Los gobiernos de la Argentina y Gran Bretaña se aprestan a anunciar en los próximos días la apertura de una nueva ruta aérea comercial entre las Islas Malvinas y la provincia de Córdoba como una forma de mantener en pie la "hoja de ruta" diplomática que se fijaron ambos gobiernos para avanzar en un tema tan ríspido como es el de las islas del Atlántico Sur.

Desde la Cancillería argentina expresaron a Infobae que "se puede confirmar la posibilidad de una negociación avanzada" y que es "una opción sólida" la idea de establecer la operación aérea.

El trayecto sería operado por la empresa LATAM, unirá San Pablo con las Islas y tendrá una escala en Córdoba una vez al mes. Se sumará a la escala mensual que realiza actualmente en Río Gallegos la misma empresa en su frecuencia entre Punta Arenas y Puerto Argentino.

"La decisión se comunicará oportunamente", explicaron tajantes en la Cancillería. Desde el Foreign Office no quisieron dar ninguna confirmación al respecto: "No existe anuncio alguno previsto hasta el momento", dijo a Infobae un vocero de la diplomacia británica.

En rigor, desde hace tiempo se viene mencionando la posibilidad certera de que Londres y Buenos Aires anuncien durante la cumbre del G20 el establecimiento de un vuelo de Puerto Argentino al continente con previa escala en San Pablo, Brasil.  El vuelo de Malvinas a San Pablo operará una vez cada siete días y probablemente en la cuarta semana de cada mes toque suelo argentino.

Empero las negociaciones entre ambos países están bastante avanzadas para que se dé este anuncio, posiblemente durante un encuentro bilateral que mantendrán Mauricio Macri y la primera ministra británica Theresa May en medio de la cumbre del G20 en Buenos Aires. De hecho, Infobae había anunciado la semana pasada que parte de la agenda bilateral de ese encuentro contemplaba la posibilidad de avanzar con el anuncio del nuevo vuelo de Malvinas a Córdoba.

Esto forma parte del comunicado conjunto que en el 2016 sellaron ambas administraciones y que en el capítulo de las Malvinas prevé acuerdos de pesca e hidrocarburos, los vuelos y el reconocimiento de los soldados NN que están enterrados en el cementerio de Darwin. Este mandato ya fue cumplido en gran medida con el anuncio y viaje que se hizo de los familiares de los soldados a las islas para poner el nombre de sus seres queridos en las tumbas identificadas por la Cruz Roja.

Seguí leyendo: