(Télam)
(Télam)

A poco más de dos semanas de haber sido detenido, el ex ministro de Planificación durante el kirchnerismo, Julio De Vido, recibió la visita en el penal de Marcos Paz de Aníbal Fernández, también ex funcionario de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. 

"Agradecemos la visita del compañero Aníbal Fernández a Marcos Paz", escribió De Vido en las redes sociales.

No será la última visita que recibirá el diputado nacional desaforado. Miguel Ángel Pichetto, jefe del bloque de senadores del PJ-FpV, ya adelantó que irá a ver al ex ministro superpoderoso. 

"Voy a ir a visitar a Julio De Vido. La gente que está en la cárcel está en una situación de desgracia y uno tiene que tener una mirada de solidaridad y mantener actitudes", explicó Pichetto días atrás, sin detallar cuál será la fecha de ese encuentro.

Por ahora, la única comunicación que De Vido viene haciendo desde la cárcel son cartas, en donde hace referencia a otros dirigentes políticos, incluida Cristina Kirchner. En la última misiva, el ex ministro apuntó contra Sergio Massa, Graciela Ocaña, Martín Lousteau y Florencio Randazzo. 

"Si quieren hagan un análisis político. Razonen, piensen y coloquen detrás de cada uno de estos apellidos-candidatos qué MONJE NEGRO los impulsó y promovió. Sin duda, encontrarán su o sus nombres y estoy seguro no se equivocarán. ¡Al que le quepa el sayo, que se lo ponga carajo!", disparó.

Sobre la ex presidente, De Vido no la mencionó pero se refirió a una frase que ella había dicho antes de que a él le quitaran los fueros y terminara en prisión: "Si quieren saber dónde estoy, estoy donde estuve SIEMPRE, al lado de NÉSTOR CARLOS KIRCHNER, quien continuó y profundizó la obra de JUAN PERÓN. Aquí estoy y estaré hasta el fin de mis días. Aquí estoy, seguro no me quemaré LAS MANOS". 

Cristina Kirchner había dicho: "No pongo las manos en el fuego por De Vido. Solo por mis hijos y por mí, pero por nadie más". De ahí, se entiende, la referencia de su ex funcionario.