El dólar alcanzó este jueves su récord histórico -cerró a 43,5 en el Banco Nación- pero, a pesar de esto, al término de la reunión de Gabinete, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, afirmó que en el Gobierno "no hay preocupación con respecto al tipo de cambio". 

Las palabras del funcionario fueron muy criticadas durante toda la jornada, sobre todo por la incertidumbre que generan los saltos cambiarios de este tipo, que, entre otras cosas, llevaron al Banco Central a elevar la tasa de las Leliq, aunque sin los resultados esperados.

Una de las voces más importantes contra el ministro fue la de Marcelo Tinelli, un hombre que, si bien no es de la política, cada día que pasa, y con el contexto actual, evalúa con más firmeza desde que rol puede aportar para salir de la crisis.

El ministro de la Producción y Trabajo, Dante Sica, aseguró que nadie en el Gobierno está preocupado por el dólar
El ministro de la Producción y Trabajo, Dante Sica, aseguró que nadie en el Gobierno está preocupado por el dólar

En respuesta a Dante Sica, el conductor expresó: "Ministro, con mucho respeto, le digo que la gran mayoría de la gente está preocupadísima. Es imposible producir en nuestro país, generar empleo, atraer inversores, lograr que aumente el consumo".

Y completó: "Se dispara el dólar, las tasas por las nubes, sin crédito. Estamos muy preocupados".

La última actividad relacionada con la política que realizó Tinelli fue su viaje a Tucumán, en donde se mostró con los candidatos peronistas a la gobernación Juan Manzur y Mario Leito. Allí, elogió a ambos dirigentes y anticipó que le gustaría llevar a la provincia su programa, ShowMatch.

Marcelo Tinelli junto a Juan Manzur
Marcelo Tinelli junto a Juan Manzur

Sin embargo, el vicepresidente de San Lorenzo volvió enojado de su viaje. No por las reuniones con Manzur sino por la realidad que está viviendo la gente. Inmediatamente después de aterrizar habló con su equipo y les dijo que hay que empezar a realizar acciones porque la situación del país está muy complicada. 

Su diagnóstico, a grandes rasgos, es que a los productores la suba del dólar y las tasas altas no los deja trabajar y producir. Y le parece que hay una importante falta de rumbo desde la Casa Rosada. 

Seguí leyendo