Rusia elige presidente en apenas dos meses y se espera que Putin vuelva a triunfar
Rusia elige presidente en apenas dos meses y se espera que Putin vuelva a triunfar

(Desde Roma). El presidente Mauricio Macri llegará mañana lunes por la tarde a Moscú en un avión privado que lo traerá desde Frankfurt, a donde arribará en un vuelo comercial de Lufthansa, para iniciar su primera visita oficial a la Federación Rusa. El gigante eurasiático, con más de 17 millones de kilómetros cuadrados, lo recibirá con una temperatura gélida de 10 grados bajo cero, razonable para esta época del año, y en medio de un proceso electoral donde Vladimir Putin disputa su cuarta reelección no consecutiva.

En efecto, el líder ruso fue elegido por primera vez para el período 2000-2004, electo nuevamente en el 2004-2008, y sucedido para el mandato 2008-2012 por Dimitri Medvedev, cuando él quedó como primer ministro. Su tercer mandato, tras una reforma electoral, fue de seis años, de 2012 a 2018 y ahora compite nuevamente por el período 2018-2024, aunque en forma independiente de propio partido -Rusia Unida- ya que busca mostrarse alejado de las denuncias de corrupción que caen sobre varios dirigentes. Las encuestas dan por seguro su triunfo.

La última vez que Macri habló con Putin fue por teléfono el 21 de noviembre pasado, cuando Rusia decidió sumarse al operativo internacional en la búsqueda del submarino ARA San Juan y el ruso puso a disposición un buque oceanográfica de alta complejidad, según informó la Cancillería argentina por entonces. El mismo Putin enfrentó una tragedia similar en agosto del 2000, cuando el submarino Kursk se hundió en el mar de Barents, que al norte limita con el Ártico, con una tripulación de 118 personas.

Macri y Putin se reunieron en setiembre del 2017 en la cumbre del G20 en China (Presidencia)
Macri y Putin se reunieron en setiembre del 2017 en la cumbre del G20 en China (Presidencia)

Macri tuvo un encuentro personal con Putin  en Hangzhou, China, durante la anterior cumbre del G20. Ahora él mismo es el presidente del influyente foro de países industrializados y emergentes y espera poder capitalizar para la economía nacional la visibilidad que tendrá la Argentina durante este año.

El canciller Jorge Faurie y el secretario de Asuntos Estratégicos forman parte de la delegación que tiene el desafío de seguir construyendo vínculos sólidos con la Federación Rusa sin provocar molestias en los aliados naturales de nuestro país. Poco semanas atrás, en diciembre de 2017, Macri recibió la visita de Nikolai Pátrushev, secretario del Consejo de Seguridad rusa y titular por diez años del FSB, la organización que reemplazó a la KGB de la época soviética.

En rigor, Pompeo construyó una importante relación con Pátrushev, ya que se reunió dos veces con él. Una, cuando el ruso viajó para la asunción de Macri y otra en mayo de 2016, cuando el argentino asistió a un simposio mundial de Seguridad en Grozny, donde Pátrushev fue anfitrión. Después, la visita especial de Pátrushev a la Argentina, preparando la gira oficial de Macri a Rusia, fue otro paso en el mismo sentido. Extrañamente, Pátrushev no está entre los funcionarios que recibirá al Presidente en Moscú.

Macri con Pátrushev, cuando visitó en diciembre la Argentina.
Macri con Pátrushev, cuando visitó en diciembre la Argentina.

Energía y alimentos son los dos asuntos centrales en la agenda que Macri lleva a Moscú, como se evidencia por la presencia en la comitiva de los ministros de Energía, Juan José Aranguren, y de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, y los empresarios rusos invitados para compartir el martes 23 por la mañana un desayuno son Biocad, empresa agroquímica, Gazprom, de energía, Phosagro, de agroquímica, Rosatom, de energía nuclear, además de los directivos de las más importantes bancos y compañías de internet.

Vale destacar que hace apenas un mes se abrió la consejería agroindustrial en Moscú (hay otras oficinas similares en San Pablo, Washington Bruselas y Pekín, y existe el proyecto de abrir en Sudáfrica y la India), con lo que se demuestra la importancia del mercado ruso para la Argentina. A cargo está el economista Alonso Ferrando, quien fuera director del Instituto de Estrategia Internacional de la Cámara de Exportadores de la República Argentina (CERA).

La balanza comercial entre ambos países es superabitaria para la Argentina, según informe de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), que habla de un aumento del 5% de las exportaciones entre enero y noviembre del 2017 en relación al año anterior, que llegaron a 480 millones de dólares. Peras frescas y limones es lo que más vendió la Argentina a Rusia y compramos básicamente gasoil (47.3% del total importado) y fosfato monoamónico (15.6%). El intercambio total fue de 806 millones de dólares.

Como adelantó Infobae, el martes el Presidente inaugurará la Plaza de la República Argentina y descubrirá dos placas alusivas. También estaba previsto que un bandeonista ruso interprete un tango pero, dado el frío que habrá, lo más probable es que el acto solo dure minutos. Macri también pondrá una ofrenda floral ante la Tumba del Soldado Desconocido, monumento dedicado a los combatientes caídos durante la Segunda Guerra Mundial.

Macri llega a Rusia cuando se acrecienta el debate por la injerencia de Moscú en las elecciones de los Estados Unidos. Ayer Twitter informó en su blog que detectó y eliminó 1.062 cuentas asociadas a la Internet Research Agency (IRA), una agencia asociada al Kremlin y que bloqueó otras 3814 cuentas que durante la campaña electoral norteamericana tuitearon 175.993 mensajes. La compañía también explicó que identificó 13.513 cuentas adicionales, sumando un total de 50.258 que crearon contenido automático relativo a los comicios y vinculado a Rusia. Moscú negó repetidamente esta injerencia que es investigada por el fiscal especial Robert Mueller, con la colaboración del FBI.

El fútbol seguramente se colará en las conversaciones entre ambas delegaciones, ya que Rusia será la sede del mundial que se jugará en junio. La incógnita es si Macri volverá a repetir su costumbre de hacer chistes con el fútbol, como hace habitualmente cuando se encuentra con líderes mundiales.  En Hangzhou le aseguró a Putin que "Messi va a ganar el Mundial". Al ruso no le gustó nada y para cerrar la conversación le preguntó al traductor si lo estaba cargando. ¿Habrá un nuevo capítulo de esta humorada?