Negó tener una interna con sus subordinados. Aseguró que el submarino "podía navegar", pero "no operar". Dijo que no se le informó sobre "el ingreso de agua" en la navegación anterior. Juró que aconsejó que el ARA San Juan no saliera a realizar "control del mar" pero se hizo igual. Y confirmó lo que se sospechaba: el día que se perdió contacto con el buque las principales autoridades no estaban en sus puestos. El ministro de Defensa, Oscar Aguad, estaba en Toronto; el comandante de Alistamiento y Adiestramiento (COAA), Enrique López Mazzeo, estaba en una campaña sanitaria en Chaco; y él, en Uruguay recibiendo una condecoración.

De su declaración se desprende que la peor tragedia de la Armada Argentina en tiempos de paz se podría haber evitado.

Los dichos del ex jefe de la Armada Argentina, Marcelo Srur, ante la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez, y que Infobae publica de manera exclusiva, ya generan polémica y preocupación dentro y fuera de la Marina.

Según pudo saber este medio, después de escuchar lo que tengan para decir el comandante de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada (COOA), contraalmirante Luis Enrique López Mazzeo; y el comandante de la Fuerza de Submarinos (COFS), capitán de navío Claudio Javier Villamide, los responsables directos de las decisiones que se tomaron antes que el ARA San Juan zarpara por última vez desde la Base naval de Mar del Plata el 25 de octubre de 2017, y las contradicciones que podrían existir entre los tres relatos, la magistrada comenzará a definir sobre las responsabilidades penales que les podrían caber a los principales oficiales de la Armada; o a hasta el propio ministro de Defensa Oscar Aguad o a alguno de sus colaboradores.

Lo que sigue son las definiciones textuales más destacadas que bajo juramento dijo el ex jefe de la Armada sobre la desaparición del submarino el 15 de noviembre pasado.

—"El día 14 (de noviembre) a las 23.30 informan del suceso del ingreso de agua. El día 15 siendo el Contraalmirante López Mazzeo el titular del COAA, autoridad operativa del Submarino, se encontraba en Buenos Aires haciendo una exposición en la Escuela de Guerra cuando ya se sabía del suceso del submarino. En una charla con José Urrutia, el Capitán de Navío Director de la Escuela de Guerra, me refirió que López Mazzeo le comentó el día 15 que tenía un problemita de comunicaciones con el Submarino pero que ya iba a aparecer. Posteriormente, el 16 López Mazzeo se encontraba en Chaco asistiendo a una campaña sanitaria, teniendo un 'submarino desaparecido', y eso es grave. Quiero que quede perfectamente claro en mi declaración que a mí siempre me endilgó no haber sido corporativo en la fuerza; yo no tengo que defender a nadie y cada uno se tiene que hacer responsable de sus decisiones. Yo defiendo a la Armada, pero no a nadie que no corresponda; no soy corporativo, pero tampoco estoy cargando tintas sobre nadie; soy objetivo. A mí como Jefe de Estado Mayor no se me había comunicado ni el reporte de las irregularidades de la patrulla del mes de Julio ni que el Submarino estuviera haciendo patrulla en el mes de Noviembre".

—"Todas las observaciones de la auditoria no le impedían al submarino navegar. Navegar a profundidades de 40 a 80 metros; adiestrar a su gente, etc. Pero navegar es distinto a operar. Operar es un escalón superior a navegar porque implica riesgos. En este caso hacer una patrulla de control de mar tiene otro nivel de exigencia y es más riesgosa. La limitación para operar existía de acuerdo a la auditoría. Cuando el submarino fue a Ushuaia los buques de superficie fueron como ejercitando con el submarino. Pero reitero, el submarino podía navegar, pero no operar, y hacer patrulla implica operar. Y la información del Comandante Fernández de mediados de 2017 ya hablaba de riesgos de operar el submarino".

—"Yo me entero del informe de patrulla del mes de Julio de 2017 recién con la advertencia que me hizo (el auditor) Pérez Bacchi. Esos informes de patrulla, su importancia, la tiene que analizar el COAA. Yo si hubiera sabido de esas novedades, ordenaba no mover al barco. El COAA es el encargado del adiestramiento y el alistamiento de las naves; es el dueño de los fierros de la Armada; el que dispone qué es lo que se hace con cada barco. El Jefe de Estado Mayor no está a nivel de lo que está pasando con cada barco; a lo sumo se entera de las operaciones que se realizan con los mismos. Esa novedad detectada por Pérez Bacchi era de importancia y seguramente el COAA debió habérmela puesto en conocimiento. Por mi experiencia esa era una novedad de importancia para comunicarla a los superiores; yo titular del COAA lo hubiera hecho. Ese informe de Julio quedó en el COAA y yo me entero recién en noviembre".

—"En ese informe ya se hablaba de que el capitán del submarino (Pedro Martín Fernández) se había quedado sin propulsión y que había ingresado agua, y eso era una novedad muy importante para no ser informada. El ingreso de agua en noviembre pudo ser repetición de sucesos a lo que ya había acontecido en Julio. Si yo hubiera tenido la información del mes de Julio, hubiera prohibido que el submarino zarpara".

—"No tengo información que se hubieran tomado medidas entre Julio y Noviembre de 2017 para subsanar o corregir las anomalías advertidas en ese informe de patrulla del mes de Julio de 2017".

—"Mi pasado dentro de la fuerza está relacionado con los submarinos (…) Mi experiencia es tal que estuve en la pericia del incendio del rompehielos (Irízar), por ejemplo. Como COAA, fui quien estuvo más años a cargo, todo buque que mandé a algún lugar volvió. En síntesis, si yo hubiera tenido la información, hubiera prohibido la salida del submarino hasta que no se solucionaran todos los problemas (…). La responsabilidad del COAA como dueño de los medios es total".

Oscar Aguad ante la Comisión Bicameral (Nicolás Stulberg)
Oscar Aguad ante la Comisión Bicameral (Nicolás Stulberg)

—"La autoridad operativa del submarino es el Comando de Adiestramiento y Alistamiento (COAA) -a cargo de López Mazzeo- que la puede delegar al Comando de la Fuerza de Submarinos (COFS) -a cargo de Villamide- pero no perdamos de vista que el COAA es el dueño de un arma estratégica. Habría que estar en la cabeza de Villamide; él podría haber respondido al Comando de COAA que el buque no estaba en condiciones. El comandante del buque (Fernández) hace la ICEM -la planilla de calificaciones- y la pone en conocimiento del COFS; teniendo esa información, se está en condiciones de determinar si el buque puede salir o no".

—"No recuerdo que a nivel de flota de superficie algún comandante se haya opuesto a zarpar por las condiciones de una nave. De todas formas, el comandante de flota tiene que saber cómo están sus buques para decidir si salen o no. Para ser comandante hay que estar debidamente preparado, tanto en forma técnica, física como psicológica. Sería grave que un Comandante de Fuerza ordenara zarpar igualmente a un comandante que le informó previamente como novedad que el buque no está en condiciones".

—"El COOA no solo puede sino que también debe prohibir la salida de un buque que no está en condiciones, aun cuando el comandante de la nave quisiera hacerlo".

—"Aclaro que las irregularidades detectadas en la patrulla del mes de Julio de 2017 recién fueron puestas en mi conocimiento entre el 28 y 30 de Noviembre de 2017".

—"Fernández (el comandante del ARA San Juan) y Villamide estaban para el ascenso. Las Juntas de Calificaciones para Ascensos finalizan normalmente en Agosto. Fernández estaba para ascenso a Capitán de Navío; la Armada los propone al Ministerio de Defensa porque es un ascenso donde interviene el Ministro; ya se había pasado su nombre al igual que el de Villamide, quien estaba para ascenso de Contraalmirante. López Mazzeo no competía conmigo, porque yo lo puse de COAA y lo propuse para vicealmirante. Creo que eso es una cabal demostración de que al menos yo no tenía nada contra él. Por otro lado, un Jefe de Estado Mayor no compite con nadie, porque solo depende su permanencia del poder político".

—"El San Juan solo llevaba dos ametralladoras y dos pistolas en su último viaje".

—"En Septiembre de 2017 la Armada recibe una asignación de la Secretaría de Pesca de casi 5 millones de pesos para que se hicieran patrullas; ante esa situación le ordené al COAA que informara antes del 20 de septiembre la previsión de dichos recursos; el día 19 del COAA me mandó la respuesta informando un montón de cosas de lo que se hizo durante ese año, pero no era lo que yo estaba preguntando; me llegó la información que el Submarino iba a ser utilizado para control de pesca; ahí hablo con López Mazzeo en altavoz donde le sugerí que por ser fin de año y con una dotación poco adiestrada, la operación de patrulla no se hiciera. Él me respondió que comprendía. Entonces le envié a López Mazzeo un mensaje naval pidiendo que me respondiera lo que le había preguntado respecto de la asignación de los recursos enviados por Pesca; me contestó por el mismo medio sobre los buques que harían patrulla, no estando el submarino entre ellos".

—"La información disciplinaria (el sumario por el cual son desplazados López Mazzeo y Villamide) la ordenó el Ministerio de Defensa, no lo hice yo, no tengo nada contra López Mazzeo ni Villamide".

—"El navegar con media propulsión es muy complicado porque tiene que hacer snorkel cada dos o tres horas porque tiene que recargar las baterías. Esa situación más las condiciones meteorológicas forman un combo peligroso. Cuando el comandante dice que solucionó, cuando dice personal sin novedad, cuando un comandante está diciendo que sigue navegando y le dan la orden de que vaya a Mar del Plata, cuando dice 'puedo seguir navegando' mi criterio profesional es que está esperando a ver qué le dicen los comandantes superiores. Estoy totalmente convencido de que eso requería una respuesta por parte del comando superior. Teniendo en cuenta las condiciones meteorológicas y los problemas que reportó, lo primero que le hubiese dicho es que no vaya a Mar del Plata, el sentido común hubiese sido decirles que naveguen hacia la costa más cercana, porque si llegan a tener ese inconveniente la profundidad disminuiría. En la cinemática hay que ver a qué profundidad llegaban. Si se hundían iban a estar a menor profundidad para producir un rescate de la tripulación, el submarino no importa. El sentido común dice que el submarino debería haberse acercado a la costa. Acá estamos hablando de criterios profesionales".

El submarino ARA San Juan (Reuters)
El submarino ARA San Juan (Reuters)

—"Hasta donde yo sé fue Villamide el que dio la orden de volver a Mar del Plata. En estas situaciones hay comunicaciones cruzadas. Acá, necesariamente el comandante del COFS se tiene que haber comunicado con el COAA, por eso digo que acá hubo un exceso de confianza y dijeron 'que siga'. En la marina nos manejamos mucho con la apreciación profesional. Tenemos que analizar que estábamos ante una situación grave, donde un comandante reporta qué fue lo que pasó y donde estaba yo totalmente convencido de que el Comandante estaba esperando que le digan algo. Pedí que me explicaran bien el tema de las comunicaciones porque no me cerraban pero la Central de Comunicaciones tiene que explicar bastantes cosas. En una situación de este tipo el COAA estaba del 15 de noviembre al 16 de noviembre en Buenos Aires y Chaco con su Jefe de Operaciones".

—"Mi hipótesis sobre lo que pasó después de haber preguntado, visto planos, considerar la situación de ingreso de agua del ARA San Juan, el principio de incendio, navegar con la mitad de las baterías, la situación del barco, la necesidad de buscar los 18 metros para hacer snorkel, las condiciones meteorológicas paupérrimas de ese día, podría haber ocurrido que en esa situación, ante el movimiento del barco, que el submarino haya perdido plano por el movimiento, no lo pudieron mantener, lo que genera que se cierre la tapa del snorkel para evitar que entre agua, que el buque siga un poco más nariz hacia abajo, creo que en el término de un determinado tiempo los motores que cargan baterías se apagan, el snorkel baja, entran miles de litros de agua (9400 litros de peso). Posiblemente, al no haber cargado baterías no tenía potencia para sacar el submarino. Esto pudo haber sido una cosa rápida. El submarino necesariamente se va para abajo y el piso es donde estaba. Hay que ver dónde estaba el piso. Conforme a la velocidad que puede tomar el submarino al caer, los tanques no soplan. La única manera de saber va a ser encontrando al submarino".

—"Yo traté desde el primer momento de llegar a la verdad de esto. No llegué, no me dejaron".

—"No sé los motivos de mi pase a retiro, pero de lo que estoy seguro es de que no fue por motivos disciplinarios".