó quiénes debían ser considerados también como “personal estratégico” e incluyó a “las personas que desarrollen funciones de gestión necesarias y relevantes para el adecuado funcionamiento del Poder Ejecutivo que acrediten el rol estratégico de su función, independientemente de la edad y la condición de salud, y realicen tareas presenciales que impliquen riesgo aumentado de exposición”. También a “los y las representantes del Estado Argentino en organismos internacionales”, y a las personas que “realicen viajes afuera del país como miembros de delegaciones oficiales encabezadas por integrantes de los Poderes del Estado Nacional; o personas que deban recibir, en nombre de estos poderes, comitivas oficiales que provengan del exterior en representación de otros Estados o de organismos internacionales”. Esta definición a posteriori incluyó, en la práctica, a casi todos de los que pasaron por el “vacunatorio VIP” o integraron la lista de 70 personas que fueron inoculadas en el Hospital Posadas, que funciona bajo la órbita del Gobierno nacional.

El segmento de personas de entre 18 y 59 años de edad con factores de riesgo recibió 3.674 dosis, según los datos del Monitor de Vacunación de ayer. Hay 118 dosis respecto de las cuales no se especifica a qué grupo fueron.

En cuanto a la aplicación por sexo, fueron mayoritariamente mujeres las inoculadas: 65% contra 35% de hombres.

El operativo en las provincias

El criterio de distribución a las provincias, según le informó esa cartera a Infobae cuando le requirió esa información hace diez días, obedeció en un principio a la cantidad de personal de salud de cada distrito, un dato que no figura en el Monitor de Vacunación. Este medio pudo saber que este tema generó un reclamo al Ejecutivo nacional de varios gobernadores, porque algunos “inflaron” el número informado para tener una “reserva” de dosis para manejar con cierta discrecionalidad según sus necesidades políticas.

Pero luego, se comenzaron a tener en cuenta otros criterios, como los grupos que se empezaron a vacunar en cada jurisdicción y en qué etapa están, por eso se consideró la población con vistas a una vacunación masiva, según le explicaron a Infobae fuentes del Gobierno.

En efecto, de los datos publicados surge que la entrega de vacunas a cada jurisdicción guarda relación con su cantidad de habitantes: cada provincia recibió dosis que representan entre el 3% y el 6% de su población.

El principal distrito del país, la provincia de Buenos Aires, ya recibió un total de 669.805 unidades, de las cuales aplicó 218.400 primeras dosis y 114.744 de la segunda. La diferencia entre las que se recibieron y las que ya se usaron es de 336.661 dosis, que aún aguardan ser aplicadas. El total de dosis entregadas al distrito bonaerense, es del 4% con relación a su población.

La Ciudad de Buenos Aires recibió 187.425 dosis. De esa cifra, aplicó hasta ahora 79.606 primeras dosis y 25.676 de la segunda. Con estos valores, el distrito porteño es el que más dosis recibió con relación a su población: 6%. Aún dispone de 82.143 dosis para ser aplicadas, según los datos publicados anoche en el Monitor de Vacunación del Gobierno nacional.

El ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, anunció el viernes que la cantidad que le toque a la Ciudad del embarque de vacunas contra el coronavirus producidas en China no será íntegramente destinado a los docentes porteños, ya que que aún hay médicos que no se inmunizaron y se encuentran primeros en las recomendaciones emitidas por el Ministerio de Salud de la Nación. Según explicó el funcionario, todavía no se inmunizó el 20% de los empleados porteños que integran diferentes ámbitos vinculados a la atención sanitaria.

Además, la administración porteña decidió que, por ahora, utilizará sólo la mitad de las dosis que le asignará el gobierno nacional de la Sinopharm y guardará el 50% restante para poder garantizar la aplicación del segundo componente, hasta tener la certeza del arribo de nuevas dosis de esta vacuna desde China. Esto implica que la Ciudad utilizará 40.00 de las 80.000 inyecciones que espera recibir en una primera etapa y dejar las restantes para cumplimentar la inmunización.

En CABA, al igual que en La Pampa y Neuquén, el 3 % de la población ya recibió al menos la primera dosis, el doble de la media nacional. El resto de las provincias está por debajo de ese indicador. La provincia que menos porcentaje de primeras dosis aplicó es Mendoza, apenas el 0,88%, según lo informado anoche por el Monitor de Vacunación.

El avance de la vacunación en el mundo

Según los últimos datos publicados ayer, según el sitio OWID (Nuestro Mundo en Datos), el país que más dosis aplicó sigue siendo Estados Unidos: 70.454.064 unidades; le siguen Reino Unido (19.913.592), India (13.756.940), Turquía (8.298.805), Brasil (8.101.787), Israel (7.957.787) y Alemania (5.910.537).

De todos los países del mundo, Israel sigue liderando los porcentajes de aplicación: el 54% de su población tiene al menos una dosis y le sigue Reino Unido, que ya inmunizó con la primera dosis al 28% de su población en menos de dos meses. La mayoría de los países de la Unión Europea muestran porcentajes bastante menores, de entre el 4 y 6% para ese indicador.

En la región, Chile lidera la campaña: ya recibió la primera dosis el 17% de la población: lleva aplicadas 3.345.027 dosis totales.

La mayoría de los datos de otros países latinoamericanos siguen estando incompletos. En el caso de Brasil, con 8.101.787 vacunas aplicadas, ya inmunizó con la primera dosis al 3% de su población: el doble que Argentina.

Cómo se procesó la información

Para el desarrollo de este informe se consultó la base de datos abiertos del Gobierno Nacional, el monitor de vacunación y el sitio CovidStats.

Los datos a nivel mundial se tomaron de la base de datos del portal “Our World in Data” (Nuestro mundo en datos) , que actualizan diariamente investigadores de la Universidad de Oxford, en conjunto con la organización Global Change Data Lab.

Para visualizar y descargar la hoja de cálculo, con sus pestañas a nivel mundial y nacional, siga este enlace.

Visualizaciones interactivas: Daniela Czibener

Seguí leyendo:

TE PUEDE INTERESAR