Mauricio Macri y Andrés Ibarra
Mauricio Macri y Andrés Ibarra

Mauricio Macri no solo está convencido de que ganará las elecciones presidenciales. También planificó para un eventual segundo mandato el denominado plan de "profundización de la reforma en el Estado" que contemplará, entre otras cosas, un ajuste de los convenios colectivos de trabajo, nuevos programas de evaluación de empleo público, el mantenimiento al menos en lo inmediato de la planta de personal estatal, el refuerzo presupuestario de la ciberseguridad y un esquema muy ambicioso de digitalización para todo el estado nacional.

El vicejefe de Gabinete y secretario de Modernización del Estado, Andrés Ibarra, ya está planificando los próximos pasos del Gobierno para después del 10 de diciembre con el optimismo pleno de que Juntos por el Cambio triunfará en las elecciones y habrá reelección asegurada.

Allegados a Ibarra comentaron a Infobae sin vueltas: "La reforma del Estado es un camino que hemos emprendido en el 2015 y que no se podrá frenar sino que se profundizará en el próximo mandato de Macri".

No se prevé en la segunda etapa de un eventual gobierno de Macri grandes recortes de personal como fue en la primera etapa de gestión donde se alcanzó a recortar el 18% de la planta estatal. Pero habrá ajustes relacionados con la capacitación, el rendimiento y las respuestas de los empleados públicos.

Ayer, el secretario de Modernización estuvo en un acto en la Usina del Arte en La Boca donde entregó premios y elogió la tarea de los mejores empleados estatales nacionales y deslizó un concepto que viene esbozando hace rato con su equipo y que promete continuar más allá del 2020. "El Estado debe estar al servicio de la gente ya que la Argentina tiene una nueva oportunidad de tomar un rol protagónico en el mundo y hacerlo aprovechando su principal materia prima que es el talento y la creatividad de los argentinos", dijo Ibarra ante un auditorio de más de 500 empleados destacados por su labor.

Según datos oficiales de la Casa Rosada a los que accedió Infobae, entre diciembre de 2015 y diciembre del 2018, la administración pública nacional que comprende a todo el Gobierno redujo en un 17,9% el empleo público. Esto significó unos 42.479 empleados menos. Mientras que en el 2015 había 237.889 empleados en la órbita del Poder Ejecutivo, en el 2018 quedaron 195.410.

Para contrarrestar el discurso de la oposición, el Gobierno remarca en todo momento que entre los años 2005 y 2015 del kirchnerismo la administración pública nacional creció un 87%. Es decir, pasó de 127.184 empleados públicos a una planta de 237.889.

En el sector público nacional la reducción fue menor entre el 2015 y el 2018: 4,53 por ciento. Esto significó 35.375 agentes estatales menos en la administración central, las Fuerzas Armadas, las fuerzas de seguridad nacionales, universidades, empresas públicas, sociedades del Estado, Poder Legislativo, Judicial y otros entes como la AFIP, el PAMI, INCAA y otros organismos descentralizados.

Andrés Ibarra, vicejefe de Gabinete (Maximiliano Luna)
Andrés Ibarra, vicejefe de Gabinete (Maximiliano Luna)

¿Seguirá el plan de achicamiento de empleados públicos que encaró el gobierno de Macri? preguntó Infobae a un destacado funcionario de Modernización. "Todo hace pensar que la actual planta de empleados públicos es razonable y que no habrá más recortes", dijo.

Capacitación, digitalización y evaluación de empleo

Lo que se prevé para los próximos meses es un traspaso de unos 2.000 empleados de personal transitorio a planta permanente del Estado. Y como contrapartida, en los planes de Ibarra para dar con la mayor profundización de la reforma estatal se contempla una mayor capacitación al personal, un aceitado mecanismo de evaluación de desempeño, la reforma de convenios laborales por sector, una profunda digitalización de la labor estatal y un esquema más amplio de llamados a concursos.

En el Gobierno aseguran que se relanzó el Instituto Nacional de Administración Pública con un 60% más de vacantes y hasta ahora se capacitaron 250.000 empleados públicos para el manejo de herramientas digitales. Así, se generaron digitalmente más de 100.000 trámites que antes eran presenciales y que requerían de más personal público. Pero Ibarra cree que esto deberá continuar después de diciembre y apuesta a triplicar la oferta de cursos de capacitación.

También se buscará en un eventual segundo mandato de Macri potenciar los llamados a concurso de cargos jerárquicos como directores o coordinadores. Ibarra suele destacar que en el 2015 solo había 7 cargos que habían sido concursados y hoy hay más de 80 concursos iniciados y 250 en proceso. Para este año se apunta a concursar otros 2.000 cargos en toda la administración pública.

A pesar de que las encuestas muestran unas elecciones muy peleadas para octubre, en las oficinas de la Secretaría de Modernización ya tienen previsto que en una segunda administración macrista se potenciará la "gestión por resultados". Es decir que en los ministerios se avanzará con un esquema de "tableros de control" para el seguimiento y compromiso de los empleados. También se aceitarán las "evaluaciones de desempeño" donde habrá "gerentes digitales" premiados por su labor.

En paralelo a toda esta reforma el Gobierno quiere profundizar un plan de reforma de convenios colectivos de los empleados estatales. "Hay que avanzar en reformas por sector para que la Argentina sea un país competitivo", dijo un allegado a Ibarra.

En la Casa Rosada advirtieron que todas estas herramientas se lograron llevar adelante tras un acuerdo con el gremio estatal de UPCN. Los empleados vinculados con el sindicato de ATE fueron más reacios y combativos a la hora de enfrentar la política de poda de estatales que impuso el macrismo.

Los gremios de estatales habrían acordado las reformas que se vienen con Ibarra (NA)
Los gremios de estatales habrían acordado las reformas que se vienen con Ibarra (NA)

Sostener todo el esquema de digitalización y un Estado moderno implicará reforzar la ciberseguridad. Así, en la proyección del Gobierno para el presupuesto del 2020 se contempla un aumento de fondos para equipamiento y software en materia de ciberseguridad para todo el Estado.

También en materia de modernización de la estructura estatal al servicio de la ciudadanía desde el despacho de Ibarra se menciona la intención de avanzar en el futuro con el desarrollo a pleno de la tecnología 4G de comunicaciones, que para fin de año aspiran a que llegue a 2.800 localidades y en los próximos meses licitar en cinco regiones del país las operaciones de telefonía móvil que se sumarán a los tres operadores nacionales.
De esta manera, el gobierno de Macri cree que hacia fin de año se tendrá cubierta el 93% de la población a nivel digital frente al 17% que estaba cubierto cuando Cristina Kirchner dejó el poder.

Para el desarrollo de la tecnología 5G aún falta un trecho, según dicen en el Gobierno, aunque ya se están haciendo los análisis de previsibilidad para que en el 2021 pueda existir un soporte disponible para esta tecnología de avanzada. La mirada puesta en el 2021 no es antojadiza. El clima de optimismo de la Casa Rosada ante las elecciones es extremo y no reparan en eventuales problemas en las urnas.