Omar Gutierrez

Las listas colectoras en los comicios neuquinos se estrenaron como una hábil estrategia electoral para que el Movimiento Popular Neuquino pudiera traccionar votos de otras expresiones afines y así retener el poder provincial.

Fue el ex gobernador Jorge Sapag quien las impulsó en 2007 ante la evidencia de la pérdida de adhesión mayoritaria que por entonces comenzaba a exhibir su partido. A través de ellas logró revertir la sangría de votos y consagrarse gobernador.

Fueron, precisamente, estas cuatro listas colectoras, pertenecientes a expresiones políticas muy pequeñas y poco representativas, con las que Gutiérrez logró su reelección: le sumaron, según los números del 95 % de mesas escrutadas,  16,44 puntos, a los 23 que cosechó con la boleta del MPN y esa sinergia bastó para vencer al kirchnerista Ramón Rioseco, que sacó un 26,06 % de los votos.

Está claro que sin ese plus electoral hoy Rioseco hubiera destronado al partido que hace 57 años gobierna en Neuquén.

Como en la ley de Lemas en Santa Fé, las listas colectoras adhieren a una determinada fórmula para elegir al gobernador y al vice, pero en la misma boleta postula a sus propios candidatos a diputados provinciales, concejales e intendentes.

En el caso neuquino las listas colectoras han apoyado siempre explícitamente al MPN. Expresiones como  Siempre (4,42 %), Unión Popular (3,63%), Frente Nuevo (4,76), y Frente Intregador Neuquino (3.63 %) son nuevos y pequeños partidos de distritos como Plottier y Neuquén Capital, cuyas campañas son financiadas por el propio MPN.

Gozan de cierta autonomía a nivel local, pero siempre respaldan a los candidatos de MPN y hasta suelen alinearse con éste también en la legislatura provincial.

Son artilugios electorales que los neuquinos conocen bien. En la elección de 2015, en la que Gutiérrez, mano derecha de Jorge Sapag, fue electo gobernador también se apoyó en esos votos colectores: le sumaron 14 puntos, a los 24 que logró en aquella elección. Pero, otra vez, fueron más que suficientes para anotar una gran diferencia con Rioseco, que entonces cosechó el 28, 87 % de los votos.

Seguí leyendo: