El oficialismo sufrió una contundente derrota en las PASO (foto: AP)
El oficialismo sufrió una contundente derrota en las PASO (foto: AP)

Artículo publicado en The New Yorker

"No es que nosotros hayamos sido buenos. Sino que los que vinieron después fueron tan malos que nos dejaron como buenos a nosotros", dijo Juan Domingo Perón al regreso de su exilio. Perón, quien murió un año después –durante su tercer mandato presidencial–, dejó un legado controvertido y un movimiento populista, conocido como peronismo, que perdura hasta el día de hoy.

Durante muchos años en la Argentina, la lealtad al peronismo fue una condición –no escrita– para completar un mandato presidencial. Raúl Alfonsín, el primer líder no peronista en gobernar el país tras el regreso a la democracia en 1983, dejó el cargo casi seis meses antes, después de sobrevivir a tres alzamientos militares. El segundo, Fernando de la Rúa, renunció en 2001, a mitad de su mandato, huyendo de la Casa de Gobierno a bordo de un helicóptero. El actual presidente, Mauricio Macri, asumió el cargo en 2015 y ahora busca la reelección, pero, después de sufrir una fuerte derrota en las elecciones primarias a principios de este mes, muchos se han preguntado si será una excepción a la regla.

Las PASO en Argentina tienen la intención de reducir la lista de candidatos, pero efectivamente sirven como termómetro del "sentimiento" nacional. Los resultados de la votación del 11 de agosto pusieron en duda la ambiciosa agenda de reformas de Macri, ya que se encontraba a quince puntos del Frente de Todos, la coalición peronista dirigida por Alberto Fernández y la ex presidente Cristina Kirchner.
Desde el principio, el actual Presidente tuvo un camino difícil hacia la reelección; Cambiemos, su proyecto para alejar a Argentina del desorden económico, ha fracasado, y muchos votantes creen que su país estaba en mejores condiciones antes de asumir el cargo. La economía se ha contraído recientemente y el año pasado Argentina tuvo que solicitar su vigésimo segundo rescate al Fondo Monetario Internacional. Debido a que una gran parte del electorado ha desconfiado de su enfoque favorable al mercado, Macri eligió al senador peronista Miguel Ángel Pichetto como compañero de fórmula. Aún así, su coalición no ha hecho un llamamiento exitoso a los argentinos, que han vuelto a asociar al peronismo con un futuro próspero.

Hace unos meses no estaba claro cómo Kirchner elegiría posicionarse en las elecciones. La ex presidente está acusada en once causas de corrupción, pero también es una de las políticas más populares de Argentina. La reputación de Kirchner es motivo de odio y alabanza: algunos la acusan de acumular una fortuna en el cargo, de conspirar con Irán o de orquestar el asesinato de un fiscal que formuló un caso para su arresto; otros invocan su carisma desmesurado y su política astuta, o elogian su generoso gasto en programas sociales. La prueba de la perspicacia de Kirchner es su decisión de trabajar junto a Alberto Fernández como vicepresidenta, una decisión que ha provocado escepticismo pero también alivio entre quienes ven su legado como una desgracia para el peronismo. Fernández, un profesor de derecho que se desempeñó brevemente como su jefe de gabinete, podría ser una alternativa moderada. Renunció a su gabinete en 2008, siete meses después de que ella asumiera el cargo; la acusó de "distorsionar la realidad" y se opuso a su liderazgo durante años. Juntos, ahora pretenden corregir los errores que, en su opinión, el macrismo ha traído a la Argentina.

Cuando Macri asumió su cargo, era inminente una crisis en la balanza de pagos, las reservas de divisas estaban disminuyendo y los niveles de inflación eran tan altos que el gobierno de Kirchner había alterado las estadísticas oficiales. A las pocas horas de su toma de posesión, Macri levantó los controles de capital, que limitaron drásticamente el comercio de divisas. Continuó recortando subsidios generosos a las industrias de servicios públicos y transporte, para hacer frente al creciente déficit fiscal de Argentina.
Las políticas de Macri, conocidas como 'gradualismo', tenían la intención de restaurar constantemente la confianza en la economía argentina, pero algunos de sus críticos argumentaron que fracasaron porque no fueron tan graduales. El gasto de Kirchner en programas sociales y una moneda sobrevaluada había ofrecido una apariencia de estabilidad. Entonces, cuando Macri recortó los subsidios del gobierno y las facturas aumentaron hasta en un mil por ciento, la gente se molestó por los efectos.
"Arreglar tal situación mientras se evitaba una recesión resultó muy difícil", me dijo Eduardo Levy Yeyati, ex asesor de la administración. "Creo que el gobierno erró del lado de la ingenuidad al atribuir los problemas estructurales del país al 'populismo' y asumió que una retórica y un reparto más amigables con el mercado liberarían los espíritus animales de la inversión y el crecimiento".

De hecho, la inversión extranjera no llegó como prometió o se esperaba. El año pasado, en medio de una grave crisis monetaria, Argentina entró en recesión: la inflación se disparó al cincuenta y cinco por ciento, el peso perdió la mitad de su valor y tres millones de personas cayeron en la pobreza. En el verano de 2018, Macri buscó un rescate de 57 mil millones de dólares del FMI, el más grande en la historia del organismo. Argentina ha negociado docenas de acuerdos con el Fondo en las últimas seis décadas, y la institución es ampliamente considerada como 'un villano, cómplice del endeudamiento recurrente del país'. Buscar la ayuda del Fondo una vez más fue percibido como una humillación y una indicación de que se esperan más medidas de austeridad. Los manifestantes bloquearon las calles de Buenos Aires y escribieron mensajes –pintados con spray– como "FMI = hambre" o "Con el FMI volveremos al fondo".
El rescate también fue un signo de debilidad para un presidente que se había comprometido a llevar la inflación hasta un solo dígito y dejando atrás la historia recesiva de Argentina. "No nos dimos cuenta de cuán frágiles eran realmente el gobierno y la economía por dentro", reconoció un alto funcionario argentino.

El sábado 24 de agosto una masiva marcha respaldó la gestión del presidente Macri
El sábado 24 de agosto una masiva marcha respaldó la gestión del presidente Macri

Uno de los objetivos de campaña más ambiciosos de Macri fue su promesa de "pobreza cero". Aunque Kirchner dejó de publicar estadísticas por completo, las estimaciones revelan que aproximadamente un tercio de la población vivía en la pobreza mientras ella estaba en el poder. Con la excepción de mediados de 2017, cuando la tasa de pobreza cayó al 25.7 por ciento, los números no han cambiado mucho con Macri; en todo caso, han empeorado. Desde 2009, Agustín Salvia y un grupo de investigadores del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica han publicado un informe anual sobre la pobreza, que se considera una referencia estándar en Argentina. Salvia responsabiliza a la administración actual de dejar que la carga de las reformas recaiga sobre los más pobres. "Encontraron que era fácil preservar las transferencias de ingresos, emitir más deuda y subsidios al consumo final, mientras esperaban que las inversiones fluyeran", me dijo Salvia. "Debido a que las inversiones nunca alcanzaron los niveles deseados, su modelo resultó ser un fracaso: la carga de la deuda se ha vuelto insostenible, el déficit público ha aumentado y el estancamiento ha destrozado el proyecto de Cambiemos".

Sin embargo, los defensores de Macri describen su proyecto como un proceso largo e insisten en que las crisis futuras solo pueden evitarse mejorando la posición de Argentina en el extranjero, una tarea en la que el gobierno se ha destacado. Mientras que Kirchner cerró la economía argentina y se acercó a los líderes de Venezuela o Irán, Macri ha fortalecido los lazos y ha negociado acuerdos comerciales en todos los continentes. Bajo su liderazgo, Argentina fue sede de la WTO Ministerial, presidió la Cumbre del G-20 y casi duplicó su intercambio de divisas con China.
Este año, Macri encabezó las negociaciones para un pacto histórico entre el Mercosur y la Unión Europea, que llevaban dos décadas en desarrollo. Su manejo de los asuntos exteriores refleja un principio definitorio de Cambiemos: que el bienestar de Argentina no puede disociarse de los flujos y reflujos de los mercados internacionales.

Como era de esperar, los mercados entraron en pánico en respuesta a los resultados de las PASO. El día después de las elecciones, el peso se desplomó más del 25% frente al dólar, y las acciones de Argentina perdieron casi la mitad de su valor, lo que sugiere que los inversores vieron la derrota de Macri en las elecciones generales de octubre como un hecho.
En caso de que un gobierno peronista regrese al poder, muchos inversores temen que pueda incumplir la deuda soberana de Argentina y tratar de renegociar los términos del rescate del FMI. Este no es un escenario improbable, dado que el país ha incumplido ocho veces desde su independencia en 1816, y el último tuvo lugar durante el segundo mandato de Kirchner. La falta de previsibilidad también ha afectado los proyectos de infraestructura en curso, que son un motivo de orgullo para la administración de Cambiemos. Un banquero de Wall Street que había estado trabajando en un paquete de financiamiento de 900 millones de dólares para construir rutas con el Banco Interamericano de Desarrollo me dijo que, después de las primarias, llamó a sus colegas para preguntar sobre el destino del proyecto, solo para saber que había sido pospuesto hasta nuevo aviso.

Mientras tanto, los trabajadores argentinos han visto desaparecer sus ahorros. En los días posteriores a las elecciones, la gente de Buenos Aires se apresuró a comprar kilos de carne antes de que el aumento de los precios la volviera inasequible. Algunos dueños de negocios eran reacios a abrir sus puertas, aparentemente inseguros de qué precio cobrar por alimentos básicos como la harina. Otros abrieron pero mantuvieron las luces apagadas mientras no había clientes, para reducir el costo de una factura inminente.
Para mitigar el daño, Macri anunció una serie de medidas de alivio, que incluyen aumentos en el salario mínimo, subsidios de asistencia social, recortes de impuestos, congelamientos temporales a los precios de los combustibles y préstamos para las pymes. Fue un enfoque claramente peronista de una crisis, uno que favorece soluciones temporales con poca consideración por las limitaciones de gasto. "'Muy poco, demasiado tarde', es la mejor síntesis de lo que Macri está haciendo en este momento", me dijo Sergio Berensztein, un analista político.

Si se pueden sacar algunas conclusiones de los resultados de las primarias, la principal sería que millones de votantes han perdido la esperanza en el mandato de cambio de Cambiemos, pero su fe en el peronismo apenas ha vacilado. "Los peronistas son los gobiernos asociados con sacar al país de las crisis", me dijo Steven Levitsky, profesor en la Universidad de Harvard. Esta puede ser la razón por la cual las principales boletas presidenciales llevan a un candidato peronista, y por la cual es probable que Cristina Kirchner vuelva a gobernar. "Muchos votantes argentinos ven a los peronistas como la única fuerza política capaz de gobernar el país", agregó Levitsky. "Nada de lo que ningún gobierno no peronista haya hecho desde 1983 ha cambiado esa percepción, solo la ha reforzado".

Sin embargo, otros sostienen que el legado de Macri no debe subestimarse. "En las últimas cuatro décadas, la economía argentina ha sido la más inestable del mundo, dada la seguidilla de crisis, episodios inflacionistas, recesiones e incumplimientos", me dijo Esteban Domecq, jefe de la consultora económica Invecq. "Cambiemos puso un límite al gasto fiscal, abordó el déficit externo y nos dejó con un tipo de cambio competitivo, impulsando efectivamente un proceso de normalización macroeconómica". En opinión de Domecq, para que la administración actual haya resistido e intentado superar tales condiciones desfavorables es un logro en sí mismo. Después de todo, llevará más de tres años corregir la economía de un país que alguna vez estuvo entre los más ricos pero que ahora se considera en desarrollo. "Aunque todavía no hemos visto sus resultados, Argentina está a mitad de camino de reparación", agregó. "El proceso electoral actual ahora plantea una pregunta crítica: ¿El país finalmente avanzará o no?".

En una reciente conferencia de prensa, un periodista instó al presidente a dejar de lado sus puntos de conversación para dirigirse a los argentinos que enfrentan dificultades, que en sus casas tienen la heladera vacía o no pueden comprar los productos esenciales. En su respuesta, Macri invocó a un chacarero que recientemente apareció en un video viral, expresando su preocupación por la coyuntura actual de Argentina. El chacarero recordó un episodio de la infancia, cuando un vecino le pidió ayuda para cruzar varios caballos a través de un arroyo. A mitad de camino, entró en pánico, soltó el caballo y nadó de regreso a la orilla, solo para regresar a su casa y recoger otro caballo. Los argentinos necesitan "llegar al otro lado del río", imploró Macri. "Porque si no cruzamos el río, de una vez por todas, si retrocedemos, tendremos que comenzar de nuevo".