Cómo fue el colapso sanitario en el País Vasco que puso Alberto Fernández como ejemplo

Según un estudio matemático publicado hace tres semanas en España, la mitad de las muertes por COVID-19 en Euskadi fueron causadas por las fallas en la atención a la salud

Alberto Fernández tomó como ejemplo el rebrote en el País Vasco


El País Vasco se convirtió en una tendencia entre las conversaciones que se dieron en las redes sociales argentinas después de que Alberto Fernández mencionara su caso como el ejemplo de lo que sucede cuando colapsa un sistema sanitario en la atención a pacientes con COVID-19.

“Si uno tiene algunas experiencias que se han dado en Europa, uno se da cuenta que cuando el sistema de salud se satura la mortalidad se duplica o triplica. Esto es lo que pasó por ejemplo en el País Vasco cuando se vio saturada la atención en los sanatorios y lamentablemente hubo que elegir quién se salvaba y quién se moría”, remarcó el Presidente argentina.

Nosotros no tuvimos que pasar por eso, no queremos pasar eso. Y por eso hicimos en este tiempo la mal llamada cuarentena, a esta altura, el aislamiento que propusimos en estos días que están terminando precisamente en el día de hoy”, fue la frase con la que Fernández explicó el “éxito” del decreto de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) para tener números de contagios y muertes relativamente bajos en comparación con el mundo.

Según un estudio matemático publicado hace tres semanas en España, la mitad de las muertes por COVID-19 en el País Vasco (Euskadi) fueron causadas por el colapso sanitario, que concluyó que “la probabilidad de morir aumentó significativamente” a medida que los hospitales se saturaban. En concreto, el estudio realizado por COVIDModel.es, calculó que las personas fallecidas en la Comunidad Autónoma Vasca (CAV) por coronavirus desde el comienzo de la crisis sanitaria fueron 2.020, una cifra que supera los 1.602 contabilizados -hasta el momento en que se había divulgado el estudio- por el Departamento de Salud del Gobierno Vasco.

Una familia camina frente al Museo Guggenheim a fines de abril, cuando se levantaron algunas restricciones en la ciudad de Bilbao, en el País Vasco después seis semanas de cuarentena (REUTERS/Vincent West)
Una familia camina frente al Museo Guggenheim a fines de abril, cuando se levantaron algunas restricciones en la ciudad de Bilbao, en el País Vasco después seis semanas de cuarentena (REUTERS/Vincent West)

El informe observó un claro incremento de la tasa de mortalidad conforme el sistema sanitario se colapsaba y entendió que “de las 2.020 personas que fallecieron en Euskadi a consecuencia del coronavirus en torno a 1.000 murieron por no haber podido recibir una atención sanitaria adecuada en el peor momento de la crisis”.

También concluyó que ese incremento de la mortalidad fue mucho mayor en el caso de las personas mayores de 74 años y apuntó que el 5 de abril, día de mayor saturación hospitalaria en Euskadi, la probabilidad de muerte entre estos pacientes “se duplicó pasando del 10% al 25%”.

“Este hecho provocó que el 89 % de las personas que fallecieron a causa de la saturación sanitaria fueran personas mayores de 74 años”, argumentó. A nivel nacional, el colapso sanitario fue la causa de más de la mitad de los fallecimientos por COVID-19 en España. Y de esos casi el 90% fueron personas mayores de 74 años, según el informe.

El aumento de la movilidad y del ocio provocó estos últimos días una expansión del virus que supuso una importante subida en el número de positivos. Las autoridades sanitarias vascas advirtieron que en pleno verano el COVID-19 “empieza a circular con mayor frecuencia”. Hubo brotes de las ciudades de Ordizia, Tolosa, Getaria y Zarautz, donde se aislaron en un camping a 250 personas. En esos municipios se han tomado medidas extraordinarias como limitar la capacidad de los establecimientos hosteleros al 50%, prohibir el consumo en barra y fijar el cierre como máximo a las 23.30. Salud, de todas formas, ha dicho que estos focos están “controlados”.


MAS NOTICIAS

Te Recomendamos