Fue un encuentro muy reservado. Al punto de que nadie quiso que apareciera una foto grupal en los medios o en las redes sociales. Los dirigentes Margarita Stolbizer (GEN), el radical Ricardo Alfonsín, el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, y el diputado Martín Lousteau (Evolución) se reunieron para empezar a esbozar una suerte de espacio en común con "ideas del progresismo nacional" y en abierta diferenciación con el gobierno nacional.

La reunión se realizó a las 17 en punto del martes pasado en la Casa de la Provincia de Santa Fe, en pleno microcentro porteño. Cada uno de los dirigentes llegó por separado y se fue sigilosamente para no ser visto en público.

La intención era que no se diera a conocer este encuentro que promete repetirse. Pero el dato se filtró y según confirmó Alfonsín a Infobae "hay una clara necesidad de que empecemos a discutir temas que hacen al rol del Estado que no vemos en el Gobierno".

Margarita Stolbizer solo se limitó a ratificar la realización del encuentro y descartó, por ahora, que se vaya a ir del Frente 1País que armó con Sergio Massa y con los peronistas disidentes del kirchnerismo.

De todas formas, desde que dejó la banca en diciembre pasado Stolbizer se siente con mayor soltura para armar su propio camino. De hecho, ya armó la Fundación Bajo la Lupa con tres denuncias hacia el manejo de fondos del gobierno nacional.

Alfonsín dijo que no hay posibilidades de armar en estos momentos un frente progresista. Pero dejó en claro que "el riesgo mayor de la Argentina es que en el futuro solo haya espacio para la centroderecha como alternativa de poder".

Tanto Lifschitz como Lousteau y Stolbizer coincidieron en cuestionar duramente al gobierno de Mauricio Macri. Mencionaron los casos de "el doble discurso en materia de lucha contra la corrupción" en alusión abierta al ex funcionario Valentín Díaz Giligan y el ministro de Finanzas Luis Caputo, cuestionado por sus eventuales vínculos con bancas offshore.

Alfonsín, que forma parte del oficialista frente Cambiemos, evitó un cuestionamiento frontal hacia la Casa Rosada. No obstante, mencionó la necesidad de que Cambiemos se abra al diálogo con otros sectores y su presencia resultó ser muy sugestiva: es que en ese mismo instante en que estaban en la Casa de Santa Fe se realizaba un encuentro del Comité Nacional de la UCR en el Hotel Savoy del que se ausentó.

Al dirigente radical se lo percibe molesto, incómodo y cansado con el rumbo que tomó últimamente el Gobierno, donde la UCR cada vez tiene menos espacio de poder en la toma de decisiones. "Parecería que hemos perdido la capacidad de disentir y de pensar diferente", dijo el legislador radical, quien aclaró que la idea de discutir y armar un espacio de ideas con dirigentes progresistas es compartida por "buena parte" de legisladores y funcionarios del interior de la UCR.

Según pudo saber Infobae de varios referentes que participaron tangencialmente del encuentro, en el debate de ideas que se dio en la reunión del martes pasado se destacó la necesidad de que "la política vuelva a darle un rol central al Estado".

También se habló de discutir con otros actores sociales en el marco de una suerte de Consejo Económico Social donde confluyan gremialistas, movimientos sociales y legisladores de diversas corrientes progresistas.

En gran medida, este es el sueño que tenía el fallecido presidente Raúl Alfonsín, de construir en la Argentina una suerte de socialdemocracia como la que existe en la mayor parte de los países europeos como contrapeso de los movimientos de derecha.

"La política no se construye solo en el Congreso o en la Casa Rosada", aclaró un dirigente radical que coincide con Alfonsín en su intención de dar un debate abierto con otras fuerzas ajenas al frente Cambiemos, incluidos algunos referentes del PJ no kirchnerista.

También se aventuró la idea de que un espacio de debate de este espacio progresista vuelva a repetirse con más actores en la mesa. No habrá, por ahora, una proyección electoral o partidaria de este grupo. Nadie lo quiere así hasta ahora. Claro que los vaivenes de la política argentina suelen construir en el arte de lo imposible.