Oscar Centeno, el chofer que reconoció haber escrito los cuadernos que develaron un gigantesco entramado de corrupción, firmó el acuerdo que lo convierte en un imputado colaborador ante el fiscal Carlos Stornelli.

Minutos después, el ex empleado de Roberto Baratta fue trasladado desde la oficina del representante del Ministerio Público, ubicada en el quinto piso de Comodoro Py, a la del juez federal Claudio Bonadio, en el cuarto, donde quedará homologado el acuerdo.

Es la secuencia que se puede ver en el video que acompaña esta nota, el primero que se conoce del conductor que desató el escándalo de los bolsos con dinero.

Seguí leyendo: