Laura Alonso, titular de la Oficina Anticorrupción (Télam)
Laura Alonso, titular de la Oficina Anticorrupción (Télam)

La Oficina Anticorrupción logró ser aceptada como querellante en las causas contra Odebrecht, lo que le permitirá intervenir y aportar pruebas, pudo saber Infobae en fuentes oficiales. Son tres causas en las que se investigan presuntos delitos en las obras del soterramiento del tren Sarmiento, de ampliación de los gasoductos norte y sur (también conocida como Skanska II) y de una planta potabilizadora en el Tigre y otra depuradora en Berazategui, encargadas por la empresa Aysa.

El caso del soterramiento está a cargo de Marcelo Martínez de Giorgi. En su presentación, el lunes pasado, la OA hizo un raconto de la historia de la licitación y apuntó contra el ex ministro de Planificación Julio De Vido y su secretario de Obras Públicas José López, pero despegó a Iecsa, la constructora que pertenecía a Ángelo Calcaterra.

La causa Skanska II tramita en el juzgado a cargo de Daniel Rafecas, con la participación del fiscal Carlos Stornelli, quien viajó hace dos semanas a Brasil junto con otros fiscales para tramitar la liberación de datos relacionados con el caso llamado "Lava Jato".

Respecto de la causa por las obras de Aysa, la OA le solicitó al juez Sebastián Casanello -que interviene en esta causa junto con el fiscal Federico Delgado- que investigue al ex presidente de la firma, Carlos Ben, al ex director de Infraestructura Raúl Biancuzzo y a Sergio Collado, que integraba la Comisión de Redeterminación de la Secretaría de Obras Públicas. Estos dos últimos aparecen mencionados en los mails de los directivos de Odebrecht.

Los tres jueces aceptaron a la OA ser querellante. Es una buena noticia mientras se esperan los datos que puedan llegar desde Brasil o Estados Unidos. El organismo de control que depende del Poder Ejecutivo ahora podrá tomar conocimiento de todos los expedientes e, incluso, sacar fotocopias.