Ricardo Echegaray, sentado en el banquillo de los acusados
Ricardo Echegaray, sentado en el banquillo de los acusados

"Soy abogado, apicultor y funcionario de carrera de la Aduana desde hace 25 años, aunque hace un año y medio estoy suspendido". Con estas palabras, Ricardo Echegaray, ex jefe de la AFIP durante el kirchnerismo, se presentó ante el tribunal oral que hoy comenzó a enjuiciarlo por acusaciones en su contra por falso testimonio agravado y violación de secreto, en calidad de instigador.

A un costado lo escuchaba el ex ministro de Hacienda Alfonso Prat-Gay, quien promovió la denuncia en su contra y hoy es querellante en el debate a la espera de una condena a Echegaray y a otros dos ex altos funcionarios de la AFIP, Horacio Curien y Pedro Roveda.

Alfonso Prat-Gay, querellante de la causa, estuvo en el inicio del juicio oral
Alfonso Prat-Gay, querellante de la causa, estuvo en el inicio del juicio oral

El Tribunal Oral Federal 4, a cargo de los jueces Néstor Costabel, María López Iñíguez y Daniel Obligado, dio inicio hoy al primer juicio oral contra Echegaray, pero no el último. Es que el ex funcionario kirchnerista, a quien referentes del gobierno de Cambiemos –como Elisa Carrió o Laura Alonso– señalaban como un "intocable", suma ahora varias causas en su contra. En junio, por ejemplo, también lo espera el juicio oral por los planes de pago concedidos al empresario Cristóbal López.

En este debate se lo acusa de haber impulsado una denuncia con presunta información falsa contra Prat-Gay, señalándolo como parte de una maniobra de evasión impositiva en el marco de una "asociación ilícita fiscal" cuando, en realidad, era solo el apoderado de cuentas en Suiza de la familia Fortabat, que ya estaban declaradas.

La denuncia en instrucción fue llevada adelante por el fiscal Carlos Stornelli y el juez Claudio Bonadio. "La información con la que contaban en el organismo recaudador –aportada originalmente por Francia– resultaba insuficiente y parcial para sostener razonablemente que Prat-Gay hubiera cometido algún ilícito", sostuvo la Cámara al confirmar los procesamientos de los ex responsables de la AFIP.

A Echegaray se lo sindicó como presunto instigador de la difusión de una información que tenía carácter de reservada en una conferencia de prensa de noviembre de 2014. Rovira y Curien, en tanto, fueron los promotores de la denuncia penal contra Prat-Gay.

El tribunal oral está integrado por Néstor Costabel, María López Iñíguez y Daniel Obligado
El tribunal oral está integrado por Néstor Costabel, María López Iñíguez y Daniel Obligado

Hoy, al iniciar el debate, el Tribunal Oral escuchó los términos principales del auto de elevación a juicio y les preguntó a los acusados si iban a declarar en indagatoria. Todos manifestaron su voluntad de declarar, pero no hoy: aseguraron que la copia de la causa que se había abierto en 2014, por impulso de la AFIP, en el fuero penal económico había llegado recién hacía 48 horas al tribunal y que necesitaban revisar las 14 mil fojas de ese expediente antes de poder sentarse en el estrado y responder preguntas.

La fiscalía admitió que el planteo era "razonable", pero que si no iban a declarar había que leer las declaraciones que los acusados habían dado en instrucción. La defensa de Echegaray, a cargo de Carlos Arslanian, estuvo de acuerdo, pero el abogado de Curien se opuso, lo siguió Rovira y a último momento se plegó entonces el propio Arslanian. El abogado Alejandro Carrió, representante de Prat-Gay, intervino para decir que de esas 14 mil fojas solo servían 20 para este juicio, pero aclaró que no tenía inconveniente en esperar a las defensas.

Los jueces debatieron unos minutos y si bien admitieron que "lo más riguroso" era el planteo de la fiscal, las circunstancias aludidas y la voluntad de declarar de los acusados llevaban a proceder a las indagatorias en la próxima audiencia, dentro de dos semanas.

No obstante, Costabel –a cargo del debate– les pidió a cada uno de los acusados que le dijeran sus datos personales, un trámite que se hace en cada juicio. El primero fue Echegaray, quien después de decir su nombre completo, su fecha y lugar de nacimiento y su domicilio, respondió a la pregunta de cuál era su actividad y profesión. Fue entonces cuando se reportó como "abogado, apicultor y funcionario de carrera de la Aduana desde hace 25 años, aunque hace un año y medio que estoy suspendido".

Roveda, por su parte, aseguró que seguía trabajando en la Dirección General de Aduanas, aunque no tenía asignada una función específica, mientras que Curien explicó que es contador público y sigue trabajando en la AFIP en el área de servicios al contribuyente.