Otro hecho de inseguridad y otra reacción repudiable. Pasajeros de un interno de la línea 151 lincharon a un ladrón que intentó robar un celular y escapar.

El hecho se produjo a las 13:40 en la intersección de Salguero y Córdoba, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Testigos del incidente relataron a Infobae que todo comenzó con un grito de una joven de 25 años que había advertido que le habían robado el teléfono celular.

Acostumbrado a este tipo de maniobras, el chofer del colectivo tuvo un reflejo rápido y cerró la puerta de la unidad para evitar que el ladrón escapara. Y lo logró. Una de las piernas del asaltante, que ya tenía casi todo su cuerpo en la calle, quedó atrapada entre las puertas.

El resto fue furia, gritos y golpes. El conductor del ómnibus y dos pasajeros bajaron y empezaron a pegarle al sospechoso hasta que intervino la víctima del robo. "Por favor, déjenlo, sólo quiero que me devuelva el teléfono", pidió.

Los vecinos llamaron a la Policía y a una ambulancia, que le brindó los primeros auxilios al delincuente. Aparentemente no es la primera vez que intentaba un maniobra de este estilo. Es que una mujer que pasaba por la calle reconoció al ladrón y se acercó a recordarle que tiempo atrás le había robado. "¿Te acordás de mí?", repetía según quedó registrado en el video.

En las imágenes también se puede escuchar el relato del conductor del colectivo sobre lo sucedido: "Subió, le manoteó el celular a una mina y cuando bajó le cerré la puerta y lo dejé agarrado".

No es el primer linchamiento público. El año pasado se sucedieron varios casos similares. Uno de ellos acaparó la atención del presidente, Mauricio Macri. Fue el caso del carnicero Daiel Oyarzún, en Zárate, que persiguió, atropelló y mató a un delincuente.