El futuro de Matías Lammens: una charla pendiente con Alberto Fernández y el desafío de liderar la oposición porteña a Rodríguez Larreta

El Frente de Todos obtuvo el 35% de los votos en la ciudad de Buenos Aires pero no pudo forzar un balotaje

Matías Lammens no logró llevar a Rodríguez Larreta a un balotaje en la ciudad de Buenos Aires
Matías Lammens no logró llevar a Rodríguez Larreta a un balotaje en la ciudad de Buenos Aires

La ola celeste no llegó a las costas porteñas. Si bien la candidatura del outsider Matías Lammens, el arrastre de Alberto Fernández y la crisis económica le permitieron al peronismo unificado romper su techo histórico de votos en la capital, el 35% no fue suficiente como para destronar a Horacio Rodríguez Larreta en la cuna del macrismo.

El oficialismo iniciará su cuarto mandato consecutivo, tras una elección récord: sacó más del 55%. El actual jefe de Gobierno se convirtió en el primer candidato en ganar en primera vuelta desde la sanción de la Constitución de 1994. Incluso sacó más votos que Mauricio Macri.

Antes de la medianoche, luego de que Alberto Fernández y Cristina Kirchner hablaran ante la multitud que se congregó en Chacarita, Lammens analizó el resultado de la elección y dio pistas sobre su futuro político. No dio ningún discurso público, tampoco subió al escenario.

Al ser consultado por Infobae sobre su primer análisis de los resultados, reconoció que los sorprendió “el crecimiento de Macri en el distrito” y señaló que la crisis económica “no tuvo el impacto electoral” que habían calculado. En ese sentido, desde su equipo argumentaron que “la agenda de las PASO fue la economía pero lamentablemente la de las elecciones generales fue la grieta”.

Cristina Kirchner y Alberto Fernández (Télam)
Cristina Kirchner y Alberto Fernández (Télam)

Por otro lado, descartó los rumores que comenzaron a circular tras el anuncio de los resultados oficiales que lo señalaban como futuro ministro de Deportes. “Alberto no me ofreció nada”, afirmó categórico. No obstante, reveló que ambos acordaron hablar este mismo lunes. “Si ahí me hace un ofrecimiento lo evaluaremos, no sé qué haría, depende de muchas cosas, pero por ahora no hay nada”, explicó.

Durante la campaña, Lammens siempre se mostró optimista, convencido de que podía llegar a un balotaje y hacer historia. Todas las veces que le preguntaron qué haría los próximos cuatro años si no resultaba electo contestó lo mismo: “Al día siguiente de la elección me pongo a trabajar para ganar en 2023”.

A pesar de la derrota Lammens sigue viendo su futuro más vinculado al distrito porteño. “Me quedé muy entusiasmado, me parece que tenemos un piso increíble para construir lo que viene. Si logramos conservar los casi 700 mil votos, y seguimos ampliando, en cuatro años vamos a ganar".

Ahora deberá reinventarse como líder de la oposición para no perder vigencia. Uno de los obstáculos que enfrentará es no contar con una bancada de legisladores que le responda directamente.

El presidente de San Lorenzo llegó a encabezar la fórmula de la mano del mismísimo Alberto Fernández, quien buscaba un rostro fresco que pudiera tomar algo de distancia de los aspectos menos favorables del kirchnerismo, como las denuncias de corrupción. Así, lo hizo. Durante la campaña repitió una y mil veces que apuntaba a representar a la “amplia familia progresista”, que incluía al kirchnerismo pero también a sectores que lo habían criticado. Cuando le preguntaron por las causas contra Cristina Kirchner, siempre se limitó a indicar que hay esperar que resuelva la Justicia.

Horacio Rodríguez Larreta (Nicolás Stulberg)
Horacio Rodríguez Larreta (Nicolás Stulberg)

El kirchnerismo porteño venía de protagonizar varias derrotas de la mano de Daniel Filmus y Mariano Recalde. Al igual que nivel nacional evaluaron que solos no podían ganar y decidieron respaldar al amigo de Marcelo Tinelli. El camporista Mariano Recalde, quien ya había lanzado su precandidatura a jefe de Gobierno, aceptó correrse para encabezar la lista de senadores y comenzó a trabajar como virtual jefe de campaña. Además, el Frente de Todos reunió a los sectores del peronismo porteño liderados por Víctor Santa María -presidente del PJ porteño y titular del sindicato de encargados de edificio- y Juan Manuel Olmos, del Nuevo Espacio de Participación.

Durante la campaña el discurso de Lammens buscó ser menos confrontativo, incluso elogió las obras de infraestructura que concretó el macrismo, como los viaductos y el Paseo del Bajo. El eje de su propuesta estuvo centrado en marcar que las prioridades deberían haber sido otras: educación, salud, vivienda y desarrollo productivo.

En un contexto de fuerte recesión económica, sus planteos tuvieron buena llegada a una parte importante de la ciudadanía golpeada por la crisis, especialmente en el sur de la ciudad, en los barrios históricamente más postergados.

El domingo en el búnker, los primeros en salir a hablar fueron Santiago Cafiero y Luana Volnovich. Minutos después de las 18 ambos adelantaron que el Frente de Todos había mejorado su performance en Nación y en Provincia. Ninguno incluyó a la capital.

Pero la esperanza se renovó una hora más tarde. Mariano Recalde, junto a Cristina Álvarez Rodríguez, aseguró calificó la elección en la ciudad como “histórica”. Le pidieron a los fiscales que sigan “atentos” para cuidar el voto de la gente hasta el último minuto. “En la ciudad por ahora tenemos una elección con final abierto”, dijo Recalde con una sonrisa.

Cuando llegaron los primeros números oficiales, a las 21, hubo alivio por la victoria de Alberto Fernández pero la ciudad de Buenos Aires pasó a un segundo plano.

Lammens terminó la jornada con cara de cansado. Su expresión demostraba la desilusión de quien soñaba con un batacazo histórico. Habló brevemente con Rodríguez Larreta por teléfono y hubo felicitaciones mutuas.

-¿Cómo te ves para liderar a la oposición al macrismo en la ciudad?

-Me veo bien. El desafío es sostener el Frente de Todos y crecer un poco más. Hicimos una elección histórica y sabemos que tenemos un piso muy importante para construir a futuro.

Lammens se dio vuelta y volvió hacia el sector reservado con el resto de los integrantes del Frente de Todos. Lo esperaba Ofelia Fernánez -que será la legisladora porteña más joven en ocupar una banca- con una sonrisa y un abrazo.

Seguí leyendo: