(Maximiliano Luna)
(Maximiliano Luna)

Designar más jueces para atender delitos federales, reforzar la presencia de la Policía Federal en todo el país, profundizar los controles en las fronteras, potenciar los programas de seguridad urbana y atacar de lleno al narcomenudeo. Esta batería de medidas que integran el denominado plan "Argentina sin narcotráfico" es el que presentará el presidente Mauricio Macri ante gobernadores y magistrados para sumarlos de lleno a su cruzada contra las drogas.

El lunes que viene en la Casa Rosada, Macri planteará ante miembros de la Corte Suprema, gobernadores, magistrados y el gabinete en pleno los lineamientos del plan de lucha contra el narcotráfico que el gobierno intentará integrar con todas las provincias, especialmente con aquellas del norte argentino que sufren cada día el avance de los carteles de la droga.

"Queremos profundizar lo que venimos haciendo desde hace tiempo y compartirlo con los gobernadores para potenciar esta lucha contra el narcotráfico", explicó a Infobae un funcionario del Ministerio de Seguridad que trabaja junto con el Ministerio de Justicia en la instrumentación de este ambicioso plan.

De esta manera, la intención de Macri es desplegar al máximo este plan de "Argentina sin narcotráfico" para que en el futuro inmediato todo el programa cuente con el visto bueno de la Corte y de los gobernadores.

En las últimas horas los ministros Germán Garavano y Patricia Bullrich estuvieron trabajando en los detalles de lo que será la presentación oficial el lunes próximo en la Casa Rosada.

Según pudo saber Infobae, a grandes rasgos este megaprograma de lucha contra las drogas contempla los siguientes puntos:

Refuerzo de jueces federales. La idea del gobierno es designar nuevos jueces para trasladarlos a los juzgados de provincias del NOA y el NEA que es donde los tribunales están desbordados. De esta manera, no se crearán juzgados sino que se designarán jueces federales ad hoc de los actuales jueces federales para que los nuevos magistrados atiendan solo los casos de narcotráfico. Se espera así descomprimir los juzgados.

Inteligencia criminal. En el Ministerio de Seguridad explicaron que la idea del gobierno es potenciar la tarea en las fronteras para que haya "un 80 % de trabajo en inteligencia de investigación y solo un 20% librado a la casualidad". Es decir, que de esta manera se potenciarán las investigaciones y seguimiento de las rutas de las drogas para atacar a los narcotraficantes en cada uno de sus movimientos y prever antes de tiempo el tráfico de estupefacientes.

Refuerzo de fronteras. En las fronteras del NEA y el NOA se buscará ejercer un mayor control de parte de la Gendarmería con apoyo de las policías locales.

Control urbano. En el gobierno creen que el plan "Barrio seguro" desplegado en los centros urbanos logró que haya una mayor presencia policial y una interacción con la comunidad para evitar que los jóvenes de un barrio participen en el tráfico de drogas. Esto se buscará potenciar en todas las provincias.

Ataque al narcomenudeo. Desde el Ministerio de Seguridad sostienen que  "no hay fuerzas federales capaces de luchar contra el narcomenudeo por un tema de extensión territorial sin apoyo de policías provinciales". De esta manera, se busca que haya mesas de articulación como en Salta entre la Nación y las provincias para que las investigaciones no se corten y haya un seguimiento de la tarea que hace la Policía Federal en el territorio.

Despliegue de la Federal. La intención del gobierno es distribuir más efectivos de la Policía Federal en el largo plazo en todo el país y darle más operatividad a esta fuerza en la lucha contra el narcotráfico.

Es muy probable que a todo ello Macri le agregue el condimento que viene planteando hace tiempo que es el de la participación de las Fuerzas Armadas en un futuro en la lucha contra el narcotráfico.

Seguí leyendo: