Sergio Massa, Máximo Kirchner y los jefes de bloque de Diputados (Prensa Diputados)
Sergio Massa, Máximo Kirchner y los jefes de bloque de Diputados (Prensa Diputados)

La demora del Gobierno en el envío de la ley de emergencia económica alteró el calendario parlamentario: la sesión extraordinaria prevista para este miércoles se atrasaría 24 horas y la presencia de al menos un par de ministros en el Congreso, prevista hoy a última hora, estaba suspendida.

Todo se corre un día”, explicaron a este medio fuentes oficiales y parlamentarias en torno al denominado proyecto de ley de Solidaridad y reactivación productiva, la “ley ómnibus” que Alberto Fernández incluyó como tema principal en la convocatoria a sesiones extraordinarias de la semana pasada y que motivó, por ahora, reacciones contrarias por parte de la oposición, en especial del interbloque de Juntos por el Cambio.

“En su momento usted nos manifestó la voluntad de convocar para el próximo martes 17 al plenario de comisiones al que será girado el proyecto de ley de Solidaridad y Reactivación Productiva y sesionar el miércoles 18. También nos había señalado que el proyecto tendría ingreso en forma inminente. Sin embargo, hasta la fecha el mismo no ha sido remitido por el Poder Ejecutivo y por ende nos ha impedido realizar cualquier tipo de análisis sobre la propuesta legislativa”, escribieron Mario Negri, Cristian Ritondo y Maximiliano Ferraro, de la UCR, el PRO y la CC, respectivamente, en una carta remitida a Sergio Massa, el presidente de la Cámara baja.

Massa, que pasó buena parte del lunes en Casa Rosada, les había asegurado a los legisladores de la oposición que el texto que impulsa entre otras cuestiones las emergencias económica, social y sanitaria; la disposición de un impuesto para las compras en dólares en el exterior -conocido como “dólar turista”-, y la modificación de las alícuotas de Bienes Personales, ingresaría a Diputados a primera hora de hoy. Y a que a última hora de la tarde pasarían por la Cámara baja los ministros de Salud y de Desarrollo Social, Ginés González García y Daniel Arroyo. La presencia de Martín Gúzman, ministro de Economía, no había sido confirmada.

Desde el interbloque de Juntos por el Cambio le confiaron entrada la tarde a este medio que la visita de los ministros había sido descartada, y que el proyecto recién ingresaría a última hora de hoy o a primera de mañana, martes. Así lo resaltaron además desde la Jefatura de Gabinete, que conduce Santiago Cafiero.

Alberto Fernández, Eduardo
Alberto Fernández, Eduardo "Wado" de Pedro y los gobernadores de la UCR Gerardo Morales, Gustavo Valdés y Rodolfo Suárez

“El Ejecutivo aún no terminó el proyecto”, subrayaron altas fuentes oficiales.

En principio, la hoja de ruta que había ideado el oficialismo marcaba que este martes se discutía el mega proyecto en comisiones y que el miércoles ingresaba al recinto. Pero la demora alteró los planes. Y modificó los tiempos: postergación por 24 horas.

El Gobierno trabajó durante todo el fin de semana en los detalles de la iniciativa. El viernes, un rato antes de la oficialización del DNU que decretó la vuelta de la doble indemnización por seis meses, la Casa Rosada había sido una romería de ministros y secretarios de Estado. Guzmán, por ejemplo, entró y salió en varias oportunidades.

Esta mañana, en tanto, el Presidente y el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, recibieron a los gobernadores de la UCR: Gerardo Morales, Rodolfo Suárez y Gustavo Valdés. Fueron cautos respecto a la emergencia: dijeron que sus legisladores darían quórum, pero agregaron que primero querían ver el texto.

Casi al mismo momento ingresaba en Casa de Gobierno el diputado José Luis Ramón, jefe del interbloque Unidad y Equidad Federal, de buena sintonía con el oficialismo.

Desde Juntos por el Cambio, por su parte, anticiparon primero leerían los detalles del proyecto. Aunque adelantaron que no avalarían la delegación de facultades al jefe de Gabinete. De no mediar imprevistos, de hecho, en la sesión de esta semana estaría presente la diputada Elisa Carrió, que renunció a su banca a partir del 1 de marzo. Frente a frente con Massa, con quien mantiene una enemistad pública. “Ni superpoderes ni cheques en blanco”, tuiteó “Lilita” hace algunos días.

Seguí leyendo: