La causa de los cuadernos no para. Al menos cuatro allanamientos se llevaron adelante en distintos puntos del país en las últimas horas, en la pista de la ruta del dinero que se movió detrás de la banda que operó para cobrar o entregar coimas con los negocios del Ministerio de Planificación. Los investigadores buscan la plata escondida por Daniel Muñoz, el secretario privado de los Kirchner que logró sacar de la Argentina por lo menos 70 millones de dólares y falleció en 2016.

Según pudo saber Infobae, el juez Claudio Bonadio dispuso una serie de allanamientos en la Capital Federal, el partido bonaerense de Pilar, la provincia de Córdoba y la provincia de Santa Fe. Es que detectaron una serie de "cajas de seguridad privadas" en las que habría sido guardado el dinero.

Se trata de  distintas empresas que ofrecen un servicio de resguardo de bienes, con "discreción y confidencialidad", fuera del circuito bancario. Los procedimientos se hicieron en sedes de las firmas Seguranza, Hausler y Blindboxes, indicaron las fuentes consultadas.

Hasta allí el fiscal Carlos Stornelli y Bonadio llegaron tras escuchar las declaraciones que prestaron, como arrepentidos, el ex matrimonio Elizabeth Ortiz Municoy y Sergio Todisco. Ambos estuvieron presos y están acusados de haber formado parte de la banda de los cuadernos, a través de Daniel Muñoz.

Al contar cómo se intentó ocultar el dinero, hablaron de unas oficinas de la calle Pedro Ignacio Rivera al 5600, en la Capital Federal, que fueron allanadas. Luego, los funcionarios judiciales activaron el resto de los procedimientos que se cumplieron este jueves.

Sin embargo, cuando los enviados llegaron, las cajas de seguridad estaban vacías. Eso reforzó el malestar entre los investigadores sobre el tiempo que tuvieron los protagonistas de la causa para evitar que la justicia llegara a incautar la plata.

Daniel Muñoz, el ex secretario privado de Néstor y Cristina Kirchner, falleció en el 2016 y su viuda, Carolina Pochetti, está presa. Después de que apareciera una pista sobre el dinero de Muñoz en el escándalo de los Panamá Papers, la Unidad de Información Financiera (UIF) entregó al juez Luis Rodríguez datos claves sobre cómo Muñoz y su entorno lograron sacar del país unos 70 millones de dólares para comprar departamentos en Nueva York y Miami y que luego revenderlos, vía una quincena de sociedades y triangulaciones a Hong Kong.

El fiscal Carlos Stornelli activó en setiembre pasado un pedido de indagatorias, detenciones y congelamiento de cuentas bancarias en Estados Unidos, a los que Rodríguez no hizo lugar en un primer momento. Eso motivó la intervención de la Cámara Federal, mientras que Bonadio le reclamaba a Rodríguez que le entregara la causa de lavado de dinero, bajo la convicción de que el dinero que pasó por las manos de Muñoz había salido del sistema recaudatorio que se activó detrás de la banda de los cuadernos.

En un primer momento Rodríguez se negó a dejar la causa, pero la Cámara Federal lo apartó al señalar que había dictado eximiciones de prisión en favor de los involucrados sin considerar la totalidad de la prueba que presentó el fiscal. Por sorteo el expediente recayó en el juez Daniel Rafecas, quien se la entregó rápidamente a su colega Bonadio en base al pedido vigente y la conexidad que existiría entre el dinero de Muñoz y los cuadernos.

Por ese hecho fueron arrestados la viuda de Muñoz, Sergio Todisco, María Elizabeth Ortiz Municoy, Perla Aydee Puentes Resendez, Carlos Alberto Gellert y Carlos Temístocles Cortez- sospechados de haber armado "una estructura jurídica, societaria y bancaria en la Argentina y en el extranjero" para mover los fondos que recaudaba la banda de los cuadernos. Todisco y Ortiz Municoy pidieron declarar como arrepentidos y dieron detalles de cómo se movió el dinero. Pochetti y Cortez permanecen arrestados mientras que la otra pareja fue arrestada en México la semana pasada.