Berni desplegó 4000 policías en Guernica y busca presionar a los ocupantes para que abandonen el predio tomado

La Justicia le dio tiempo hasta el viernes al gobierno bonaerense para hacer el operativo. El funcionario pretende presionar a las familias que aún se encuentran instaladas allí para que dejen el terreno por voluntad propia

Imagen aérea de la toma de Guernica
Imagen aérea de la toma de Guernica

El ministro de Seguridad, Sergio Berni, desplegó un operativo con 4000 policías -entre ellos integrantes de fuerzas especiales- en las cercanías de Guernica. Si bien se informó públicamente que el objetivo es avanzar con el desalojo dispuesto por la Justicia, el procedimiento no se realizaría hoy.

“Voy a pedir autorización al juzgado para desalojar el lunes si el tiempo acompaña. La orden del juez (Martín Miguel) Rizzo es muy clara, no se puede realizar el operativo con mal tiempo, y hoy están previstas lluvias", aclaró el propio funcionario bonaerense.

Berni mantuvo esta mañana reuniones con el gobernador Axel Kicillof y espera la orden política para iniciar el operativo en el predio usurpado donde aún permanecen cientos de familias en carpas y construcciones precarias.

En un principio, fuentes oficiales indicaron que los tiempos del diálogo se acabaron y si esta tarde no había una respuesta positiva, la Policía ingresaría al terreno. Sin embargo, la estrategia sería otra: los funcionarios pretenden presionar con la presencia de la policía a las personas que participan de la toma para que se vayan pacíficamente.

Los movimiento de fuerza desplegados en las últimas horas por Berni, sembraron incertidumbre en las familias del asentamiento, muchas de las cuales ya arreglaron con el gobierno bonaerense irse de manera pacifica.

Es parte de la estrategia del ministro de Seguridad que ordena a sus helicópteros a sobrevolar el predio “para reconocimiento”, varias veces al día.

La Gobernación tiene tiempo hasta el 30 de octubre para realizar el desalojo, pero podría pedir una nueva prórroga porque considera que no están dadas las condiciones meteorológicas como para realizar el procedimiento.

Con más de 4 mil efectivos, Berni prepara el mayor operativo policial para intervenir en una toma de tierras y se ufana al mostrarlo. Según el parte interno al que accedió de manera exclusiva Infobae, ya están alistados y listos para actuar:

550 efectivos de la Regional Capital, 40 grupos de la Dirección de los Grupos de Apoyo Departamentales (G.A.D.), que tienen la misma formación que el Grupo Halcón, y unos 112 efectivos a cargo del director de esa fuerza.

A estos se les suman 39 efectivos del Grupo Halcón divididos en tres escalones. Allí está incluido el equipo de negociación, por si hace falta entablar algún tipo de diálogo con los cabecillas de la toma que se niegan ser desalojados. La Dirección Unidades Tácticas Operaciones Inmediatas (UTOI) también tendrá participación del impresionante despliegue de fuerza que se está armando con otros 100 uniformados.

A estos se les sumarán 800 policías de Infantería; 50 motos “bitripuladas”, esto es, 100 efectivos más. Dadas las características del lugar, escarpado, con varias salidas, arroyo que lo cruza y zonas pantanosas, también se dispondrá de, al menos, 50 efectivos con monta que dependen de la Dirección de Caballería y otros 450 policías, un buen número de ellos provenientes de Escuadrones del Interior de la Provincia, a los cuales aún no se les consiguió movilidad para el traslado.

En total 4.095 efectivos.

La izquierda, que forma parte de la toma, dice que resistirá el desalojo y se quedará en la zona para "apoyar la decisión que tomen las familias.

Como ya informó este medio anoche, las asambleas de los cuatros barrios involucrados 20 de Julio, La Unión, La Lucha y San Martín, no se pusieron de acuerdo para definir si aceptan o rechazan la propuesta que les hizo el ministro de Desarrollo con la Comunidad, Andrés “Cuervo” Larroque para desocupar de manera voluntaria el lugar y evitar el desalojo forzado a través de la fuerza pública.

infobae-image

La noche cerrada, el cansancio, algunas discusiones subidas de tono y la desconfianza entre algunos delegados por no poder controlar, por la escasa luz, que vecinos de otros barrios se sumen a otras asambleas, hicieron que las argumentaciones que faltaban y las votaciones se pospusieran para hoy en los barrios 20 de julio y la Lucha.

La asamblea del barrio San Martín votó rechazar de manera enfática y contundente la propuesta del Estado Provincial. En cambio, en el barrio La Unión ganó la moción de aceptar la reubicación de las familias y el traslado de manera definitiva a los lotes que estarán disponibles “en un plazo entre los 4 y 6 meses, como parte del Plan Bonaerense de Suelo, Vivienda y Hábitat, en el Partido de Presidente Perón para los grupos familiares que evidencien problemas habitacionales estructurales”.

Ayer Larroque volvió a mejorar la propuesta que había realizado el lunes por la tarde y que el Polo Obrero, que forma parte de la usurpación y que tiene varios delegados en los barrios, criticó con dureza.

Los partidos de izquierda y algunas organizaciones que forman parte de la toma aseguran que resistiran un eventual desalojo. En cambio unas mil familias ya aceptaron retirarse de manera voluntaria.
Los partidos de izquierda y algunas organizaciones que forman parte de la toma aseguran que resistiran un eventual desalojo. En cambio unas mil familias ya aceptaron retirarse de manera voluntaria.

La medida estaba destinada a convencer a las familias menos politizadas y a otros partidos de izquierda y organizaciones sociales, que tomaron cierta distancia de las posiciones más radicalizadas del Partido Obrero: pasar de 6,5 a 11,5 hectáreas de tierras para ser utilizadas como alojamiento abierto transitorio de las familias reubicadas" y que está situadas en el partido de Presidente Perón.

Ese y otros cambios en la propuesta, posibilitaron por primera vez que se quiebre la hegemonía que los partidos de izquierda y algunas organizaciones parecían mantener sobre los habitantes del asentamiento que, según el último relevamiento, está compuesto por unas 1.400 familias y que suman un total de 4.417 personas.

El debate en los barrios comenzaron alrededor de las 18 y se extendieron hasta casi las 22.

La noche cerrada, el cansancio, algunas discusiones subidas de tono y la desconfianza entre algunos delegados por no poder controlar, por la escasa luz, que vecinos de otros barrios se sumen a otras asambleas, hicieron que las argumentaciones que faltaban y las votaciones se pospusieran. para hoy en los barrios 20 de julio y la Lucha.

El ministro Andrés Larroque presentó una nueva propuesta a los usurpadores de Guernica, que aún no fue aprobada ni rechazada por la totalidad de los cuatro barrios que conforman el predio tomado desde el 20 de julio.
El ministro Andrés Larroque presentó una nueva propuesta a los usurpadores de Guernica, que aún no fue aprobada ni rechazada por la totalidad de los cuatro barrios que conforman el predio tomado desde el 20 de julio.

La asamblea del barrio San Martín votó rechazar de manera enfática y contundente la propuesta del Estado Provincial. En cambio, en el barrio La Unión ganó la moción de aceptar la reubicación de las familias y el traslado de manera definitiva a los lotes que estarán disponibles “en un plazo entre los 4 y 6 meses, como parte del Plan Bonaerense de Suelo, Vivienda y Hábitat, en el Partido de Presidente Perón para los grupos familiares que evidencien problemas habitacionales estructurales”.

Según la propuesta votada, “los lotes serán escriturables, con una superficie aproximada de 200 metros cuadrados, contarán con dos servicios (luz y agua) y serán adjudicados prioritariamente a las mujeres de los grupos familiares”.

“Si hasta hoy a las 14 no tenemos una propuesta clara de que abandonan la toma de manera voluntaria, el tiempo de diálogo se va a dar por agotado y llegará el momento de ejecutar la orden judicial, que vence el viernes pero se puede prorrogar por unos día si llueve o hay mal tiempo porque el lugar es un bañado”, le explicaron a Infobae fuentes del ministerio de Desarrollo de la Comunidad.

Los pronósticos de lluvia y mal tiempo han disuadido a los funcionario de tomar la medida de “lanzamiento” en el día de hoy. El hecho le permite a Larroque seguir negociando con los delegados de la toma para una salida pacífica, que por ahora parece desvanecerse, aunque desde el ministerio de Desarrollo de la Comunidad se muestran confiados.


MAS NOTICIAS