Lavagna y Massa, antes socios políticos, ahora adversarios en las elecciones
Lavagna y Massa, antes socios políticos, ahora adversarios en las elecciones

Mauricio Macri monitorea la pelea política que protagonizan Roberto Lavagna y Alternativa Federal y espera que decante la interna partidaria que ya se apropió de la Convención Nacional del radicalismo.  Macri considera necesario que Alternativa Federal se consolide como una tercera propuesta electoral, pero a su vez considera un beneficio personal que Lavagna exhiba en público sus diferencias con Juan Schiaretti, el arquitecto político que diseña la estrategia para enfrentar desde el peronismo racional a la fórmula Fernández-Fernández.

La compleja interna radical

Mientras tanto, el presidente recopila toda la información que llega desde las distintas trincheras radicales y optó por esperar que decanten las posiciones internas que están condicionando la agenda final de la Convención Nacional de la UCR. Macri no comparte las propuestas del documento escrito por Alfredo Cornejo y filtrado a los medios de comunicación, pero decidió que los propios radicales ordenen su espacio político y luego contestar a todos los planteos que formalmente llegaran a Gobierno cuando concluya la convención radical.

En ese borrador partidario redactado por Cornejo, los radicales están exigiendo ampliar la coalición Cambiemos, convocar a unas PASO competitivas y hasta sugieren la posibilidad de excluir a Macri de su probable reelección. El Presidente ya conocía el contenido del borrador Cornejo, y reiteró a sus ministros más cercanos que no se baja de su candidatura, que no descarta abrir el ticket presidencial y que si hay PASO competitiva, cada socio de Cambiemos deberá competir con sus propias listas.

Lavagna, Schiaretti y Tinelli

Tinelli y Scioli, son amigos desde hace años y los dos fueron convocados por Alternativa Federal
Tinelli y Scioli, son amigos desde hace años y los dos fueron convocados por Alternativa Federal

Macri conoce las actitudes de Lavagna y sabe cómo Schiaretti entiende la política nacional. El gobernador de Córdoba siempre privilegia los consensos y Lavagna llevó al límite su paciencia política. El presidente y Schiaretti ayer conversaron sobre Lavagna en la Casa Rosada, y la actual pulseada interna de Alternativa Federal y Consenso 19 no sorprendió a los dos amigos personales que, por ahora, tienen distintos objetivos de poder.

A Macri no le preocupa la convocatoria de Tinelli, y menos todavía que se haya abierto en Alternativa Federal un canal de negociación con Daniel Scioli. El presidente buscará capitalizar las diferencias internas entre Schiaretti y Lavagna, pero a largo plazo prefiere que Alternativa Federal se mantenga en pie y que sea la variable peronista frente a la fórmula Fernández-Fernández.

En gobierno consideran que Tinelli y Scioli no aportaran un importante caudal electoral, y que su participación en Alternativa Federal depende de la continuidad de la relación política que mantenga Lavagna con ese espacio electoral. Si la interna entre el ex ministro de Economía y el gobernador cordobés se termina en los próximos días, esto implica que Miguel Lifschitz y Margarita Stolbizer se sumaran a esa coalición política. Y si eso sucede, Scioli no tiene ningún chance de compartir el mismo espacio político con Lifschitz y Stolbizer, aseguran en Balcarce 50.

Macri y Schiaretti tienen el Whatsapp abierto para intercambiar data clave en pleno fragor preelectoral. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, y Enrique "Coti" Nosiglia, histórico operador radical, están en contacto permanente para que no haya sorpresas en la Convención de la UCR.  Todos estos protagonistas apuntan a un sólo objetivo: evitar que Fernández y Fernández regresen a la Casa Rosada.

Seguí leyendo: