Renunció otro funcionario de la Ciudad por las compras de barbijos que investiga la justicia

Se trata de Santiago Costabel, quien desde el ministerio de Salud había participado activamente en la compras

npizzi@infobae.com
Santiago Costabel adujo motivos familiares para irse.
Santiago Costabel adujo motivos familiares para irse.

Las dos escándalos sucesivos por compras de barbijos en la Ciudad de Buenos Aires acaban de expulsar a otro funcionario del Ministerio de Salud porteño. Se trata de Santiago Costabel, que cumplía funciones como Director General de la Dirección General Abastecimiento de Salud y había tenido un rol muy activo en ambos procesos, tal como contó Infobae. Ya había dado un portazo Nicolás Montovio, quien cargó con el costo político por haber firmado ambas resoluciones.

Costabel presentó su renuncia este lunes aunque la había acordado previamente con el ministro Fernán Quirós, según reveló Perfil. La misma fue aceptada por el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta a través de un decreto publicado hoy en el Boletín Oficial. En su reemplazo fue designada María Belén Carjuzáa.

¿Por qué tardo más dos meses después del escándalo? Una explicación posible es el avance de la investigación judicial, a cargo del fiscal Maximiliano Vence. Otra, el desgaste político y los movimientos internos en el área de compras a partir del ingreso de Roberto Gigante, ex ministro de María Eugenia Vidal.

Según pudo saber Infobae de fuentes oficiales, Costabel argumentó “motivos familiares” y “cansancio”, dos formalidades que suelen utilizar los funcionarios cuando dejan un cargo.

Costabel había ingresado al Gobierno en 2016, como gerente de Legales y Administración en la Secretaría de Planificación de la Jefatura de Gabinete porteña. Y en 2019 saltó al Ministerio de Salud.

infobae-image

Infobae había revelado que ese joven abogado tuvo participación activa en la compra directa de 5 millones de barbijos a la empresa E-ZAY por $340 millones. La Ciudad pagó la mitad de ese contrato millonario por adelantado y nunca recibió los barbijos prometidos por lo que terminó denunciando una estafa ante la Justicia.

El fiscal porteño Maximiliano Vence congeló esa cuenta y descubrió que quedaban apenas $1.195.280. El resto ya se había transferido a otras cuentas.

Costabel habló varias veces e intercambió mensajes con los responsables de E-ZAY durante el mes de abril, cuando tenían que comenzar las entregas. Por ese motivo, fue uno de los primeros en conocer que la empresa había tercerizado la operación con otro intermediario, Damián Nevi, que cobró más de $60 millones y terminó preso. En su casa, la Policía encontró $810.000 en efectivo, dentro de una valija de color gris, con una nota que rezaba “ESTE ES EL PAGO TUYO”.

La jueza Paula González procesó a Nevi la semana pasada y ordenó restituir los $60 millones a la Ciudad. Aunque la investigación quedaría a cargo de la Justicia porteña, la jueza advirtió que Nevi habría sido parte de una estafa encadenada, con la intervención de los dueños de E-ZAY, una empresa dedicada a la tecnología y al desarrollo de software destinado a la educación a distancia.

Ignacio Sáenz Valiente vendió barbijos más caros y vencidos.
Ignacio Sáenz Valiente vendió barbijos más caros y vencidos.

Costabel también estaría vinculado a la primera compra de barbijos en la Ciudad, con la empresa Green Salud. En ese caso eran N95 y estaba vencidos. El ahora ex funcionario tuvo acceso al expediente el domingo 5 de abril, cerca de las 19 horas. Fue notificado junto al viceministro de Salud Daniel Ferrante, como reveló este medio. Aunque era una formalidad, no planteó ninguna objeción.

Es más, una fuente que conoce los detalles de esa compra directa asegura que Costabel también vio la factura por esa operación que luego desapareció. Era la primera factura que había emitido Green Salud, la 001.

La Justicia todavía investiga de dónde salieron los barbijos 3M que estaban vencidos. Esa firma le habría comprado a ERLANT SA, una empresa fantasma creada en enero de este año a nombre de un joven de 20 años. Detrás de esa empresa, estaría un empresario farmacéutico.

La compra de barbijos a Green Salud se cerró en pocas horas. Nicolás Montovio firmó la resolución a las 0:57 del lunes 6 de abril. Menos de dos semanas después tuvo que dejar su cargo, ante las primeras denuncias por sobreprecios.