Milagro Sala: "Quieren que me venga abajo, pero no les voy a dar el gusto"

La dirigente piquetera, que el miércoles fue sentenciada a tres años de prisión en suspenso, aseguró sentirse con fuerzas en prisión y volvió a cargar contra el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales: “Lo único que hace es apretar a los jueces y a los fiscales”, dijo

Milagro Sala durante el juicio (NA)
Milagro Sala durante el juicio (NA)

La jefa de la organización Tupac Amaru, Milagro Sala, que el miércoles fue condenada por la Justicia de Jujuy a tres años de prisión en suspenso en su condición de instigadora en la causa por la agresión al gobernador Gerardo Morales, aseguró que aún siente fuerzas para seguir luchando, pese a los supuestos intentos del gobierno provincial de derrumbarla anímicamente.

La dirigente piquetera ofreció una entrevista a Radio Del Plata durante la jornada de lunes, pero acordó con el programa Llega el Día que la misma se publicaría después de que se dictara la sentencia.

"Yo siento que lo que está haciendo el Gobierno es tratar que una se empiece a bajonear y deprimirse. Pero no les voy a dar el gusto. Hay toda una patria esperando levantar después de los 12 años que nos han robado acá. Esto de que quieran que me venga a abajo, no lo van a lograr", dijo Sala durante una charla telefónica desde el penal del barrio Alto Comedero.

La referente de la agrupación social volvió a arremeter contra el gobernador Morales, a quien acusó de armar una masiva campaña en su contra para poder perpetuarse en el poder sin la presencia de una resistencia social.

"Jujuy se ha vuelto una provincia militarizada. A los chicos con remeras de Tupac Amaru, les pegan. Es terrible verlo. Es impresionante cómo abunda la desocupación, la pobreza, todo", detalló.

Y agregó: "Morales tiene el mismo discurso del presidente Macri, que acá estamos viviendo una paz social, que está todo bien, que la gente está contenta… Mentira, la gente no está contenta, tiene mucho miedo por lo que está pasando y cómo está avanzando.

En tanto, Milagro Sala reconoció no haber sido víctima de violencia física en ningún momento durante su estadía en prisión, aunque denunció una campaña de "violencia anímica" al impedirle que consulte a un psicólogo durante su detención.

"Preferiría que me metan una piña antes que me saquen el psicólogo. Con una piña se te va lo 'verde' y ya está, pero con un psicólogo, uno tiene contención. Hoy en la cárcel no tenés con quien hablar. Mis compañeras y yo no robamos, no hicimos nada malo y seguimos en la cárcel. Nos tratan como si fuéramos los peores delincuentes", explicó.

El juicio en el que fue condenada Sala fue iniciado a partir de una denuncia que le hizo Morales por ser la supuesta instigadora del "escrache" que sufrió en octubre de 2009, cuando le tiraron huevos durante una actividad en el Consejo Superior de Ciencias Económicas. Un testigo no presencial aseguró que durante una reunión, la dirigente dio la orden de atacar al entonces senador nacional.

Milagro Sala se quejó de que en la prisión le quitaron la asistencia de un psicólogo (@PrensaTupac)
Milagro Sala se quejó de que en la prisión le quitaron la asistencia de un psicólogo (@PrensaTupac)

"Morales se puso él mismo como querellante y no se presentó en el juicio ni nada por el estilo. Lo único que hace es agarrar el teléfono y apretar a los jueces y a los fiscales", dijo la dirigente piquetera.

"Suspendieron juicios de lesa humanidad acá por hacerme el juicio a mí sobre los huevos. Es una fantochada. Y yo nunca estuve ahí, estuve en Monte Rico (…) te da indignación porque no me quieren liberar, a toda costa", añadió.

LEA MÁS:

Milagro Sala fue condenada a tres años de prisión en suspenso

TE PUEDE INTERESAR