(Foto: Legislatura)
(Foto: Legislatura)

El oficialismo porteño aprobó este jueves sin sobresaltos, dada su mayoría propia, el Presupuesto 2019 y la ley tarifaria. El paquete normativo prevé un aumento del gasto del 26%, déficit cero, una inversión social total del 51%, inflación del 23% y un aumento promedio del ABL del 34%.

Tras un debate que duró casi tres horas y fue adelantado debido al G20, el proyecto solo contó con los 34 votos afirmativos del bloque Vamos Juntos. Tanto el kirchnerismo como el Bloque Peronista y los partidos de izquierda votaron en contra. Evolución, el GEN y el Partido Socialista decidieron abstenerse.

La legisladora Paula Villalba, presidente de la comisión de Presupuesto, fue la primera en tomar la palabra y destacó que se trata de un presupuesto "cumplible, con déficit cero y que por segundo año consecutivo mantiene el equilibrio fiscal". También explicó que "se continuará con el plan de reducción del impuesto a los Ingresos Brutos, el más regresivo de la estructura fiscal de la Ciudad", en el marco de la política fiscal acordada con el Gobierno nacional.

Según el texto de la ley, el total de gastos será de $321.457 millones, 26% más que en 2018. Unos $315.000 millones se financiarán por recursos corrientes (98%) y $6.480 millones por recursos de capital (2%). También se calcula un superávit primario -sin intereses de deuda- de $25.815 millones.

La legisladora Paula Villalba
La legisladora Paula Villalba

Los pagos de deuda aumentarán un 30% y llegarán al 8% del gasto total. No obstante, no se prevé nuevo endeudamiento.

"Este presupuesto da cuenta de un gobierno responsable en el manejo de los recursos de los vecinos", explicó el diputado Francisco Quintana. Además, desde el oficialismo insistieron en que el 51% de las partidas se destinará a inversión social.

La principal crítica de la oposición se centró en las proyecciones que se hacen para el año que viene: en sintonía con el Presupuesto nacional, la nueva "ley de leyes" porteña estima que la inflación será del 23%, que el dólar cotizará a un promedio de $40,10 y que la caída del producto será del 0,5%. Cabe destacar que, según el FMI, la caída del producto argentino el año que viene será de 1,6% y que el dólar, tras el alza de este semana, ya ronda los $39.

El presidente de la bancada de Unidad Ciudadana, Carlos Tomada, aseguró que "el criterio del recorte tiene el sello de Cambiemos, ya que siempre ajustan sobre los mismos sectores". Y reseñó que en 2007 las partidas de Educación y Salud representaban el 51% del gasto, mientras que "hoy representan el 35%". También aseguró que en 2007 el pago de deuda no superaba el 1,5 % del presupuesto mientras que en 2019 llegará al 8%.

En la misma línea se expresó el legislador de Evolución, Juan Nosiglia, quien dijo que "en 2008, la inversión educativa representaba el 26,6% mientras que para 2019 se proyecta que represente tan solo el 17,3%, perdiendo casi 10% sobre el total".

A su turno, Sergio Abrevaya, del GEN, se sumó a las críticas por las "estimaciones de difícil realización" y aclaró que la disminución del gasto real en educación y salud fueron razones suficientes para no acompañar la ley.

Patricio del Corro, del Frente de Izquierda, calculó que "con lo que se va en intereses de deudas se podrían construir 23 hospitales en un año" y que "se va a gastar más en construir comisarías ($1.400 millones) que en infraestructura escolar".

Es importante tener en cuenta que a raíz del acuerdo con el Gobierno nacional, en el marco del plan de austeridad pactado con el FMI, la Ciudad asumirá a partir de 2019 el traspaso de los subsidios de transporte de colectivos ($4.100 millones), tarifa social de agua (Aysa, por $380 millones) y de electricidad ($700 millones). El traspaso de estos subsidios más la eliminación del "fondo sojero" representará un costo de $6.050 millones.

Otros números destacados del Presupuesto 2019

-El ABL subirá un 34% promedio (con un máximo del 38%). El 65% de los porteños percibirá un aumento de $150 al mes. Habrá descuentos por pago en tiempo y con débito automático. Con este impuesto se recaudarán $22.751 millones.

-Reducción del impuesto a los Ingresos Brutos. La reducción de las alícuotas se dará en los sectores de industria manufacturera (de 2% a 1,5%), transporte y comunicaciones (de 5% a 4,5%) y construcción (de 3% a 2,5%).

-El presupuesto de Educación aumentará un 30% y alcanzará los $57.405 millones. Mientras que el área de Cultura tendrá un aumento del 45%, con un estimado de $6.258 millones.

-Los fondos destinados a Salud crecerán un 30,4% ($49.300 millones) y la inversión en promoción y acción social 34,5% ($31.483 millones).

-El presupuesto de Seguridad será $46.500 millones (+37%), un promedio de $15.000 por habitante (el doble que la provincia de Buenos Aires). Incluye $4.100 millones para la construcción de nuevas comisarías, mantenimiento, equipamiento y compra de vehículos.

-Unos $51.640 millones irán destinados a inversiones en infraestructura, un 16,3% del presupuesto. Con estos recursos, que caen un 4% en relación al 2018, no se empezarán nuevas obras pero quedará garantizada la terminación de las que actualmente están en ejecución. Más de $4.033 millones se destinarán a la red de subterráneos y $5.150 millones se destinarán a la urbanización barrio 31 y construcción del nuevo edificio del Ministerio de Educación.

-Se prevé un incremento salarial igual que la inflación (23%) para los trabajadores de la administración municipal.