Fue un intercambio de opiniones sin retaceo en medio de un buen clima y con una visión de negocios a largo plazo por encima del proceso electoral que se viene. Pero no por ello los empresarios españoles y argentinos que hoy mantuvieron una charla a puertas cerradas con el presidente Mauricio Macri  y el Rey Felipe VI en la Cancillería dejaron de plantear inquietudes concretas: la necesidad de dar continuidad a la seguridad jurídica en Argentina, la inflación, el dólar y los mecanismos posibles para salir de la actual crisis.

Más allá del traspié que hubo al inicio del desayuno de trabajo en el Palacio San Martín cuando el viento le jugó una mala pasada al equipo de ceremonial y se interrumió el acto por la caída de las banderas del Mercosur y de la Argentina, lo cierto es que la reunión una hora y media entre Macri, el Rey de España y los empresarios fue "sincera y sin vueltas", como graficó un diplomático español que estuvo presente.

Macri reiteró su discurso en tono optimista sobre la economía que viene y destacó que el crecimiento que venía teniendo la Argentina en los dos primeros años de su Gobierno se interrumpió por los vaivenes de la agenda externa. Pero pidió "paciencia y respaldo" ante los tiempos difíciles que transita el país. No sólo ello. También admitió que si bien algunos números de la economía argentina hoy no son buenos, "ahora se dice la verdad con información real y sin mentiras por más que duela", dijo.

En tanto, el Rey Felipe VI reforzó su apoyo a las reformas económicas que implementó Macri y, como una suerte de manual de buenos consejos para enfrentar las crisis, el monarca español recordó que su país sorteó los vaivenes del 2008 y 2009 con más exportaciones y mayor inversión en los mercados externos.

Luego llegó el turno de los empresarios españoles y argentinos que estaban en el salón San Martín de la Cancillería. Según confiaron a Infobae funcionarios del gobierno y diplomáticos españoles hubo planteos de los hombres de negocios de España sobre "la necesidad de profundizar  el rumbo de las reformas emprendidas por el gobierno y dar garantías de continuidad en materia de seguridad jurídica". Así, se destacó la libertad de empresa que hoy vive la Argentina en comparación con los años de restricciones del kirchnerismo.

Los empresarios españoles, entre los que sobresalían los CEOs de Indra, Telefónica, Iberia, Roca Corporación empresarial, Técnicas Reunidas, Mapfre, Abertis, Banco Santander Rio y BBVA, la Cámara de empresarios españoles y Globalia, entre otros, plantearon que durante los primeros tres años del gobierno de Macri se invirtieron 13.000 millones de dólares y que hay proyectados otros USD 8.000 para los próximos años.

Hubo escasas referencias al proceso electoral que se viene y los eventuales cambios que podrían darse en el tablero político si Macri no gana los comicios de octubre. Pero hubo un mensaje inequívoco de los hombres de negocios de España: "Las empresas españolas no se fueron en momentos de crisis de la Argentina ni se irán", resumió uno de ellos. Aunque de inmediato reforzó que para ello se necesita continuar con la seguridad jurídica y "reglas claras para hacer negocios".

Tambien se mencionó el potencial de turismo que implica para España la Argentina con un flujo de unos 11 millones de turistas al año y se remarcó la decisión del embajador argentino Ramón Puerta de establecer un vuelo directo de Madrid a las Cataratas del Iguazú.

También se habló de inversiones en energía y tecnología. Allí hubo intervenciones de los empresarios argentinos de YPF, Pan American Energy, Pampa Energía y Globant sobre el potencial económico futuro que implica el yacimiento de Neuquén de Vaca Muerta.

Según pudo reconstruir Infobae de varios de los presentes en el encuentro de Macri y el Rey Felipe VI a puertas cerradas, los empresarios españoles reforzaron el mensaje del Rey en virtud de que España salió de la crisis del 2008 con más exportaciones, el respaldo de la Unión Europea y mucha seguridad jurídica.

Además de Macri y el canciller Jorge Faurie, del lado del gobierno argentino estaban el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo; el secretario de Relaciones Económicas de la Cancillería, Horacio Reyzer;Lola Giménez de la Jefatura de Gabinete y Raúl Guastavino, director de Relaciones Económicas Bilaterales. Del lado de España acompañaron al Rey Felipe VI el embajador español Javier Sandomingo; el jefe de la Casa de su Majestad, Jaime Alfonsín; la secretaria de Comercio, Xiana Méndez
Bertolo y Cristina Serrando de la Dirección de Relaciones Internacionales.